fbpx



Lo que podemos aprender de los animales

Al liberar a los individuos de los desafíos, que luego los privan de propósito, el estado de bienestar es un artificio antinatural y antisocial

[Read in English]

Hay una vieja historia que vale la pena contar sobre una banda de cerdos salvajes que vivía a lo largo de un río en una zona salvaje y remota. Estos cerdos eran un grupo terco, intratable e independiente. Habían sobrevivido a inundaciones, incendios, heladas, sequías, cazadores, perros y todo lo demás. Nadie pensaba que pudieran ser capturados.

Un día un extraño llegó a un pueblo no muy lejos de donde vivían los cerdos y entró en el almacén general. Le preguntó al tendero: “¿Dónde puedo encontrar los cerdos? Quiero acorralarlos. Podría vender la carne por una pequeña fortuna”. El tendero se rió de tal afirmación pero le señaló la dirección. El desconocido se fue con su caballo, un hacha y unos cuantos sacos de maíz.

Dos meses después volvió a la tienda y pidió ayuda para sacar los cerdos. Dijo que los tenía a todos encerrados en el bosque. La gente se sorprendió y viajó de kilómetros a la redonda para oírle contar la historia de cómo lo hizo.

“Lo primero que hice”, dijo el desconocido, “fue limpiar una pequeña zona del bosque con mi hacha. Luego puse un poco de maíz en el centro del claro. Al principio, ninguno de los cerdos cogió el maíz. Después de unos días, algunos de los jóvenes salían, cogían algo de maíz y volvían a la maleza. Luego los más viejos comenzaron a tomar el maíz, probablemente pensando que si no lo conseguían, algunos de los otros lo harían. Pronto todos estaban comiendo el maíz. Dejaron de buscar bellotas y raíces por su cuenta.”

“En ese momento, empecé a construir una valla alrededor del claro, un poco más alta cada día. En el momento adecuado, construí una trampilla y la solté. Naturalmente, gritaron y chillaron cuando supieron que las tenía, pero puedo encerrar a cualquier animal sobre la faz de la tierra si primero consigo que dependa de mí para una limosna.”

La primera vez que escuché esa historia fue de un sabio caballero llamado Tom Anderson de Tennessee, hace muchos años. Desde entonces he pensado en ella como un buen resumen de lo que le ha pasado a muchas civilizaciones una vez que la gente descubrió el proceso político como una manera de votar por sí mismos para ganarse la vida en lugar de trabajar para uno. Es una ilustración vívida de la compensación expresada en este dicho: “Un gobierno que es lo suficientemente grande para darte todo lo que quieres es lo suficientemente grande para quitarte todo lo que tienes.”

Los letreros en los parques advierten a los visitantes, “Por favor no alimenten a los animales”. Algunos dan más explicaciones, como “Los animales pueden morder” o “Los hace dependientes”. El Servicio de Parques Nacionales aconseja: “Transforma a los animales salvajes y sanos en mendigos habituales. Los estudios han demostrado que los animales mendigos tienen una vida más corta”.

¿Qué pasaría si los animales salvajes pudieran contar con fuentes humanas para su dieta y nunca tuvieran que cazar o gorronear? ¿Qué pasaría si, en otras palabras, los humanos impusiéramos un generoso estado de bienestar a nuestros peludos amigos? ¿Ofrecería la experiencia resultante lecciones para los humanos en condiciones similares?

Nuestras mascotas personales viven en un estado de bienestar. Además, parece que les gusta. Mis rat terriers reciben comida y atención médica gratuita, aunque no sólo soy su proveedor, sino también su “amo”. De hecho, mi dominio amoroso es una condición para el material gratuito. Tal vez un estado de bienestar pueda funcionar después de todo.

O tal vez el estado de bienestar humano/mascota funciona porque una de las partes tiene un cerebro del tamaño de una pelota de golf.

Uno de los más famosos conductistas de animales fue John B. Calhoun, mejor conocido por sus experimentos con ratones en la década de 1960, cuando trabajaba para el Instituto Nacional de Salud Mental.

Calhoun encerró cuatro pares de ratones en un corral de metal con dispensadores de agua, túneles, contenedores de comida y cajas de nidos. Les proporcionó toda su comida y agua y se aseguró de que ningún depredador pudiera acceder a ellos. Era una utopía de los ratones.

Al principio, los ratones lo hicieron bien. Su número se duplicaba cada 55 días. Pero después de 600 días, con suficiente espacio para acomodar hasta otros 1.600 roedores, la población llegó a un máximo de 2.200 y comenzó a disminuir precipitadamente, hasta la extinción de toda la colonia, a pesar de que sus necesidades materiales fueron satisfechas sin ningún esfuerzo por parte de ningún ratón.

El punto de inflexión se produjo el día 315 cuando comenzó el colapso de las normas y la estructura social. Las aberraciones incluyeron hembras abandonando a sus crías; machos que ya no defendían su territorio; y ambos sexos volviéndose más violentos y agresivos. El comportamiento desviado aumentó con cada día que pasaba. Los últimos mil ratones que nacieron tendían a evitar la actividad estresante y centraban su atención cada vez más en ellos mismos. No podían hacer frente a estímulos inusuales.

Debido a la abundancia de agua y comida, combinada con la ausencia de amenazas por parte de los depredadores, las habilidades vitales de los ratones necesarias para la supervivencia se desvanecieron.

El culpable fue la falta de un desafío saludable. Si se le quita la motivación para superar los obstáculos, sobre todo el reto de mantenerse a sí mismos y a su familia, se priva a los individuos de un estímulo crítico. El crecimiento personal fue inhibido por las condiciones del estado de bienestar en las que vivían los ratones.

Al liberar a los individuos de los desafíos, que luego los privan de propósito, el estado de bienestar es un artificio antinatural y antisocial. En el experimento con ratones, los individuos perdieron interés en las cosas que perpetúan la especie. Se autoaislaron, se mimaron en exceso, o se volvieron violentos. ¿Le suena eso?

¡Tenemos tanto que aprender no sólo de nosotros mismos sino también de los animales!

1 comment
  1. Por suerte, finalizando este siglo la tierra se tendrá que enfrentar a uno de sus retos más duro, su capacidad de proveer alimentos a una población en continuo crecimiento…. la pregunta es, quienes serán las ratas de laboratorio y quienes serán los depredadores…??

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Biden, ejecutivo, globalista,

Biden perfila un ejecutivo continuista, sometido a la agenda global y a China

Next Article
Israel, Emiratos, Primer vuelo comercial

Histórico: Israel y Emiratos realizan primer vuelo comercial directo

Total
0
Share