fbpx
Michael Johns, A war against America

Michael Johns: “Hay una guerra contra los principios fundacionales de América”

[Read in English]

Michael Johns, cofundador y líder del movimiento nacional Tea Party, y exredactor de discursos de la Casa Blanca durante la administración Bush, habló con El American en exclusiva sobre el ambiente político de los Estados Unidos.

Él considera que hay una guerra en los Estados Unidos para cambiar los principios de los padres fundadores de la nación. Le preocupa la interferencia de China en la política interna de los Estados Unidos y los negocios de la familia Biden con empresas vinculadas al Partido Comunista de China, y cree que la disputa legal sobre las elecciones presidenciales aún continúa.

Johns también mencionó que no cree que, si la presidencia de Biden se hace oficial, se reconozca a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela, un país que considera una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos, junto con Cuba y Nicaragua.

ER:

Hola a todos. Mi nombre es Emmanuel Rincón, estamos con Michael Johns, cofundador y líder del movimiento nacional Tea Party, exredactor de discursos de la Casa Blanca durante la administración Bush y analista político. Michael, ¿cómo estás?

MJ:

Bien Emmanuel, ¿cómo estás?

ER:

Bien, gracias. Michael, los Estados Unidos han estado viviendo una gran guerra cultural durante varias décadas. Y hoy, parece haber alcanzado su punto de ebullición. Todo parece listo para que el país se enfrente a un cambio radical de sistema. El adoctrinamiento ha sido tal que las escuelas americanas de hoy quieren cancelar el nombre de Lincoln, porque supuestamente no hizo mucho por los negros, han derribado las estatuas de los padres fundadores y cancelado la historia americana. ¿Qué está haciendo el Partido Republicano para detener esto?

MJ:

Probablemente no lo suficiente. A mi juicio, creo que uno de los grandes problemas es que cuando lanzamos el movimiento del Tea Party en 2009, mucha gente lo describió como algo centrado esencialmente en oponerse a Obama y a los demócratas que entonces dirigían el Congreso. Y eso es cierto, pero también fue, ya sabes, una especie de manifestación de frustración del Partido Republicano, que no representaba ideales, que estaba demasiado poblado de consultores políticos e individuos que realmente no estaban preparados para definir el partido de una manera audaz.

Sigo pensando que es en gran medida mucha la necesidad de mejora en el partido, incluso podría ser pedir demasiado esperar que el propio partido va a resolver algo tan grande, creo que en última instancia va a recaer en gran medida en la academia, que ha sido fuertemente controlada por la izquierda, va a recaer en las escuelas públicas, en las familias y la crianza de los hijos, va a recaer, en los medios de comunicación y la educación. Y hay una extraordinaria cantidad de trabajo por hacer y gran parte, para ser honesto, lo que más critiqué fue la toma de estas instituciones por la izquierda.

Creo que hay que empezar por reconocer que no hemos estado prestando atención a la tienda durante la mayor parte de los últimos 30 años, ya que estas instituciones fueron adquiridas. Y eso realmente no hizo que mis puntos de juicio sobre la crisis de liderazgo estén a un lado.

ER:

En los grandes medios de comunicación, se está construyendo una narrativa para provocar un cambio abrupto en el sistema. En las Big Tech hay una gran censura de los conservadores americanos, durante prácticamente todo el año electoral hubo acoso mediático contra la mitad del país que el presidente Trump representa, ¿qué se está haciendo para asegurar que se respete la libertad de expresión de los conservadores americanos?

MJ:

Bueno, lo más importante ahora es un debate en curso sobre el intento de recategorizar los medios de comunicación social bajo las directrices de la FCC. Así que han tenido protección desde los años ’90, bajo un componente de regulación que los protegió y los hizo inmunes a la responsabilidad, sobre la base de que estaban operando como una plataforma abierta, y en última instancia no eran responsables del contenido que aparecía en estos medios.

