fbpx
The Mandalorian

The Mandalorian: 2 lecciones de política y economía

Así como el aparentemente difunto género cinematográfico del western ayudaba a entender la actualidad a través de la dura vida en la frontera, The Mandalorian, también encierra al menos 2 importantes lecciones de política y economía aplicables a nuestra sociedad

Este viernes 30 de octubre se estrenó en “Disney+” la segunda temporada de “The Mandalorian”. Una serie que bajo la apariencia de una historia de aventuras y ciencia-ficción de “Star Wars”, en realidad esconde el alma de un clásico western americano. La serie tiene todos los elementos formales de un western. No en vano ya la primera escena tiene lugar en una taberna espacial al más puro estilo de un saloon. El protagonista tiene que domar un blurrg, como si de un potro salvaje se tratara. Hay pistoleros y cazarrecompensas, que se baten en duelo en busca de fortuna: nativos y colonos luchando por sobrevivir, amenazados por los saqueadores y el propio entorno natural. Bandas de forajidos que planean y ejecutan asaltos a cargamentos. Incluso en su banda sonora, Ludwig Göransson se inspira en las composiciones del difunto Enio Morricone. Todos estos y muchos otros elementos generan una atmósfera de spaghetti western pero, además, la serie puede considerarse un western por su narrativa.

Según Malcolm Gladwell, arquetípicamente un western tiene lugar en un mundo sin ley ni orden, con instituciones inexistentes o incipientes, en el que aparece un hombre que impone personalmente ley y orden en el territorio o la comunidad. Un eastern sería un mundo donde existe ley y orden, con instituciones y justicia, pero que han sido subvertidas por elementos corruptos, siendo necesario que el héroe las restituya desde dentro. En un northern existe un sistema de justicia que funciona y es moralmente irreprochable. -Aunque el sistema puede ser algo torpe y necesita de la ayuda del protagonista, como por ejemplo, Sherlock Holmes-. Por último el southern tiene instituciones totalmente corruptas y sólo es alguien de fuera quien las enfrenta o intenta reformarlas. 

En este sentido, “The Mandalorian” se presenta seis años después de la caída del Imperio Galáctico, tras la destrucción de la segunda Estrella de la Muerte en la Batalla de Endor. La incipiente “Nueva República” apenas es capaz de tener presencia en pocos sistemas y parece que cada planeta y cada individuo se va organizando para buscarse la vida de forma espontánea. La figura del cazarrecompensas, por libre o con algún gremio, empieza a proliferar como forma de traer justicia y orden.

Tráiler de “The Mandalorian”

Cuando Greef Karga (Carl Weathers) intenta pagarle sus servicios en créditos imperiales, el Mandaloriano (Pedro Pascal) los rechaza, porque aunque aún son válidos, apenas valen nada. Sabemos que en este universo los créditos imperiales, tanto físicos como digitales, son una moneda fiduciaria con banca central, el “Clan Bancario”. Debido al enorme gasto militar que demuestra el Imperio en la trilogía original, no es descabellado pensar que emitieran a mansalva moneda sólo respaldada, en última instancia, por las naves-crucero imperiales y la Estrella de la Muerte.

Una vez caído el Imperio, no es obligatorio tener que aguantar la hiperinflación, aflorando así dinero en forma de otras monedas no devaluadas. Mando acepta pagos en flans calamari y en beskar, un metal muy preciado por escaso y estable, ya que sólo se puede extraer de un par de planetas en toda la galaxia. Sería interesante ver si en futuras producciones de Star Wars aparece en la galaxia una moneda digital descentralizada, con un número de unidades finito y emisión estable.

Aunque por culpa de las pelis del oeste parece lo contrario, lo cierto es que el “Salvaje Oeste” no fue tan salvaje. En el libro “The not so wild, Wild West” (Terry Anderson & P.J. Hill) explica cómo la búsqueda de emoción e intensidad en las películas ha distorsionado nuestra percepción de cómo era realmente la vida en esta época. En esta serie, si bien por su propia naturaleza hay acción y tiroteos láser, éstos no son la norma, mientras que la historia transcurre con un ritmo relativamente sosegado. Resulta especialmente llamativo que el protagonista siempre trata de evitar el enfrentamiento y nunca recurre a la violencia si puede negociar.

Las enseñanzas en “The Mandalorian”

No sólo negocia con sus clientes, lo hace también con el fantástico personaje de Kuiil (Nick Nolte) para que le ayude a encontrar a Baby Yoda. Busca el acuerdo en el reparto del botín con el robot cazarrecompensas IG-11 (Taika Waititi). Entrega unos binoculares a los Tusken raiders a cambio de que le dejen cruzar sus tierras. Llega a un trato incluso con los jawas que le habían inutilizado su nave al robarle las piezas. La lista es mucho más larga, tanto que es evidente que se trata de un mensaje explícito sobre la personalidad del protagonista. Si le sumamos la predisposición al diálogo por parte de casi todos los individuos, impera un ambiente generalizado de búsqueda de una suerte de orden espontáneo. De hecho, el desencadenante de toda la trama de la serie se da cuando, por primera y única vez, Mando decide romper un acuerdo, en este caso con “El Cliente” (Werner Herzog), protegiendo a Baby Yoda cuando debía entregarlo o matarlo.

Así como el aparentemente difunto género cinematográfico del western ayudaba a entender la actualidad a través de la dura vida en la frontera, The Mandalorian, también encierra al menos estas 2 importantes lecciones de política y economía completamente aplicables a nuestra sociedad.

Para terminar de contornear el perfil político del personaje de esta secuencia, si tenemos en cuenta su constante búsqueda de intercambios voluntarios, su respeto por los contratos y por la vida, su conocimiento económico y, finalmente, que las armas forman parte de su religión “mandaloriana”, pero no inicia la violencia, podríamos decir que se trata de un libertario conservador al más puro estilo de Clint Eastwood. La auténtica personificación del espíritu del western.

1 comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Joe Biden en campaña. EFE.

Biden desmontará políticas de Trump: normalizará relaciones con Cuba y negociará con Maduro

Next Article
Biden Trump

Las elecciones del siglo: el choque entre dos formas antagonistas de ver el mundo

Related Posts
Total
0
Share