fbpx
Saltar al contenido

Nuevo estudio evidencia que las mascarillas no evitaron propagación del COVID-19 y son perjudiciales para la salud

[Read in English]

Los expertos en salud pública han defendido las mascarillas para el público en general desde que el COVID-19 comenzó a aumentar en Estados Unidos a mediados de 2020. Las mascarillas pronto se convirtieron en la intervención no farmacéutica de elección, a pesar de que había una escasez de documentos anteriores a la pandemia de COVID que las defendían como herramientas significativas para detener la propagación de las pandemias de coronavirus.

A pesar de que los críticos no dejaban de criticar las mascarillas como una herramienta impotente para luchar contra la pandemia del COVID-19, la industria de la salud pública se mantuvo firme e insistió en que, ante las crecientes pruebas de ineficacia de las mascarillas, el pueblo americano debía seguir usándolas de todos modos.

Un nuevo estudio ha abierto el debate: demuestra que las mascarillas no solo son inútiles para detener la propagación del virus COVID-19, sino que su uso podría ser perjudicial para el bienestar de las personas y para la sociedad en general.

Un artículo de la revista Cureus titulado “Correlación entre el cumplimiento de las mascarillas y los resultados del COVID-19 en Europa” ha llegado a la sorprendente conclusión de que cuanto mayor es el índice de cumplimiento de las mascarillas, mayor es el índice de casos de COVID. (Para los que no estén versados en estadística, esto es exactamente lo contrario de lo que los investigadores encontrarían si las máscaras realmente “funcionaran”).

“El enmascaramiento fue la intervención no farmacéutica más común en el curso de la pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19)”, afirma el artículo. “La mayoría de los países han implementado recomendaciones o mandatos sobre el uso de mascarillas en espacios públicos. El objetivo de este breve estudio era analizar la correlación entre el empleo de mascarillas y las tasas de morbilidad y mortalidad en el invierno de 2020-2021 en Europa. Se analizaron y cruzaron datos de 35 países europeos sobre la morbilidad, la mortalidad y el uso de mascarillas durante un período de seis meses.”

“Estos resultados indican que los países con altos niveles de cumplimiento de las mascarillas no obtuvieron mejores resultados que aquellos con una baja utilización de las mismas”, escribe el autor Beny Spira, profesor de la Universidad de São Paulo.

Do you think trading Brittney Griner for the russian arms dealer is a fair swap?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

“Aunque de este análisis observacional no se pueden inferir conclusiones de causa-efecto, la falta de correlaciones negativas entre el uso de mascarillas y los casos y muertes por COVID-19 sugiere que el uso generalizado de mascarillas en un momento en el que era más necesaria una intervención eficaz, es decir, durante el fuerte pico de otoño-invierno de 2020-2021, no fue capaz de reducir la transmisión de COVID-19”, concluye el estudio. “Además, la moderada correlación positiva entre el uso de la mascarilla y las muertes en Europa Occidental también sugiere que el uso universal de las mascarillas puede haber tenido consecuencias perjudiciales no deseadas”.

Los resultados del estudio sobre las mascarillas son similares a los de los investigadores dirigidos por Harvard, que descubrieron que cuanto más altas son las tasas de vacunación de un país, mayor es la tendencia a que se produzcan tasas elevadas de casos. El estudio dirigido por Harvard sobre 68 países y 2,947 condados de Estados Unidos se publicó en el European Journal of Epidemiology a finales de 2021.

Los hallazgos científicos fueron descubiertos por S. V. Subramanian, del Centro de Estudios de Población y Desarrollo de Harvard, y el investigador canadiense Akhil Kumar.

“A nivel de país, no parece haber una relación discernible entre el porcentaje de población totalmente vacunada y los nuevos casos de COVID-19 en los últimos 7 días (Fig. 1)”, afirma el estudio. “De hecho, la línea de tendencia sugiere una asociación marginalmente positiva, de modo que los países con un mayor porcentaje de población totalmente vacunada tienen más casos de COVID-19 por cada millón de personas”.

Estos sorprendentes hallazgos se han verificado además a nivel estatal en los Estados Unidos: Los estados más vacunados se encuentran ahora entre los pocos “puntos calientes” que quedan en el país.

No debería sorprender a nadie que estos estados con “puntos calientes” también estén entre los últimos en levantar su política de mascarilla. En California, hay ciudades que están reinstaurando los mandatos de mascarilla, a pesar de las cinco oleadas de COVID y la ausencia de pruebas de que las mascarillas funcionen para ralentizar significativamente la propagación.

Hay que añadir que la justificación inicial de los “15 días para frenar la propagación” era dar tiempo a las instalaciones médicas para manejar una afluencia de pacientes de COVID. La política de “ralentizar la propagación” no se basaba en intentar eliminar todos los casos (generalmente leves) de coronavirus.

Las respuestas políticas de Estados Unidos al COVID han incluido la cuarentena, las máscaras y el distanciamiento social, así como los “cierres”, que tampoco produjeron resultados estadísticamente significativos en la lucha contra el COVID, pero causaron graves daños a la economía y violaron los derechos de los estadounidenses.

Un exhaustivo análisis comparativo de la Universidad Johns Hopkins, publicado en enero, concluyó que los estrictos bloqueos no redujeron significativamente las muertes relacionadas con el COVID.

“Los cierres en Estados Unidos y Europa tuvieron poco o ningún impacto en la reducción de las muertes por COVID-19, según un nuevo análisis realizado por investigadores de la Universidad Johns Hopkins”, informó el Washington Times. “Los cierres durante la fase inicial de la pandemia en 2020 redujeron la mortalidad por COVID-19 en aproximadamente un 0.2 %, dijo la amplia revisión de múltiples estudios científicos”.

“No encontramos pruebas de que los cierres, el cierre de escuelas, el cierre de fronteras y la limitación de las reuniones hayan tenido un efecto notable en la mortalidad por COVID-19”, escribieron los investigadores.

Ahora, podemos añadir los mandatos de mascarillas a la lista de intervenciones de salud pública que no hicieron prácticamente nada para detener la propagación del COVID-19, pero que causaron un daño tremendo a la economía y la sociedad americana.

Total
1
Share