Pero, sabes, en última instancia, una vez que empieza la plataforma de la gente a ser usada como lo han hecho, una vez que empiezas a determinar lo que puede y no puede ser publicado, una vez que empiezas a bloquear, como lo acaban de hacer el cuarto periódico más grande del país, el New York Post que estaba informando sobre el escándalo Biden. Y los ejemplos continúan como bien sabes.

Ahora no eres una plataforma abierta, eres una empresa editorial. Y como una empresa editorial pública, no puedes ser usada como una excepción a las mismas leyes de inmunidad y responsabilidad que se aplican a las editoriales tradicionales. Así que, a mi juicio, puedes tomar la mayoría de estas compañías que no operan en el espíritu o la letra de la ley, como se relaciona con la forma en que se categorizan originalmente. El presidente Trump tiene toda la razón en su objetivo de tratar de hacer esto con cierta urgencia.

ER:

Michael, yo escribí un libro, una novela distópica sobre una América gobernada por los comunistas, sin embargo, en lo que va de año he enviado el manuscrito a varios agentes literarios y la respuesta media fue que les gustó la obra, pero que no consideraron que el clima editorial fuera apropiado para publicar este tipo de novela. Culturalmente, en los medios de comunicación, en el cine, en la literatura, hay un predominio y dominio de la izquierda. ¿En qué momento ocurrió todo esto y cómo podemos darle la vuelta?

MJ:

Creo que toda mi vida adulta hemos visto la mayoría de estas instituciones, y ciertamente incluye la publicación de libros. Mi padre trabajó en esa profesión durante una buena parte de su carrera. Y han sido controladas en gran medida por la izquierda. Es una pregunta intrigante, no una que usted hace, sino una que presento para responder a su pregunta, ¿cómo llegaron estas instituciones a ser casi todas sistemáticamente controladas por una ideología?

Es decir, que en sí misma es una ideología menos suscrita, entonces el conservadurismo… incluso yo, a mi juicio, mis puntos de vista, por ejemplo, son bastante centristas. Cuanto más lo pienso, mi sentimiento es que estoy aquí por la Constitución, gobiernos limitados, impuestos bajos. Esos no son puntos de vista extremos, son puntos de vista muy dominantes. Y sin embargo, hay una guerra en marcha como usted dijo correctamente y esa es la palabra que uso. Y es una palabra con la que estoy de acuerdo.

Hay una guerra contra los principios fundacionales de América. Es una guerra por la comprensión de nuestra historia. Es una guerra para controlar la educación en este país, para controlar los mensajes de los medios de comunicación, para determinar lo que es y no es a la vez exacto y aceptable en la forma de comunicación humana.

Y es completamente contradictorio, obviamente, con la fundación de este país. Y tengo que decir que mi mayor preocupación, incluso más que el hecho de que estas cosas estén sucediendo es el hecho de que no veo el sentido de urgencia que se está aplicando de nuestro lado para realmente traer una resolución a la misma. Y creo que es esa misma falta de urgencia la que nos permitió caer en esta posición en primer lugar.

Así que hemos llegado a un punto en el que necesitamos volver a comprometernos con estas instituciones existentes, lo que creo que va a ser increíblemente difícil, y construir las nuestras propias, que es la conclusión que algunas de las personas cuyos puntos de vista yo como que confío más tienen en sus cabezas en este momento; vamos a tener que reconstruir las instituciones que realmente estamos buscando en este nivel de división. Espero que no sea el caso, que sólo sea un problema de que no nos comprometamos lo suficiente. Pero he sido un estudiante de las revoluciones comunistas y el ascenso socialista en todo el mundo. He visto cómo funciona. Y ciertamente estaría de acuerdo con los venezolanos, cubanos, nicaragüenses que nos han estado advirtiendo que ellos han visto todo esto antes.

ER:

El socialismo es cada vez más aceptado en los Estados Unidos, ¿por qué no se ha neutralizado esta amenaza ideológica en el país a pesar de la evidencia que existe sobre toda la muerte y la destrucción que ha causado en el mundo?

