fbpx
México: 5 razones por las que las próximas elecciones son las más importantes de su historia

México: 5 razones por las que las próximas elecciones son las más importantes de su historia

El 6 de junio los mexicanos van a las urnas para decidir si el país regresa al viejo modelo autoritario

[Read in English]

Entender las elecciones en México es indispensable para toda la región. El 6 de junio los mexicanos acudirán a las urnas para participar en las elecciones intermedias más grandes e importantes de su historia. De sus resultados dependerá el rumbo que tome el país durante las siguientes décadas, pues para efectos prácticos servirán como referéndum respecto al proyecto político centralizador, regresivo y autoritario del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Lo que suceda en los comicios tendrá efectos mucho más allá del Río Bravo, de modo que aquí les presentamos 5 claves para entender las elecciones mexicanas y comprender su importancia a nivel regional.

¿Qué se elige?

El 6 de junio, más de 93.9 millones de votantes mexicanos están convocados para renovar la Cámara de Diputados (equivalente a la House of Representatives americana), conformada por 500 diputados. Además se renuevan 15 de las 31 gubernaturas, 30 de los 32 congresos locales y miles de cargos de elección dentro de los gobiernos municipales.

¿Por qué es importante esta elección?

Más allá de la evidente relevancia de renovar todos estos cargos, la elección del 6 de junio será fundamental para la historia de México, porque es la oportunidad para consolidar o contener al nuevo régimen que a partir del 2018 ha impulsado el presidente López Obrador.

Entre 1978 y 2018 México vivió un proceso de transición hacia la democracia, que implicó no sólo garantizar la transparencia y la equidad en las campañas y el conteo de votos, sino también la descentralización del poder, de forma que poco a poco el presidente de la República dejó de definir en solitario la política económica, de telecomunicaciones y de Seguridad Pública o derechos humanos, entre otras.

Durante cuatro décadas se construyó toda una estructura de instituciones diseñadas para actuar con base en criterios técnicos e impedir que el presidente tomara malas decisiones impulsado por su ignorancia, sus caprichos o sus prejuicios, como había ocurrido tradicionalmente en la historia mexicana.

Sin embargo, desde su llegada al poder (en diciembre del 2018) Andrés Manuel López Obrador se ha enfocado en revertir esta modernización y reconstruir la antigua “presidencia imperial”, recuperando los poderes que se habían entregado a fideicomisos y organismos autónomos. Quiere controlar directamente la organización de las elecciones y manejar a su capricho la política económica.  

Para conseguir ese objetivo, Andrés Manuel necesita que el Congreso apruebe diversas reformas constitucionales (para las cuales es necesaria una mayoría de 2 tercios en las cámaras de diputados y senadores, así como el apoyo de la mayoría de los congresos locales) y múltiples reformas a las leyes secundarias (que puede aprobar contando con el apoyo de más de la mitad de los diputados y senadores).

En el Senado tiene una mayoría cercana a los dos tercios y la mantendrá al menos hasta el 2024, cuando se renueve la cámara alta. Sin embargo, su cómoda mayoría de dos tercios en la Cámara de Diputados está en juego el 6 de junio.

Si los oficialistas no consiguen al menos dos tercios de los diputados, Andrés Manuel ya no podrá aprobar ninguna reforma constitucional que no esté negociada con la oposición; y si llegara a perder la mayoría absoluta de la cámara (más del 50% de los diputados) entonces sería incapaz de aprobar cualquier reforma legal e incluso de conseguir presupuesto para el Gobierno federal a partir del 2022, sin una negociación previa con los opositores.

En pocas palabras, si la alianza obradorista arrasa en las elecciones, el presidente tendrá 3 años para eliminar contrapesos y consolidar un régimen de partido de Estado que convierta en un mero trámite las siguientes elecciones presidenciales a realizarse en 2024. Por el contrario, si la oposición gana, paralizará el proyecto político de López Obrador, lo colocará en una posición de desventaja para la segunda mitad de su Gobierno y conseguiría el margen para iniciar con ventaja el camino hacia las elecciones presidenciales.

¿Quiénes compiten?

Actualmente en México existen 10 partidos políticos nacionales, pero la situación se complica ya que muchos de ellos operan en alianzas oficiales o tácitas en distintas regiones del país. Grosso modo, existen 3 bloques a tomar en cuenta:

La alianza oficialista, que en aproximadamente 180 de los 300 distritos del país compite con candidatos comunes a través de la coalición “Juntos Hacemos Historia” integrada por los partidos Morena, del Trabajo y Verde Ecologista de México. Al oficialismo hay que añadirles otros 3 partidos que al ser de nuevo registro no pueden aliarse oficialmente en su primera elección, pero que en la práctica operan como parte del ecosistema de apoyo a López Obrador. Se trata de las Redes Sociales Progresistas, Encuentro Solidario y Fuerza por México.

