fbpx
oklahoma state capitol

¿Qué dice la ley anti Teoría Crítica de la Raza de Oklahoma?

El proyecto de ley de Oklahoma contra la Teoría Crítica de la Raza ha despertado una controversia en el estado

[Leer en Inglés]

El viernes pasado, el gobernador de Oklahoma, el republicano Kevin Stitt, firmó una ley que prohíbe a las escuelas del estado impartir cursos que enseñen la Teoría Crítica de la Raza o formación obligatoria sobre la diversidad.

El proyecto de ley de Oklahoma contra la Teoría Crítica de la Raza ha despertado una controversia en el estado, con el voto unánime del Consejo Escolar de Oklahoma City en contra de la medida. Ruth Veales, miembro del Consejo, dijo que el proyecto de ley fue redactado “para proteger la fragilidad blanca” y calificó la ley de “insulto”.

Los legisladores que apoyan el proyecto de ley han rebatido estas acusaciones, y el gobernador Stitt ha afirmado que, aunque este tipo de conversaciones sobre la raza deben seguir teniendo lugar, “deberíamos poder enseñar historia sin etiquetar a un niño pequeño como opresor”, mientras que el Partido Republicano de Oklahoma ha alabado la firma del proyecto de ley como una forma de asegurarse de que los niños “no sean adoctrinados por ideologías de izquierda”.

Los opositores al proyecto de ley también han expresado su preocupación por el momento en el que se encuentra el estado, cuando se acerca el centenario de la masacre racial de Tusla de 1921. El superintendente de las escuelas del estado, Joy Hofmeister, dijo que estaba “preocupado por el mensaje que envía este proyecto de ley” y los miembros del clero negro de Oklahoma también firmaron una carta instando al gobernador Stitt a evitar que el proyecto se convierta en ley.

Oklahoma - Kevin Stitt - Teoría crítica de la raza - El American
El gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, firmó la ley contra la Teoría Crítica de la Raza la semana pasada. (EFE)

¿Qué dice la ley de Oklahoma contra la Teoría Crítica de la Raza?

Es habitual que los políticos y las partes interesadas empaqueten la legislación en narrativas bien encajadas que faciliten su venta al público en general. Los demócratas etiquetan cualquier proyecto de ley electoral del GOP como “supresión de votantes” y los republicanos también han utilizado tácticas similares cuando se oponen a proyectos de ley demócratas sobre cuestiones como el control de armas o los impuestos. La ley HB 1775 de Oklahoma (el código oficial del proyecto de ley de Teoría Crítica de la Raza) también sigue este patrón.

Los partidarios han promocionado el proyecto de ley como un remedio para evitar que la controvertida teoría racial crítica sea obligatoria en las escuelas del estado, mientras que los opositores se han manifestado en contra del proyecto de ley diciendo que “prohíbe los debates tan necesarios sobre la raza y el racismo”. Para tener una idea más clara del proyecto de ley, tenemos que ir a la propia fuente primaria: el texto de la HB 1775 aprobada.

La ley, de cuatro páginas, tiene tres secciones en las que se detallan los nuevos principios que debe seguir ahora el sistema educativo estatal. En primer lugar, la escasa extensión del documento nos permite saber que esto está lejos de ser una revisión general del sistema educativo de Oklahoma y que el lenguaje, a veces vago, del texto seguramente se pondrá a prueba si las universidades o los consejos escolares quieren realmente que sus cursos se impartan en clase.

La primera sección del proyecto de ley es, con mucho, la más importante, ya que sus dos subapartados contienen realmente el grueso de las disposiciones que debe seguir el sistema escolar, mientras que las otras dos secciones son breves párrafos que se ocupan más bien de aspectos de procedimiento.

oklahoma's-anti-critical-race-theory-bill
Manifestantes contra la teoría crítica de la raza en California (EFE)

La primera subsección establece claramente que ningún estudiante que forme parte del sistema universitario del estado de Oklahoma o que esté matriculado en la escuela secundaria debe ser obligado a participar en “cualquier forma de formación o asesoramiento obligatorio sobre género o diversidad sexual”, al tiempo que aclara que este tipo de cursos puede seguir ofreciéndose a los estudiantes, pero sólo de forma “voluntaria”. El apartado también prohíbe cualquier “orientación o requisito” que base su enseñanza en “cualquier forma de estereotipo de raza o sexo”.

El segundo subapartado del proyecto de ley enumera el tipo de contenidos y actitudes que deben enseñar los empleados de la educación estatal (profesores, administradores, etc.). La lista enumera al menos ocho ideas que, a partir de ahora, quedan prohibidas en el plan de estudios estatal, entre ellas:

  • Decir que los individuos “en virtud de su raza o sexo” son “inherentemente opresivos, sexistas o racistas”.
  • Defender el trato adverso a ciertos individuos “exclusivamente o en parte por su raza o sexo”.
    Argumentar que “los miembros de un sexo o raza” no deben tratar a los miembros de otra raza o sexo “sin respetar la raza o el sexo”.
  • Afirmar que el “carácter moral de un individuo” está “determinado por su raza o sexo”.
    Enseñar que los individuos “son responsables de los actos cometidos en el pasado por miembros de su misma raza o sexo”.
  • Decir que “los individuos deben sentir malestar, culpa o angustia” en función de “su raza o sexo”.
  • Enseñar que “la meritocracia o rasgos como la ética del trabajo duro” deben ser considerados como conceptos racistas o sexistas que fueron creados “para oprimir a los miembros de otra raza o sexo”.

El proyecto de ley encomienda a la junta estatal de educación y a los regentes del Estado de Oklahoma para la educación superior la creación de normas para hacer cumplir las disposiciones redactadas en la legislación, que deberán ser aprobadas finalmente por la legislatura estatal.

El lenguaje del proyecto de ley nunca hace referencia al término específico de “Teoría Crítica de la Raza” ni prohíbe a las escuelas entablar debates difíciles sobre la historia del racismo en el país o en el estado. Lo que el lenguaje del proyecto de ley parece hacer es establecer directrices para tener un proceso educativo en el que la raza no debe ser enseñada como el factor definitivo en la vida de un individuo.

No obstante, aún no se sabe cómo se aplicará realmente el proyecto de ley, ya que es el Consejo Estatal de Educación quien debe redactar las normas estatales sobre cómo se aplicaría la legislación, mientras que el lenguaje de algunas disposiciones de la ley es lo suficientemente vago como para crear litigios judiciales.

Lo que está claro es que la ley HB 1775 de Oklahoma no es más que otra batalla en la actual guerra cultural que se ha convertido en una de las fuerzas dominantes en la política americana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
The Class Warfare Game Never Ends Well

La lucha de clases nunca termina bien

Next Article
Demócratas se dividen entre apoyar o no a Israel ante ataque terrorista de Hamas

Republicanos piden condenar a Hamas por actos de terrorismo contra Israel

Related Posts
Total
0
Share