MJ:

Quiero decir, hay un todo, en primer lugar: la falta de una comprensión de la historia. Quiero decir, he pasado una buena parte de mi vida tratando de documentar las atrocidades del comunismo y el socialismo en todo el mundo, incluyendo todo el camino de regreso a través de la Guerra Fría, y no era solo académica y escolarmente, ni periodísticamente y desde un punto de vista activista, pero ya sabes, realmente visité muchas de estas áreas durante la Guerra Fría.

Salí con los contras nicaragüenses, en los ’80, fui uno de los primeros americanos en hacerlo, y salí con el líder del movimiento de resistencia de Angola, salí con el movimiento de resistencia en Camboya. Así que fui uno de los primeros defensores, y la gente que se levanta para resistir al comunismo y vi tanto el precio que habían pagado por las revoluciones comunistas, y las tiranías, como el precio que estaban dispuestos a pagar las personas para salir de esas situaciones.

Así que pasé la mayor parte de mi vida advirtiendo a la población americana de los peligros de este camino. Ahora, cuando dices cómo terminamos aquí, es una generación entera de personas que son completamente ajenas a las realidades de 100 millones de personas han sido asesinadas bajo la ideología comunista. Es un producto de, creo, no entender, haber experimentado algunos programas en nuestro país que posiblemente han tenido algunos… han tenido instintos socialistas instantáneos o inclinaciones socialistas, y no haber visto necesariamente la parte tiránica de esto todavía.

Es una percepción quizás también con una falta de apreciación de la economía de libre mercado, que tenemos. Siempre he dicho que no se puede dar por sentado. La gente va a saber que esta es la mejor manera de hacer las cosas. Quiero decir, la mayoría de la gente no se mueve por el mundo. La mayoría de la gente no llega a estos lugares en los que he estado, y no llegan a ver la realidad de ello. Pero es una historia que necesita seguir siendo contada.

Y déjeme añadir una última cosa, sobre la que creo que tenemos que ser honestos y creo que hay algo sobre lo que el presidente ha sido honesto. Es un sistema imperfecto. Así que tenemos que estar continuamente tratando de que cada persona que se desliza a la grieta de este sistema se convierta en una exhibición en la venta de doctrinas alternativas que tenían.

Quiero decir, el socialismo no tiene un historial del que hablar sobre sacar a la gente de la pobreza o de situaciones desesperadas, sería lo peor que podríamos hacer. No tienen ninguna base para apoyar ningún grado de red de seguridad en estos países, es el último lugar en el que uno querría estar en el mundo para el cuidado de la salud, o para los servicios sociales de cualquier tipo.

Pero yo creo que hay demasiados americanos que han caído por las grietas o el sistema. Y por eso me gusta la forma en que —el presidente—ha puesto mucho énfasis en lo que ha llamado el hombre y la mujer olvidados. Y creo que, si lo es, sigo diciéndolo en tiempo presente, dada la oportunidad de un segundo mandato, porque todavía creo que es una posibilidad en curso. Y creo que el fraude se puede documentar, y sólo necesitamos que se nos escuche.

Pero, si le dan otros cuatro años, creo que también va a ser capaz de atraer algo de atención a las comunidades urbanas del país, que ha sido gobernadas durante décadas por los demócratas… las escuelas están rotas, el crimen en las calles, la desesperanza, la adicción a las drogas.

Es una situación muy, muy insostenible y horrible de la que creo que los demócratas tienen que asumir alguna responsabilidad, y los republicanos tienen que entrar ahí. Y no creo realmente en predicar, pero escuchar un poco, y preguntar si podemos encontrar algunas oportunidades para ofrecer soluciones alternativas. Estoy hablando de Baltimore, ya sabes, hablando de parte de los cinco distritos, la ciudad de Nueva York, estoy hablando de Filadelfia, Milwaukee, Chicago, es muy difícil ver a un país sobrevivir o sobresalir cuando sus ciudades están fallando, nuestras ciudades están fallando.

