fbpx
víctimas del comunismo, victims of communism

El luchador de UFC que dedicó su victoria a las víctimas del comunismo

Muchos americanos no tienen ni idea de la sangrienta historia que tiene el comunismo. Esa es una lección demasiado peligrosa para olvidarla

[Read in English]


Por Jon Miltimore

Después de dominar al excampeón de peso ligero Tony Ferguson después de tres asaltos en el UFC 262Beneil Dariush, tenía un mensaje para los millones de aficionados que lo veían.

Hablando con el podcaster Joe Rogan después de la pelea, el artista marcial mixto, americano de origen iraní, dedicó su victoria a las víctimas del comunismo en todo el mundo.

“Lo primero, quiero darle las gracias a mi Señor y salvador Jesucristo, eso es lo primero”, dijo Dariush a Rogan. “Segundo, quiero dedicar este combate a toda la gente que ha sido afectada por las ideologías marxistas. Hay millones de ustedes”.

Aunque muchos no lo sepan, el siglo XX fue el más violento de la historia, principalmente por culpa del comunismo. El número exacto de muertos no está claro, en parte porque es muy amplio.

Los mejores datos que tenemos proceden del difunto Rudolph Rummel, politólogo de la Universidad de Yale, la Universidad de Indiana y la Universidad de Hawai, que fue pionero en el campo del democidio (muerte por el gobierno). Calculó que el número de víctimas del socialismo del siglo XX era de unos 200 millones en todo el mundo. Aproximadamente dos tercios de ese total procedían de los dos mayores imperios comunistas: la Unión Soviética (61 millones de muertos bajo Stalin y Lenin) y China (78 millones de muertos bajo Mao Zedong).

En su libro La gran hambruna de Mao, el historiador Frank Dikötter explica cómo Mao se convirtió en el mayor asesino en masa de la historia.

“Mao pensó que podía catapultar a su país por encima de sus competidores agrupando a los aldeanos de todo el país en gigantescas comunas populares. En busca de un paraíso utópico, todo fue colectivizado”, escribe Dikötter. “A la gente se le quitó el trabajo, la casa, la tierra, las pertenencias y el sustento. En los comedores colectivos, la comida, distribuida a cucharadas, según los méritos, se convirtió en un arma utilizada para obligar a la gente a seguir todas las órdenes del partido”.

La productividad cayó en picada, después de que Mao destruyera los incentivos para trabajar. Así que Mao encontró nuevas formas de motivar a los trabajadores: la coacción y la violencia.

“Lo que se desprende de este enorme y detallado expediente es un relato de horror en el que Mao emerge como uno de los mayores asesinos en masa de la historia, responsable de la muerte de al menos 45 millones de personas entre 1958 y 1962″, escribe Dikötter.

Entre las muertes se encuentra la de un niño en un pueblo de Hunan acusado de robar granos. Un jefe comunista local, Xiong Dechang, le ordenó al padre del niño que enterrara a su hijo vivo.

“El padre murió de pena unos días después”, escribe Dikötter.

Dariush no nació en la Unión Soviética ni en China. Nació en Irán y se crió en una granja antes de que su familia se trasladara a Estados Unidos cuando él tenía nueve años.

Así que uno podría preguntarse si está desenterrando innecesariamente un pasado oscuro. Pero esto pasa por alto dos hechos dignos de mención. En primer lugar, es importante recordar que aproximadamente el 20 % de la población mundial vive hoy bajo regímenes comunistas de partido único.

En segundo lugar, a pesar de su brutal historia, el comunismo está resurgiendo. Si bien no es un secreto que una gran mayoría de los jóvenes dicen que apoyan el socialismo, pocos se han dado cuenta de que más de un tercio de los millennials dicen que aprueban el comunismo.

Este hecho invitó recientemente a ridiculizar al humorista de la HBO, Bill Maher.

“Gran parte del mundo [probó el comunismo]. Los millennials piensan que eso no cuenta porque no estaban vivos cuando sucedió, pero sí sucedió”, señaló Maher. “Suspirar por el comunismo es como suspirar por Betamax MySpace“.

Maher llega a la conclusión de que los millennials son el verdadero problema porque “sus ideas son estúpidas”.

La frase provocó un estallido de aplausos y risas del público, pero hay que señalar que los millennials no tienen toda la culpa. La triste y asombrosa realidad es que la mayoría de ellos simplemente no son conscientes de las atrocidades cometidas bajo la bandera del socialismo.

Marion Smith, antigua directora ejecutiva de Víctimas del Comunismo, ha señalado que generaciones enteras han crecido en sistemas culturales y educativos hostiles al libre mercado. Lamentablemente, estas instituciones estaban más que dispuestas a encubrir los crímenes del marxismo.

Como resultado, muchas personas simplemente no tienen idea de los crímenes del comunismo. Por ejemplo, según una encuesta de Víctimas del Comunismo de 2018:

Aproximadamente la mitad de los millennials nunca han oído hablar de Mao Zedong, el mayor asesino en masa de la historia.

Alrededor de un tercio de los millennials cree que George W. Bush mató a más personas que Joseph Stalin.

El 25 % de los millennials ve con buenos ojos a Vladimir Lenin.

Cómo permitieron que esto sucediera es un asunto para otro día. Lo que importa es que hemos privado a innumerables americanos de una importante realidad histórica: el comunismo mata.

Es una lección peligrosa de olvidar, y eso es lo que hace que la dedicación de la lucha de Beneil Dariush sea tan importante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Un exhorto de la iglesia para la iglesia

Next Article
suiza

¿Por qué Suiza es una de las naciones con mayor estabilidad política del mundo?

Related Posts
Total
0
Share