La alianza opositora, que en aproximadamente 220 de los 300 distritos del país compite con candidatos comunes a través de la coalición “Va por México”, e incluye a los partidos Acción Nacional, Revolucionario Institucional y de la Revolución Democrática. Estos fueron los 3 grandes partidos de México antes de la irrupción de Morena, y más allá de sus diferencias ideológicas coincidieron en impulsar la modernización institucional del país que hoy pretende revertir López Obrador.

Finalmente, en un rango intermedio se encuentra el partido Movimiento Ciudadano, que teóricamente es oposición, pero se negó a sumarse a Va por México y es acusado de “dividir” a la oposición para beneficiar a Morena. Movimiento Ciudadano es competitivo principalmente en los estados de Nuevo León, Jalisco y Campeche.

Para entender las elecciones mexicanas es importante tener en cuenta el descrédito de los partidos, que ahora recurren a cantantes, como Paquita la del Barrio (en la foto) para convertirlos en candidatos. Imagen: EFE/Angel Hernández
Para entender las elecciones mexicanas es importante tener en cuenta el descrédito de los partidos, que ahora recurren a cantantes, como Paquita la del Barrio (en la foto) para convertirlos en candidatos. Imagen: EFE/Angel Hernández

¿Cuáles son los escenarios más probables?

Hace un año, la alianza oficialista parecía tener asegurado un triunfo absoluto, manteniendo la mayoría de dos tercios en la Cámara de Diputados y ganando 14 de las 15 gubernaturas.

Hoy la situación ya no está tan definida. Algunas encuestas plantean que la oposición podría incluso obtener una ligera mayoría en la Cámara de Diputados, mientras que otras apuntan a que el oficialismo mantenga mayoría, pero sin llegar a los dos tercios. Eso significa que AMLO podría seguir aprobando presupuestos y reformas legales a capricho, pero ya no podría modificar la Constitución.

En cuanto a las gubernaturas, actualmente Morena aventaja en 8 de las 15 que están en disputa, algo que ambas partes podrían presentar públicamente como un triunfo: Morena porque sólo una de las gubernaturas en juego era de ellos, así que todo será ganancia; y la oposición, porque hace un año iban a ganar 1 y ahora estarían ganando 7.

¿Cuáles son las implicaciones de esta elección para América y el resto del continente?

López Obrador mantuvo un perfil muy conciliador durante la administración republicana, porque sabía que el expresidente Donald Trump era una persona de carácter y de palabra. Biden no tiene ninguno de esos atributos, así que López Obrador ha comenzado a marcar más distancia y asumir un discurso de mayor confrontación hacia los Estados Unidos.

Peor aún, muchos de los principales asesores de López Obrador son simpatizantes abiertos del modelo chavista y una victoria del obradorismo en las elecciones del 6 de junio, aunada al avance de los movimientos de izquierda en América Latina, significaría que el Gobierno de México tenga más incentivos y tentaciones para asumir una posición similar a la del chavismo venezolano o el kirchnerismo argentino.

Esto traería problemas para América en dos grandes dimensiones:

  • La primera es que, con AMLO ya consolidado, México podría intentar imitar a los socialistas sudamericanos y acercarse diplomáticamente hacia la órbita de Rusia, China e Irán, con los evidentes riesgos de seguridad nacional que ello implica para el gobierno de Washington.
  • La segunda es que si López Obrador logra controlar el Banco de México, demoler los contrapesos institucionales y plantear a su capricho la política económica, el país entrará rápidamente en una espiral inflacionaria similar (por lo menos) a la de Argentina.

Esto, sumado a los crecientes problemas de inseguridad pública, implicaría graves riesgos para las empresas americanas que operan en México, para las cadenas productivas que dependen del comercio entre ambas naciones y para la propia situación migratoria, pues millones de mexicanos se lanzarían a las fronteras y los aeropuertos para escapar de la nueva tiranía.

Es indispensable entender las elecciones mexicanas

De lo que decidan los votantes este 6 de junio dependerá el papel que asumirá México durante los siguientes décadas, tanto en política interna como en el ámbito diplomático y en el de la colaboración económica.

Hace unas semanas, en su entrevista exclusiva con El American, el exembajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, explicó que “si hubiéramos cerrado la frontera terrestre al comercio internacional cuando comenzó la pandemia, Estados Unidos hubiera entrado en recesión en unos 5 días”. Bueno, pues así de importante es México, así de importante es la relación bilateral. Así de definitivo es lo que está en juego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Kimberly Klacik: «Teoría crítica de la raza quiere que blancos se sientan culpables y los negros víctimas»

Kimberly Klacik: «Teoría crítica de la raza quiere que blancos se sientan culpables y los negros víctimas»

Next Article
dos agentes del fbi muertos

Policía de San José, California, confirma nueve muertos en un tiroteo

Related Posts
Total
0
Share