ER:

Hablemos de la muy probable Administración Biden. Piensas que si llega a convertirse en el próximo presidente, terminará su mandato o será Kamala Harris, la primera mujer presidente de los Estados Unidos.

MJ:

Sólo estaría especulando, no sé, creo que mi observación de su capacidad física y su capacidad mental es que ambas están disminuidas, como parte del producto del envejecimiento. No creo que hayamos visto ningún informe completo de salud sobre él.

He visto gente que realmente quiere este trabajo y gente que no lo quiere. Y cuando lo miro, el esfuerzo que hizo durante todo el otoño, me pareció que era alguien que sentía casi como si estuviera pasando por los momentos de asumir una responsabilidad que otros los habían convencido de tomar. No viste la pasión, los niveles de energía, o el mensaje que viste del presidente Trump, quien creo que sí quería un segundo mandato

ER:

¿Qué tan lejos a la izquierda estará la administración Biden? ¿Crees que será moderada? ¿Será más socialista?

MJ:

Creo que sería… Mucho de eso va a depender de este Senado. La carrera por el Senado se define el 5 de enero en Georgia, si los republicanos pierden el Senado, quiero decir, creo que todas las apuestas están puestas. No podría decirte con buena confianza que vamos a ser capaces de mantener la regla del filibustero, bajo la cual hemos vivido, obviamente.

Quiero decir, nuestro movimiento del “Tea Party” se retiró, este es el Senado de los Estados Unidos en 2014. Esa fue una victoria del partido del té. Y mantuvimos el filibusterismo en un acto de buena fe, con la esperanza de que si perdíamos el Senado, que en última instancia se mantendría en su lugar. Así que espero que eso sea honrado.

Pero he visto a Obama criticar y he visto a otros criticarlo, Biden no se comprometería a ello. Así que estás hablando de ser capaz de aprobar la legislación con 51 votos en el Senado, y una mayoría de un voto en la Cámara. Creo que sería muy malo. Y luego miras a los tribunales que están repletos en realidad, y creo que miras el martes, creo que miras a dos estados y pones en Puerto Rico y el distrito de Columbia, que a sus ojos les daría cuatro senadores más, sería una situación muy, muy políticamente sombría para los de centro y centro derecha.

Ahora, si eso no sucede, los tipos de nombramientos que está haciendo, parecen ser un reflejo a la administración de Obama, que, de nuevo, nuestro movimiento del Tea Party bloqueó cuando tomamos la casa en 2010. Nunca tuvo la luz verde para perseguir el tipo de legislación que haría si consiguiera que se aprobara el Obamacare, pero revocamos el mandato, que era de los componentes el más preocupante…

Pero creo que la cuestión ahora es que si tenemos el Senado, también estás viendo una especie de corporativismo globalista, sabes, también, yo lo diría, que es casi una ideología que encaja en algún lugar entre una ideología de centro-izquierda. Y no es una que respete la autonomía, y la singularidad e incluso los derechos individuales de los Estados Unidos.

Quiero decir, creo que es una naturaleza muy multinacional, que va a poner más confianza en la ONU. Más en estas entidades multinacionales, que realmente, al final del día… hemos entrado en ellas voluntariamente, hemos dejado algunas de ellas voluntariamente, ya sabes, incluyendo el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y la Organización Mundial de la Salud, ambos de los cuales, a mi juicio están fallando completamente en sus respectivas misiones de derechos humanos y de salud. Últimamente, y creo que estamos involucrados en una tensión global muy activa con China, que va a definir el resto de nuestras vidas.

Fuimos realmente engañados por muchos cienciólogos dentro del cinturón, no hablamos honestamente sobre la amenaza que se asoció con el aumento de la economía de China, que es ahora la segunda más grande del mundo. Y, ya sabes, casi en todos los aspectos, quiero decir, militarmente, políticamente, económicamente.

