fbpx
Private Profit in Public Schools: an Unquestionable Necessity - El lucro privado en la escuela pública: una necesidad incuestionable

El lucro privado en la escuela pública: una necesidad incuestionable

Socialistas, los comunistas y otros adoradores del Estado se dan de bruces con la sola idea del “lucro”. Tal vez sea porque no saben cómo crearlo

[Read in English]

¿Está mal que una empresa privada obtenga un lucro cuando hace negocios con una escuela pública? Algunos piensan que sí. Les gusta quejarse de que a veces se contraten empresas privadas con ánimo de lucro para gestionar colegios concertados. Incluso se oponen a que las escuelas públicas contraten en el mercado a empresas privadas para que les proporcionen servicios de alimentación, transporte y custodia. Una vez escuché a un legislador estatal de Michigan decir: «No creo que sea apropiado que alguien se lucre con la educación pública».

Quizá lo que se necesita en las escuelas públicas es más beneficio, no menos. Piénsalo: ¿dónde está la crisis de la educación pública hoy en día? ¿Está en la disponibilidad de pupitres, comida u ordenadores? ¿O es en otras áreas proporcionadas por el sector privado con fines de lucro?

El hecho es que, en docenas de países, la crisis de la educación está en lo que se imparte en las aulas, regulada por el gobierno y supervisada por las burocracias gubernamentales. Esa es la parte que podría beneficiarse de la misma elección, responsabilidad y dinamismo que hacen que las partes libres y con ánimo de lucro de cualquier economía funcionen mucho mejor.

Si seguimos la premisa antibeneficio hasta su conclusión lógica, aprobaríamos leyes que obligaran a las escuelas públicas a contratar únicamente a empresas de construcción del gobierno para hacer nuevos edificios (afortunadamente el gobierno no suele dirigir empresas de construcción).

Los pupitres, las tizas y los lápices tendrían que comprarse en fábricas propiedad del gobierno (afortunadamente este tampoco suele dirigirlas, excepto en lugares como Cuba y Corea del Norte). A la hora del almuerzo, los estudiantes tendrían que comer alimentos cultivados en granjas colectivas estatales y vendidos en tiendas de comestibles del gobierno. No, gracias.

O, alternativamente, podríamos aprobar leyes que digan a las escuelas públicas que está bien comprar estas cosas a empresas privadas, pero solo a aquellas que pierden dinero en lugar de ganarlo en la forma que llamamos “beneficio”.

Es difícil imaginar que las escuelas puedan encontrar proveedores que proporcionen un bien o un servicio con pérdidas. Ni siquiera los sindicatos de profesores, egoístas y ávidos de poder, lo hacen. Una y otra vez, los sindicatos de profesores se oponen a la contratación competitiva de los servicios escolares, pero en sus propias sedes sindicales suelen contratar servicios incluso con empresas no sindicadas.

Socialistas, comunistas y otros adoradores del Estado se dan de bruces con la sola idea del “lucro”. Tal vez sea porque no saben cómo crearlo. Tienen un sinfín de planes para desanimar o incluso confiscarlo, pero ninguna sugerencia útil sobre cómo generarlo en primer lugar.

Los beneficios son necesarios para mantener un buen sistema educativo

He aquí una forma sencilla, para los profanos, de ver los beneficios: imagina que tienes una materia prima por valor de cien dólares. La agitas, añades tu ingenio y trabajo, y acabas con un producto final por el que la gente del mercado pagará 150 dólares. Has añadido valor a la sociedad y has obtenido un beneficio por ello. Ahora imagina que coges ese mismo material de cien dólares, lo agitas y produces un producto final que solo vale 50 dólares. Ciertamente, no has obtenido ningún beneficio, y en realidad has restado valor total a la sociedad. ¿Cómo puede ser eso virtuoso?

¿Qué crees que es más fácil de conseguir año tras año: un beneficio o una pérdida? Le aseguro que no hace falta ninguna habilidad o talento especial para generar pérdidas de forma sistemática. A menudo es difícil simplemente llegar a un punto de equilibrio. Incluso esos adoradores del Estado de izquierdas saben cómo perder dinero. De hecho, eso es lo que ocurre cada vez que se hacen cargo.

A un buen número de funcionarios no le gustan los beneficios. Eso no es nada nuevo. Llevan hablando mal de él y gravándolo desde que salió el sol por el este. Deberían estar agradecidos de que algunas personas sepan cómo obtener beneficios, porque si no esos funcionarios no podrían gravarlos.

La elección, la competencia y la responsabilidad en la educación estarían al servicio de cualquier administrador escolar que opte por utilizar los escasos recursos de forma inteligente y comprar en un mercado competitivo los bienes y servicios necesarios. El hecho de que puedan comprar esas cosas a empresas que son rentables no debería ser un impedimento.

Pregúntese esto: cuando quiere una buena comida, ¿le vienen a la mente las palabras “restaurante del gobierno”?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Cubanos en Ginebra solicitan "intervención humanitaria" de la ONU en su país

Cubanos en Ginebra solicitan "intervención humanitaria" de la ONU en su país

Next Article
¿Bloqueo? Cuba recibe 1,7 millones de jeringuillas donadas por una ONG de Estados Unidos

¿Bloqueo? Cuba recibe 1,7 millones de jeringuillas donadas por una ONG de Estados Unidos

Related Posts
Total
0
Share