fbpx
Does Liberty Have Heroes Like This Today?

¿Tiene hoy la libertad héroes como Jerzy Popieluszko?

Popieluszko murió a manos del gobierno comunista, era visto por el régimen como el hombre más peligroso de Polonia

[Read in English]

La libertad en el mundo está en declive. Las campanas de alarma deberían sonar en todos los continentes. La gente de paz y buena voluntad debería asustarse y actuar. Si amas la libertad y desprecias la opresión, será mejor que empieces a desear que haya verdaderos héroes entre nosotros. Creo que los vamos a necesitar.

En la Cámara de los Comunes, un mes antes de asumir el cargo de primer ministro británico en 1783, William Pitt advirtió: “La necesidad se excusa de toda violación a la libertad humana. Es el argumento de los tiranos; es el credo de los tiranos.” Esas palabras deberían figurar en todas los carteles publicitarios de Canadá en este momento.

En Europa, un tirano ruso que gobierna 11 husos horarios se está tragando la nación soberana de Ucrania. En el Lejano Oriente, China está aplastando la libertad en Hong Kong y amenazando a Taiwán. En los países occidentales, desde Nueva Zelanda hasta Estados Unidos, los políticos están ansiosos por retener y ampliar los poderes de los que se apoderaron en nombre de la salud pública.

El Índice de Libertad Humana del Instituto Cato no es alentador. Su edición de 2021 revela que los países en los que la libertad se está erosionando superan a aquellos en los que está creciendo. “El 83 % de la población mundial”, informa el Índice, “vive en países que han visto reducir sus libertades desde el año 2008.” Esto incluye descensos en los 10 países más poblados del mundo”.

Se supone que los gobiernos son instituciones que defienden la libertad, pero históricamente han sido el mayor enemigo de la libertad. El poder es un intoxicante maligno. Pocos mortales pueden resistirse a ser corrompidos por él. Una de sus manifestaciones más repugnantes es cuando tu vecino de al lado pasa de ser un amistoso agente de policía un día a ser un instrumento de los tiranos del Estado para aplastar cabezas al día siguiente.

Is Biden to Blame For The Dramatic Rise of Inflation?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

En Canadá, ¿dónde están las dimisiones masivas de policías y funcionarios del gobierno que se niegan a aplicar las directivas fascistas de Trudeau?

Cuando la libertad está amenazada, nunca la salvan los cobardes. No esperes seguridad o salvación de personas tan moralmente obtusas que piensan que seguir órdenes es más importante que la vida, la propiedad o las libertades de sus vecinos. Lo que se necesita es valor. Deben surgir héroes dispuestos a decir la verdad al poder y a asumir cualquier riesgo que haya que asumir para ganar. Si no lo hacen, es probable que haya generaciones de oscuridad. La libertad es bastante rara en la historia; la tiranía es mucho más común.

Permítanme hablarles de un héroe de la libertad. Su ejemplo debería ser nuestro modelo para estos tiempos difíciles.



¿Quién era Jerzy Popieluszko?

Jerzy Popieluszko, nacido en un pequeño pueblo del noreste de Polonia en septiembre de 1947, no parecía un héroe en sus primeros años de vida. Era bajo, frágil, enfermizo, introvertido y de inteligencia media. A los 17 años, viajó a Varsovia con la intención de llevar una vida tranquila en el sacerdocio.

Jerzy Popieluszko (Auttor desconocido)

Solo viviría otros 20 años, pero antes de morir a manos del gobierno comunista, el régimen lo consideraba el hombre más peligroso de Polonia. Para millones de personas, era un faro de esperanza; sus únicas armas eran la verdad y su valor.

En 1978, el cardenal polaco Karol Józef Wojtyła se convirtió en el papa Juan Pablo II. La noticia sorprendió al mundo, pero electrizó a Polonia.

Los polacos acudieron por millones a recibir a Juan Pablo II cuando regresó a Polonia como papa en 1979. Le oyeron decir: “¡No tengáis miedo!” y supieron cuál era su mensaje. El padre Jerzy se lo tomó como algo personal. Decidió intensificar su oposición pública al régimen.


Los polacos habían soportado el comunismo desde que los soviéticos se lo impusieron tras la Segunda Guerra Mundial. Con un lenguaje inteligente y a veces sutil, tanto Juan Pablo II en Roma como el padre Jerzy en Polonia les dijeron que podían y debían resistir.

En diciembre de 1981, el régimen comunista impuso la ley marcial para contrarrestar la creciente presión popular por la libertad. Miles de disidentes fueron encarcelados. Polonia se sumió en ocho largos y oscuros años de nueva persecución.

El padre Jerzy denunció la ley marcial y ayudó a la resistencia clandestina. Sus sermones eran transmitidos habitualmente por Radio Europa Libre, lo que le hizo famoso en todo el bloque oriental por su postura intransigente contra los comunistas. Su iglesia se llenaba de gente de todo el país para escucharle cada domingo.

“No basta con que un cristiano condene el mal, la cobardía, la mentira y el uso de la fuerza, el odio y la opresión”, declaró una vez. “Debe ser en todo momento testigo y defensor de la justicia, la bondad, la verdad, la libertad y el amor. No debe cansarse de reivindicar estos valores como un derecho propio y de los demás”.

En 1984, un periodista occidental que estaba de visita le preguntó al padre Jerzy cómo podía seguir hablando con tanta audacia sin temor a las represalias. Su respuesta fue: “Me matarán. Me matarán”. Pero, continuó, no podía permanecer en silencio mientras los miembros de su propia congregación seguían encarcelados, torturados e incluso asesinados por nada más que querer ser libres.

Unos meses después, el padre Jerzy sufrió una emboscada y fue secuestrado. Soportó una tortura tan feroz que uno de los agentes de la policía secreta que se la infligió comentaría más tarde: “No sabía que un hombre pudiera resistir semejante paliza”. Su cuerpo fue descubierto en el río Vístula 11 días después.

La visita a la iglesia del padre Jerzy en Varsovia, que he hecho varias veces desde 1986, nunca deja de conmoverme poderosamente. Hasta las lágrimas, de hecho.

Cuando el sueño del padre Jerzy de una Polonia libre se cumplió finalmente en 1989, él no estaba vivo para verlo. Pero todo el mundo sabía que esta profecía suya se había hecho realidad, gracias en gran medida a su propio valor y sacrificio: “Una idea que necesita rifles para sobrevivir muere por sí misma”.

¿Hay algún Padre Jerzys entre nosotros hoy en día? Espero y rezo para que así sea.

Previous Article
Florida, El American

Ron DeSantis inauguró la CPAC 2022: "Florida ha derrotado al faucismo"

Next Article
Ted Cruz

"Cualquier acumulación de poder es peligrosa para la libertad": Ted Cruz en la CPAC 2022

Related Posts
Estudio reveló que medios hicieron una cobertura negativa sobre Trump

¡Trump ha vuelto!

El CPAC de 2021 será recordado como el día en que Trump reclamó su lugar histórico en esta batalla de realineación americana y la consolidación del cambio de paradigma que su presidencia inició
Total
1
Share