Incluso culturalmente, creo que estamos en desacuerdo con ellos. Y creo que nosotros y el presidente Trump, que entendió esto completamente, creo que la política de tiempo parcial ha sido muy acertada en los últimos cuatro años, pero ¿fue finalmente exitosa para lograr un gran cambio? No lo fue, pero no gracias a Trump. No fue porque creo que, perforamos, golpeamos el acero, y golpeamos el acero bastante rápido.

Quiero decir, en última instancia, no son un país que está acostumbrado a mantener una palabra. Y no han sido un país que tradicionalmente opere con un tipo de entendimiento de beneficio neto en ambos lados.

ER:

Hablemos de eso. Hablemos un poco más sobre China. Hay pruebas que alegan que negocios familiares de Biden están vinculadas al Partido Comunista. ¿Qué piensan los republicanos o, qué hacer para evitar que el Partido Comunista de China marque la agenda de la administración Biden?

MJ:

Estoy muy preocupado por eso. Creo que viste una pregunta de botón unas cuantas veces sobre China durante la campaña, esperaría que ofreciera algunas palabras tranquilizadoras que entendiera, al menos de alguna manera, la naturaleza de esta amenaza y que tuviera la sensación de que entendió todo esto e incluso lo reconoce. Y luego hablas de una familia. Hay toda una serie de acontecimientos aquí.

Quiero decir, muchos de nosotros al principio de la campaña, cuando hablamos de Biden y me encuentro culpable de esto, yo mismo diría, este tipo ha estado en Washington DC durante 47 años como senador y vicepresidente en dos puestos federales de alto nivel, lo que logró, y realmente se puede señalar a mucho aparte de este proyecto de ley muy impopular sobre el crimen de los años ’90.

Pero está claro ahora cuando realmente miras lo que ha hecho. Si pasas particularmente por su vicepresidencia, se le daría una posición de responsabilidad en política exterior. A medida que ha pasado, se le dio la responsabilidad de la política exterior por Obama en Irak, donde fue acusado de tratar de conseguir que los militares americanos exonerados están protegidos de la persecución penal de la guerra allí.

Va a Irak, fracasa en la misión, pero su hermano se aleja en la frontera, el proyecto de vivienda de 1,5 mil millones de dólares iraquí. Se le acusa de tratar de reducir la agresión de Putin… y Putin enfrenta algún tipo de grado de razonamiento en lo que Rusia estaba haciendo incluyendo la intromisión que aparentemente estaban tan preocupados.

Más o menos falló completamente en esa misión, pero 3,5 millones de dólares todavía no se han explicado hasta el día de hoy, para lo que es incluso, ya sabes, conectado a Hunter Biden, va, se pone a cargo de la política de Ucrania, después de Crimea, cuando Rusia invadió y ocupó Crimea, y también estábamos tratando de hacer frente a los problemas de corrupción ucraniana dentro del gobierno, va a Ucrania. No hay ningún progreso en Crimea.

La administración Obama nunca asigna ninguna ayuda militar a Ucrania, fileteamos toda la ayuda humanitaria, nada para enviar un mensaje a Rusia. La corrupción continúa más o menos, de hecho, el fiscal que está investigando y es despedido por su directiva. Pero así de nuevo, es 100 % Biden.

Quiero decir, Joe Biden fracasa, pero Hunter Biden que no tenía experiencia en Ucrania probablemente puede jugar con el capital, Ucrania fue antes de entonces, y no tenía experiencia en la energía se aleja de estar en la junta de… una de las mayores empresas de energía en el país y Burisma, entonces, usted mira, creo que, como usted dijo correctamente, el Partido Comunista chino es probablemente la parte más preocupante de la misma.

Porque cuando miras el fondo de capital privado que creó, es básicamente la misma historia, Joe Biden va a China, Obama dice, ya sabes, trata de hacer que se alejen del robo de la propiedad intelectual, las manipulaciones de la moneda, la fuerza, la transferencia de tecnología, el Mar del Sur de China, la agresión militar, todas estas cosas. Y es la misma historia.

