fbpx
Saltar al contenido

Masacre en Colombia: grupo narcotraficante asesina a policías para negociar con Gobierno Petro

Available: English

[Read in English]

EL EXPRESIDENTE Álvaro Uribe, conmovido, le pidió a quienes estaban concentrados que quieran y acompañen a los policías de Colombia. También estaba la senadora Paola Holguín. En la plaza de La Alpujarra, sede de la Alcaldía de Medellín (la segunda ciudad de Colombia), habían más de 200 personas reunidas, la mayoría vestida de blanco, en apoyo a la Policía. En el centro de la plaza, en el piso, estaban las fotografías de todos los policías asesinados este año. Decenas de velas blancas iluminaban sus rostros.

Desde que empezó el 2022, 62 policías (32 en servicio) han sido asesinados en diferentes departamentos de Colombia. El autor de la mayoría de los asesinatos es el cartel narcotraficante Clan del Golfo, el más grande de Colombia y uno los más importantes del mundo, que está llevando a cabo una de las campañas más sanguinarias y crueles de la historia de Colombia: la llamó “plan pistola”.

La última asesinada, el 27 de julio, fue Leidy Sánchez, de 25 años y quien solo llevaba 52 días como patrullera de la Policía. El grupo criminal le disparó al vehículo en el que se trasladaba.

Acto en apoyo de la policía de Colombia en la ciudad de Medellín, la segunda más importante de Colombia. (El American)

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

El director de la Policía de Colombia, Jorge Luis Vargas, dijo a un medio local que el cartel narcotraficante Clan del Golfo “está subcontratando sicarios para atacar a los policías”.

Según el director de la Policía, la campaña del Clan del Golfo está motivada, en gran parte, por la venganza. Hace casi un año, en octubre del 2021, Dairo Úsuga, alias “Otoniel”, el líder del Clan y capo más buscado de Colombia, fue capturado por la Policía en una operación extraordinaria. Luego, en mayo de este año, Otoniel fue extraditado a los Estados Unidos. Tanto la captura como la extradición provocaron reacciones rabiosas por parte del grupo narcotraficante. Sin embargo, hay otra razón que explica por qué el Clan está llevando a cabo la masacre de los policías.

El diario colombiano El Tiempo reveló que el Clan del Golfo está ejecutando un plan para someter al Gobierno del presidente electo de extrema izquierda, Gustavo Petro, que empezará a funcionar a partir del domingo 7 de agosto.

Según el diario, el grupo criminal planea imponer un “sometimiento exprés” a punta del sanguinario plan pistola, con el fin de que Petro arranque su Gobierno negociando con el cartel. Los criminales buscan “frenar las extradiciones” y recibir “estatus político”.

Para ejecutar su plan, el cartel está contratando sicarios a lo largo del país. Por cada policía asesinado ofrece 2,5 millones de pesos colombianos (unos $600) y cargamentos de cocaína gratis. Por la oferta, grupos criminales de todo el país, incluido el grupo guerrillero de extrema izquierda FARC, se han sumado a la caza de policías.

Fuentes de la Policía de Colombia también confirmaron a El American que, aunque al Clan lo motiva la venganza por la captura de su líder, su principal propósito es concretar una negociación con el Gobierno de Gustavo Petro, similar a la que hubo con las FARC bajo el Gobierno de Juan Manuel Santos y a la que el presidente electo propone con el grupo terrorista ELN.

El pasado 21 de julio el Clan del Golfo publicó una carta abierta al presidente electo. En ella, el grupo plantea “coordinar un cese al fuego contra la institucionalidad a partir del 7 de agosto”. Según el cartel, el triunfo de Petro les brinda una gran oportunidad, un “momento histórico”, ya que “por primera vez llega a la dirección del país un presidente de izquierda”

En la carta el grupo criminal se pone a disposición del presidente electo Gustavo Petro, asegurando que espera “ser parte activa de este proyecto de lograr la tan anhelada paz con justicia social”

Asimismo, el Clan plantea que, para detener la masacre en Colombia, deben suspenderse las detenciones y extradiciones.

Es notable que el grupo diga que el triunfo de Petro y su Presidencia le brinda una oportunidad. Esta afirmación robustece las consideraciones que hay con respecto al presidente electo, por supuestamente haber sido apoyado por el Clan del Golfo durante la campaña: hubo denuncias de que cabecillas del grupo narcotraficante exigían a los habitantes de algunos barrios de Colombia votar por Petro.

El presidente electo ha recibido críticas por cómo ha abordado la masacre de los policías. Su silencio por varios meses, mientras en Colombia asesinaban a uniformados todas las semanas, le ganó fuertes reclamos.

“Asesinaron a la patrullera Luisa Fernanda Zuleta. Los cobardes le habían disparado por la espalda. Ya perdí la cuenta de los policías asesinados este año. La ciudadanía anestesiada y Petro y su equipo en absoluto silencio”, escribió el 25 de julio en Twitter el político y exviceministro Rafael Nieto.

“Nadie le ha contado a Petro que asesinaron vilmente a dos policías, héroes de la patria, en las últimas horas. Para Petro el bienestar de los policías es paisaje”, dijo el reconocido economista Alberto Bernal.

Finalmente, el 29 de julio, el presidente electo rompió el silencio. “Yo espero que termine ya. Ese no es el camino”, afirmó desde un evento en Santa Marta, a 960 kilómetros al norte de Bogotá, la capital.

Sus tímidas palabras no aplacan las preocupaciones por su docilidad frente al Clan del Golfo. Muchos críticos argumentan que el grupo narcotraficante prepara el terreno para legitimarse a partir del “perdón social” que el equipo de Gustavo Petro planteó cuando estuvo en campaña y visitó una cárcel de Bogotá para pedir apoyo a los delincuentes a cambio de dádivas.

“El Clan del Golfo está negociando con la sangre de nuestros policías debido a la promesa de perdón social que Petro ofreció”, dijo en Twitter el político Enrique Gómez.

“El Clan del Golfo no solo está usando como moneda de cambio la vida de nuestros policías. Hace llamado a paro armado porque sabe que tiene que llegar embravecido a cobrar el perdón social que Petro les ofreció en La Picota”, agregó Gómez.

Acto en apoyo a la policía de Colombia en Medellín, segunda ciudad de Colombia. (El American)

La masacre de decenas de policías ha conmovido a los colombianos. Las redes sociales están inundadas de mensajes de apoyo a la fuerza pública. En el acto que hubo en Medellín, convocado por la sociedad civil, los colombianos llevaron globos blancos. La directora de Fenalco, el gremio más importante de empresarios de Medellín, María José Bernal, les leyó una carta a los policías presentes, conmovidos y lagrimeando.

“Ustedes son héroes. Nos inspiran y dan confianza. Gracias a ustedes, todos los que estamos aquí nos podemos levantar seguros a trabajar a sacar adelante a este país”, les dijo Bernal.

“Es un honor ser policía. Y es un honor contar con ustedes. No están solos”, resaltó.

Total
9
Share