fbpx

California

Leyes progresistas convierten a California en un estado para delincuentes

Las Proposiciones 47 y 57 del estado promueven la impunidad al considerar como “delitos menores” los robos inferiores a $950 dólares

[Read in English]

A medida que aumentan los robos masivos también lo hace el número de criminales que son puestos en libertad y sin fianza, dejando decenas de delitos sin castigo en el corto plazo.

El Departamento de Policía de los Ángeles se ve atado de manos ante el aumento de crímenes, pues algunas normativas ofrecen “libertad bajo fianza” a quienes delinquen en las calles y son atrapados en flagrancia.

Christiane Cordero, reportera de ABC7, reveló que “todas y cada una de las 14 personas que el Departamento de Policía de los Ángeles ha arrestado por robos a mano armada –a mediados y finales de noviembre– están fuera de la custodia policial, en su mayoría sin haber pagado fianza”.

La “libertad bajo fianza” se convirtió en un mecanismo para no sobre poblar las cárceles, sobre todo con la llegada de la pandemia del Covid-19. Sin embargo, se trata de delitos graves que quedan sin castigo de manera inmediata.

“Los sospechosos son liberados, la fecha de la corte está programada para 3 meses después”, relata Cordero en su cuenta de la red social Twitter.

Las leyes penales en California son tan permisivas y atentan tan descaradamente contra la propiedad privada que dan vía libre a robos con castigos mínimos.

La representante republicana por California, Young Kim, dijo a El American que el problema de los robos en comercios de California “es un resultado directo de las políticas de fianza cero y de la Propuesta 47”.

“El robo de un artículo con un valor inferior a $950 es un delito menor, lo que significa que muchos delincuentes son puestos en libertad inmediatamente después de ser procesados. En ciudades como Los Ángeles y San Francisco, donde los robos en comercios están muy extendidos, los fiscales, bajo la dirección de los fiscales de distrito, se hacen de la vista gorda y rebajan los cargos de hurto por delitos graves a delitos menores”, denunció.

“Además, dado que la Fiscalía de Los Ángeles mantiene una política de fianza cero, las personas que participan en robos en comercios son procesadas y vuelven a salir a la calle sin apenas consecuencias. Las pequeñas empresas y los minoristas están sufriendo como resultado directo de estas políticas fallidas”, dijo. 

Kim señaló que está trabajando para “encontrar formas de apoyar la aplicación de la ley, promover la seguridad pública y hacer frente al aumento de los delitos de robo”.

“Seguiré luchando contra los intentos de desfinanciar a la policía o de obstaculizar su capacidad para operar eficazmente, y seguiré trabajando en la Comisión de la Pequeña Empresa de la Cámara de Representantes para apoyar a las pequeñas empresas y a los minoristas que luchan por operar debido a este aumento de los robos en comercios”, agregó.   

Ante el aumento de delitos y robos masivos organizados, más autoridades en California se muestran frustradas con unas leyes que se convirtieron en un guiño para poder delinquir.

El capitán Jonathan Tippet, quien dirige la división de Robos y Homicidios del Departamento de Policía de Los Ángeles, dijo que los ladrones que atacan a las tiendas de lujo se han envalentonado por la percepción de que las penas por delitos han disminuido.

“Ellos encuentran que esta es una empresa lucrativa, con consecuencias que no creen que sean tan malas”, explicó Tippet.

California: un guiño para delinquir

Durante la última década, una serie de actos legislativos y medidas electorales suavizaron los castigos a estos delitos. Desde la gestión del exgobernador demócrata Jerry Brown, quien impulsó una “reforma de la justicia penal”, hasta la del actual gobernador demócrata, Gavin Mewsom, se ve un aumento imparable de la criminalidad en California.

El pasado 20 de noviembre, hasta 80 personas irrumpieron en una sucursal de Nordstrom en Walnut Creek, un suburbio de la bahía, utilizando gas pimienta contra los empleados mientras 25 autos bloqueaban la calle. Esa misma tarde, cinco ladrones se abalanzaron sobre un Nordstrom de Canoga Park, en Los Ángeles, y robaron siete bolsos de alto valor. 

Otro establecimiento de Nordstrom, situado en un elegante centro comercial al aire libre llamado The Grove, fue saqueado por unas 20 personas que rompieron los escaparates con un mazo. En la zona de la bahía, el domingo 28 de noviembre, un grupo de entre 40 y 50 personas rompió las vitrinas de una joyería en Hayward, cerca de San José, mientras que otros ladrones saquearon una tienda de Lululemon y una de lentes de sol para llevarse unos $50.000 en mercancía.

Tal y como lo comentó Kim, en el estado además de la Proposición 47 aprobada en 2014. también está la Proposición 57 de Jerry Brown aprobada en 2016; se trata de dos leyes que hasta ahora suavizan las sanciones penales y se convierten en un guiño a favor de la criminalidad.

La Proposición 57 fue aprobada en 2016 y permite la consideración de libertad condicional para criminales no violentos; además autoriza la reducción de sentencias por rehabilitación, buena conducta y programas de educación, mientras que los menores acusados de un crimen que tengan de 14 a 17 años no serían enjuiciados en cortes para adultos a menos que lo decida un juez de una corte juvenil.

Asimismo en 2018, bajo la administración de Brown, California eliminó el sistema de finanzas permitiendo a delincuentes esperar sus juicios en libertad sin tener que pagar ninguna suma de dinero.

Aumento de crímenes violentos

La semana pasada Jacqueline Avant, de 81 años, una filántropa admirada y esposa de la leyenda de la música Clarence Avant, fue asesinada en su casa de Beverly Hills. Este hecho evidencia que además de los robos masivos, los crímenes violentos empiezan a arropar la ciudad.

Mientras esto sucede, organizaciones de izquierda prefieren más medidas progresistas antes que impulsar mayor seguridad. Las normas favorecen la criminalidad, llevando a California a convertirse en un estado protector de delincuentes.

Melina Abdullah, cofundadora de Black Lives Matter Los Angeles, calificó el asesinato de Avant de “horrible y espantoso”. Sin embargo, dijo que no se debe permitir que los funcionarios utilicen la muerte de Avant o los delitos recientes contra la propiedad para impulsar más vigilancia policial, fianzas en efectivo u otras medidas duras contra el crimen.

Entre tanto, los datos de la Policía de los Ángeles hablan por sí solos: hasta el 27 de noviembre de 2021, los delitos contra la propiedad aumentaron un 2.6% en comparación con el mismo período del año pasado; asimismo los robos con uso de la fuerza incrementaron 3.9% con respecto al año pasado.

Por su parte, los homicidios aumentaron un 46.7% en comparación con 2019, mientras que las víctimas de disparos incrementaron un 51.4%, según datos policiales. 

Queda esperar qué sucederá en California y cómo las autoridades abordarán una situación que parece salirse de control; hoy el estado en vez de ofrecer seguridad a los americanos y a los propietarios de negocios, parece más un territorio que ofrece vía libre para delinquir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Kanter Freedom, El American

Enes Kanter Freedom: un "orgulloso ciudadano americano" que incomoda a la izquierda

Next Article
FARC, El American

Congresistas Salazar y Crenshaw de frente contra las FARC: buscan negarles visas

Related Posts
Total
1
Share