Joe Biden le falla al pueblo americano, pero Hunter Biden se va con 10 millones, que pueden ser cientos. Y hemos llegado al fondo de eso en este fondo de capital privado, y de nuevo, un fondo de capital privado este tipo, quiero decir, no estoy tratando de ser despectivo, pero era un drogadicto. No sé si lo es ahora o no, pero lo era. Y fue, ya sabes, dado de baja del ejército, no tiene un historial en finanzas o gestión financiera, la idea de gestionar un fondo de capital privado global es como, indignante en la superficie. Si usted fuera un Hunter Smith, no hay manera de que un dólar vaya a su fondo de capital privado o no hay razón para que tenga un fondo de capital privado.

Así que claramente, ha habido un esfuerzo por parte de los dos mayores rivales geopolíticos que todos temen que enfrentemos, que se han esforzado por comprar apalancamiento a mi juicio con Joe Biden. Joe Biden eludió las reglas éticas dirigiendo eso a su familia y es muy similar a lo que verías y las dictaduras extranjeras es, creo que es inmensamente preocupante.

Diré esto, felicitaciones a los republicanos del Senado por investigarlo. Vean a Ron Johnson, y Charles Grassley, ambos de esos comités que lo investigaron. Emitieron un informe increíblemente condenatorio e inmensamente aterrador. De hecho, Rand Paul, Senador de Kentucky, se refirió al departamento de Justicia como una referencia criminal, diciendo que tenemos que investigar si hubo crímenes involucrados aquí.

Y mira la cobertura mediática de esto, y como dije antes, los medios sociales lo bloquearon completamente. Sigo pensando que sólo hay preguntas respondidas en lo que se refiere al contenido del portátil. Quiero decir, nos dijeron que sólo el 5 % de esos correos electrónicos fueron liberados antes de las elecciones, que los ordenadores portátiles en manos del departamento de Justicia… no lo han hecho no están aparentemente nombrando un fiscal especial. Lo que es confuso, creo, también. Muchos de los que están mirando objetivamente. Y nosotros, ya sabes, espero que podamos sostener el Senado, porque no creo que los demócratas continúen con esa investigación si toman el Senado.

ER:

Hablemos un poco sobre Irán. Irán es otro punto importante en la política exterior de Estados Unidos. Si Biden vuelve a la senda nuclear, y esto resulta en un retroceso de los acuerdos de paz en Oriente Medio logrados por la administración Trump, ¿qué cree que los republicanos pueden hacer al respecto?

MJ:

Bueno, vamos a estar bastante limitados. Quiero decir, si intentan volver al acuerdo con Irán, una cosa, una opción disponible sería insistir en que se haga como un tratado. Fue algo así como porque quiero decir, los demócratas lo presentaron como si estuviéramos violando casi el tratado cuando nos fuimos. Y, por supuesto, no era un tratado, era un acuerdo. Así que entramos en él. Y lo dejamos, ya sabes, quiero decir, un presidente pensó que era una gran idea, enviar, miles de millones de dólares a Irán, y darles lo que creo que son términos inmensamente favorables de las inspecciones.

Quiero decir, desafortunadamente, los detalles de ese acuerdo se pierden. Y la gente habla de ello a nivel superficial… Irán tiene ambiciones nucleares desde hace décadas, tenía programas muy agresivos, estaban claramente violando el acuerdo con Irán a lo largo de la administración Obama.

En la administración Trump, el presidente hizo bien en salirse de ella, no deberíamos estar recompensando financieramente a ese país que además de su programa nuclear, son también el mayor Estado patrocinador de terrorismo del mundo. Así que cuando miras, por ejemplo, el crecimiento del terrorismo regional, puedes ver una correlación proporcional con ese acuerdo. Y están recogiendo su apoyo a los hutus en Yemen, a Hamas, a Hezbollah, a las fuerzas armadas en Irak, y en todo el mundo.

