fbpx
Saltar al contenido

Manchin y Schumer reviven plan de gasto de Biden con inflación como excusa: ¿qué hay detrás?

Manchin y Schumer reviven plan de gasto de Biden con inflación como excusa: ¿qué hay detrás?, EFE

Contenidos

Available: English

EL SENADOR Joe Manchin (D-WV) y el líder de la mayoría en el Senado, el demócrata Chuck Schumer (NY), llegaron a un nuevo acuerdo para rescatar algunos aspectos del difunto plan de gasto de Joe Biden, conocido como Build Back Better, que pretende aumentar impuestos corporativos, “reforzar” el Servicio de Impuestos Internos​ (IRS) y supone un gasto mínimo de $433,000 millones. El acuerdo oculta una agenda progresista de gasto bajo la excusa de reducir la inflación.

La propuesta, que recibe el nombre Inflation Reduction Act of 2022, es más una legislación sobre el cambio climático que una para combatir la inflación. En palabras del propio Schumer, sería “el paquete más grande sobre el cambio climático jamás aprobado por el Congreso”.

Manchin: ¿combatir inflación con aumento de impuestos?

De acuerdo con una declaración de Manchin, la legislación “combatiría la inflación, invertiría en la producción y fabricación de energía doméstica y reduciría las emisiones de carbono en aproximadamente un 40 por ciento para 2030”, y proyectan una supuesta reducción del déficit de unos $300,000 millones.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

La Inflation Reduction Act procuraría invertir $369,000 millones en la industria doméstica de energía con el propósito de estimular el uso de carros eléctricos y reducir el consumo de combustibles fósiles. Adicionalmente, propone un total de $64,000 millones en subsidios para las primas del Affordable Care Act, con el que pretenden “acordar” precios con la industria farmacéutica a través de Medicare.

Inflation Reduction Act Summary

Por otra parte, la legislación pretende imponer un impuesto mínimo del 15 % a las corporaciones, con el que buscaría recaudar unos $313,000 millones, y una reforma a los precios de los medicamentos con el que pretenden acumular unos $288,000 millones.

A través de un “refuerzo” legislativo del IRS, que básicamente aumentaría su capacidad para controlar los ingresos de los americanos, la legislación busca recaudar otros $124,000 millones.

Además, aunque los senadores señalan que no se impondrán nuevos impuestos a las familias que ganan $400,000 o menos al año y que están haciendo que “las corporaciones más grandes y los ultrarricos paguen su parte justa”, pretenden “cerrar la laguna de intereses devengados” para recaudar unos $14,000 millones adicionales.

Más gasto, más inflación

Hasta el momento, al igual que la agenda Build Back Better de Biden, la Inflation Reduction Act no es para nada clara en cómo pretende reducir la inflación. De hecho, según un artículo de David Harsanyi para el New York Post (NYP), la propuesta de los senadores demócratas podría empeorar las cosas.

“La Inflation Reduction Act está repleta de los mismos gastos, asistencia social corporativa, fijación de precios y aumentos de impuestos que formaban parte de Build Back Better, elementos de la agenda progresista largamente deseados”, escribe Harsanyi, y aclara que “inyectar cientos de miles de millones en la economía no hará nada para aliviar la inflación”, sino todo lo contrario.

El aumento de los impuestos corporativos con el que los demócratas planean combatir la inflación podría degenerar en menos empleos y precios más altos, y el objetivo de reducir el déficit mediante un aumento de impuestos al consumidor y un fortalecimiento del IRS para hacer la recaudación todavía más estricta, tampoco parece razonable.

Aunque Manchin afirma que la legislación pretende reducir los costos de la energía, no explica cómo una multimillonaria inversión para “promover una transición” a los vehículos eléctricos va a resolver la crisis en los precios de la gasolina, especialmente cuando se incluyen nuevos impuestos contra la producción de gas natural y carbón. Tampoco toma en consideración que la pretendida fijación de precios de los medicamentos podría derivar en escasez.

En medio de una contracción de la economía, que los demócratas se niegan a llamar por su nombre (recesión), un aumento en los impuestos corporativos, incluido en un mayor gasto político, no suena como la receta ideal para controlar la inflación.

Citando las palabras del mismo Manchin durante un debate en West Virginia en 2010: “No creo que durante un tiempo de recesión uno se meta con ninguno de los impuestos o aumente los impuestos”.

Matthew D. Dickerson, director del Grover M. Hermann Center for the Federal Budget de la Heritage Foundation, lo expresa con claridad: “La llamada Inflation Reduction Act of 2022, en realidad, solo aumentaría el dolor inflacionario que las familias ya están sintiendo gracias a cientos de miles de millones en nuevos gastos gubernamentales y aumentos de impuestos que destruyen empleos”.

Total
9
Share