fbpx
China Huawei

Made in China, una marca de vergüenza

En el año 2020 el Gobierno de Donald Trump impuso una serie de sanciones al Partido Comunista Chino y a empresas vinculadas con el régimen chino

[Read in English]

Las sanciones de la administración Trump han limitado la inversión de China en los Estados Unidos, así como los negocios de ciudadanos americanos con empresas del país asiático. Es por ello que políticos de diferentes vertientes se han visto en la necesidad de explicar sus relaciones comerciales con empresas chinas. Los más recientes, justo a horas de las elecciones en Georgia, el candidato demócrata Jon Ossoff y el candidato por el Partido Republicano, David Perdue.

El mismo Donald Trump tuvo que responder por cuentas bancarias y créditos obtenidos a bancos chinos. Hunter Biden, hijo del presidente electo Joe Biden, es objeto de investigación por parte de las autoridades federales a raíz de sus negocios con empresas chinas, según medios de comunicación.

Recientemente, el Partido Republicano del estado de Georgia ha denunciado que el demócrata Ossoff recibió pagos de una empresa estatal china sin haberlos reportado a las autoridades electorales. La campaña del demócrata afirmó que el candidato sí reportó dichos pagos, según la prensa.

El hecho de haber negociado con compañías vinculadas al Partido Comunista de China (PCCh) le ha dado un golpe a Ossoff en vísperas de las elecciones al Senado, que culminarán el próximo 5 de enero de 2021.

Perdue y Ossoff a explicar sus lazos con China

Desde hace décadas se viene denunciando que tanto empresas privadas como el régimen implementan el trabajo forzado. La constante lucha que las víctimas del comunismo en China ha dado frutos, pues se ha logrado que estas denuncias ocupen el primer lugar en la política exterior de países como el Reino Unido, Australia y Estados Unidos gracias al discurso del presidente Trump.

Antes de conocer qué partido controlará el Senado, los candidatos Perdue y, su oponente, Ossoff han tenido que responder a la prensa sobre sus conexiones con China.

El senador republicano David Perdue habla durante un mitin de campaña en el aeropuerto internacional Savannah. El candidato ha apoyado las políticas del presidente Trump frente a China.(Efe)
El senador republicano David Perdue habla durante un mitin de campaña en el aeropuerto internacional Savannah. El candidato ha apoyado las políticas del presidente Trump frente a China. (Efe)

The Washington Post publicó que el senador republicano y candidato en Georgia David Perdue hace seis años logró su curul gracias a su robusta carrera empresarial en Asia: «era orgulloso de sus logros como empresario de marcas en los años 90 contratando mano de obra barata en China». El diario añade que hasta antes de que el presidente Trump diera relevancia a las denuncias contra el PCCh, «Perdue presumía de sus vínculos con el gigante asiático».

Ahora el senador ha retirado toda mención de su pasado en Asia y ha votado en bloque las sanciones contra empresas chinas que atentan contra la seguridad nacional. También ha respaldado a las víctimas del PCCh, en línea con el presidente Trump.

Por su parte, el joven candidato demócrata Jon Ossoff, quien según su campaña de 2017 tiene experiencia en seguridad nacional, realizó proyectos fílmicos en compañía de empresas filiales al PCCh que justamente atentan contra la seguridad nacional de Estados Unidos.

Según la prensa, en 2015 Ossoff realizó un documental resaltando el desarrollo de China en África. Sin embargo, algunas de las empresas que el documental resalta han sido sancionadas por la administración Trump, como es el caso de AVIC International.

Según el informe en junio de 2020, el Pentágono anunció a AVIC como una de las 20 firmas chinas «propiedad, controlada o afiliada al gobierno, la industria militar o de defensa de China», lo que ha puesto en duda la reputación de Ossoff y su experiencia como experto en seguridad nacional.

El documental realizado por la compañía de Ossoff, Insight TWI, hace mención de otros activos del poder blando chino, como es el Instituto Confucio, que ha sido sancionado por varios países por persecución a docentes y violar la libertad de cátedra.

También trae a colación los multimillonarios créditos para acceder el plan Franja y Ruta de China. En él se evidencia que una de las facilidades del PCCh para ofrecer créditos a países como Kenia es que los derechos humanos no estén involucrados en los acuerdos, a diferencia de Occidente.

El candidato demócrata Jon Ossoff, habla con sus simpatizantes antes de que realicen un escrutinio en Georgia, Estados Unidos. El candidato no se ha referido a su política frente a China en estas elecciones. (Efe)
El candidato demócrata Jon Ossoff habla con sus simpatizantes antes de que realicen un escrutinio en Georgia, Estados Unidos. El candidato no se ha referido a su política frente a China en estas elecciones. (Efe)

El control del Senado es clave para el desarrollo de la política exterior de Estados Unidos. Durante la administración Trump, la Cámara Alta, en cabeza de los republicanos, ha hecho una defensa bipartidista a las víctimas del PCCh con pocas voces en contra. Lo que hace que cobre mayor importancia las relaciones de estos candidatos con compañías chinas.

Compañías americanas involucradas en trabajo forzado en China

En la apuesta por proteger la seguridad nacional y crear una red 5G limpia y confiable, el Gobierno de Estados Unidos ha incentivado a que las compañías tecnológicas hagan inversiones fuera de China y a los gobiernos a contratar con proveedores que Washington considera de confianza.

Compañías americanas como Abercrombie & Fitch, adidas, Amazon y  Apple han sido implicadas en informes de trabajo forzado en China. (Efe)
Compañías americanas como Abercrombie & Fitch, Adidas, Amazon y Apple han sido implicadas en informes de trabajo forzado en China. (Efe)

Empresas como Apple, Nike y Coca Cola se han mostrado en contra de las sanciones implementadas por la administración Trump y el Congreso americano. Ejemplo de esto es que Apple tiene un fuerte lobby en el Parlamento que tiene como objetivo flexibilizar las relaciones con China. 

Según la prensa, la mayoría de los empresarios ve con optimismo el triunfo de Joe Biden para poder negociar con China. La prensa y el lobby declaran que China es fundamental para el crecimiento económico de las empresas americanas. 

Según Hannah Beech del The New York Times, para muchos activistas depende de la administración entrante de Joe Biden y del Congreso de Estados Unidos mantener una política exterior sólida en Asia y en defensa de los derechos humanos y seguridad nacional, tal y como ha desarrollado la administración Trump.

Total
5
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Cuba

La tragedia de un año nuevo cubano

Next Article

África firma el mayor acuerdo de libre comercio en su historia

Related Posts
Total
5
Share