Quiero decir, no hay casi ninguna parte del mundo en la que Irán no haya estado involucrado. Literalmente ha llevado a cabo asesinatos en Europa. Y esa es otra área de preocupación para mí, no entiendo, sabes, creo que la Unión Europea realmente necesita unirse a nosotros para aislar a Irán, y no negarles los recursos financieros que ellos, sabes, van a utilizar para, sabes, propósitos malévolos. Por lo tanto, sería un gran error volver a este acuerdo.

Y sólo para pasar por algunos de los otros defectos. Quiero decir, no se pueden hacer inspecciones en los sitios militares, que es donde lógicamente estarían llevando a cabo su programa de desarrollo nuclear, creo que estamos obligados a darles un preaviso de un mes, como entre tres y cuatro semanas de antelación a cualquier inspección, lo que convenientemente es como el tiempo suficiente para que más o menos limpiar todos estos sitios.

Así que era una reminiscencia de algunos de los malos tratos que hicimos con la Unión Soviética en los años ’70. Y que Reagan tenía una especie de dirección. Vi muchos puntos en común entre los que entre lo que hicimos con Rand, te diré que la otra cosa es que estoy intrigado de no sumergirme demasiado en esto. Pero estoy intrigado por la voluntad de Arabia Saudita de entrar en el acuerdo. Y creo que lo hicimos si lo peor pasó, y Biden toma la presidencia, volveremos al acuerdo.

La idea de tener a Arabia Saudita en ese acuerdo es probablemente una buena idea, porque uno de los argumentos en contra de un Irán nuclear, lo que quiero decir, debería ser evidente por sí mismo lo peligroso que es, pero también va a iniciar una carrera armamentista regional. Quiero decir, no creo, y aprecio la posición de los saudíes en esto. No creo que se queden quietos y permitan que Irán desarrolle armas nucleares. Bueno, no las tienen, dado que han tenido misiles aterrizando en Riad, dirigidos por Irán, y es una especie de socios patrocinados por los rebeldes.

ER:

¿Cuál cree que sería la actitud de Biden hacia Maduro en Venezuela? ¿Volverá a ser reconocido como presidente? ¿Crees que el régimen de Nicolás Maduro representa una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos?

MJ:

No creo que reconozca a Maduro. Creo que es demasiado controvertido. Creo que sería un gran retroceso interno aquí en los Estados Unidos. La comunidad venezolana es muy activa políticamente aquí y allá, y son los mejores americanos de la zona de la grilla. Son muy astutos, y me alegro de que estén aquí.

Creo que hay un dilema, sin embargo, porque la posición inicial que teníamos con el gobierno en el exilio, el apoyo para que parece haber caído un poco aparte. Y creo que el aislamiento económico de eso también, es beneficioso, pero, siendo realistas, quiero decir, ¿cuál es el final del juego con eso también?, creo que lo que quieres ver es la restauración de la democracia en Venezuela, no vamos a ir a la guerra para lograr eso.

Aunque hubo algunos períodos durante la administración de Trump, creo que mucha gente pensó que era muy posible que hubiera un compromiso militar, podemos seguir aislando a Venezuela, de la exportación de petróleo, ya sabes, tratar de hacer tratos o importar petróleo, de Irán o de otros lugares. Y, tratar de apoyar, supongo, los movimientos democráticos dentro de Venezuela, que están ahí y son vibrantes.

Quiero decir, la gente en Venezuela quiere un cambio, no hay duda de eso. Tenemos tres regímenes en este hemisferio que quieren desesperadamente un cambio en Cuba, Nicaragua, Venezuela, los tres muy tiranos, los tres, sin tolerancia para la oposición política, extraordinarios violadores de los derechos humanos. No hay democracia representativa.

ER:

Pero usted piensa que el régimen de Venezuela es una amenaza a la seguridad de los Estados Unidos?

MJ:

Sí, quiero decir, no hay duda de eso, basado en muchos de los pasos que han dado. Y su nivel de colaboración con Cuba y Nicaragua. Han operado estos tres regímenes, de forma cohesionada, han estado involucrados en el tráfico de drogas, han estado involucrados en el socavamiento de las democracias en otros países de Latinoamérica. Son vehementemente antiamericanos. Ese es el tipo que usan para mantener la justificación de su régimen.

Y cuando miras los mensajes de Maduro, no ha tenido mucho mensaje para el pueblo de Venezuela. Sólo digo que Chávez tenía promesas. Pero el punto es que nadie cree en las promesas. Creo que, en este momento, la gente se ha rendido con el sistema en Venezuela.

ER:

Michael, para cerrar. El presidente Trump ha alegado que ha habido un gran fraude electoral en los Estados Unidos. ¿Cree usted que la demanda de Trump tiene la intención de luchar realmente en estas elecciones o está preparando el terreno para volver en 2024?

MJ:

En este momento, tienes que hacer caso omiso de todo lo que lees en los medios de comunicación. La evidencia de fraude electoral es voluminosa, extensa, convincente. Para mí, estamos siendo engañados en eso. Está todo ahí.

Serán seis estados, de seis a ocho estados. Lo que significa que estamos acostumbrados a estar en otro lugar de seis a ocho estados. Son crímenes. Y lo que necesitamos son audiencias en las que se escuchen las pruebas, porque esa es la otra mentira que se le está diciendo al pueblo americano, es porque ha habido muchos fallos en los tribunales para el equipo legal.

Pero han sido fallas procesales. Han estado con la Corte Suprema, fue una cuestión de posición, posición legal. La evidencia, si se le da la oportunidad de presentarla, tenemos la oportunidad de que estos denunciantes testifiquen.

Ahora hay casi 1,000 declaraciones juradas, eso es evidencia. Así que cuando escuchas a los medios de comunicación, no hay evidencia de fraude electoral, eso es sólo una mentira descarada. Tienes 1,000 casos documentados. Y luego tenemos todas las demás pruebas que se han adquirido. Tenemos videos, fotografías, y estamos hablando de un número extraordinario de votos supuestamente, creados, manipulados, o emitidos erróneamente con el voto ilegal.

Obviamente, apoyé al presidente desde el primer día. Obviamente, quiero que tenga otros cuatro años. Pero sabes, nunca antes en toda mi carrera, me ha gustado cuestionar el resultado de las elecciones de Estados Unidos. No apoyé a Obama, pero nunca cuestioné que ganara las elecciones. No apoyé a Bill Clinton en el ’92, pero no cuestioné si ganó las elecciones. Sí cuestiono el resultado de estas elecciones.

Creo que está muy en duda. Y estoy muy decepcionado de que las instituciones, individuos que pasaron toda su vida hablando de la importancia de nuestra Constitución, y de nuestra democracia representativa, ahora pretenden que no estamos en medio de una gran crisis. Y puede que no apoyen a Trump. Pero esto no se trata de una persona. Se trata de nuestro sistema de Gobierno.

Y me preocupa que si no lo resolvemos, entre ahora y el día de la inauguración, que estos sistemas empiecen a incrustarse en la institución. Y se hace mucho más difícil en última instancia, ya sabes, de raíz resolver en algún momento, y creo que el pueblo americano está listo. Sólo miren el daño que se ha hecho. Quiero decir, el 47 % este país no cree que esta fue una elección justa. Es un número increíble la mitad del país, y el 80 % de los republicanos.

ER:

Bueno, Michael, muchas gracias por su tiempo. Espero que podamos hablar de nuevo.

MJ:

Por supuesto. Buena suerte para usted.

1 comment
  1. en el link(enlace) subrayado haciendo clic en él encontrará la mejor explicación que existe para el título de este articulo. Vaya allá y estará de acuerdo conmigo. De cómo el comunismo ha hecho mella en los EE. UU.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Irán

Irán enriquece uranio al 20 % y viola el acuerdo nuclear

Next Article
Jack Ma - Alibaba

¿Dónde está Jack Ma?: el fundador de Alibaba que criticó al régimen chino no aparece

Related Posts
Total
0
Share