fbpx
Saltar al contenido

Tragedia de migrantes muertos en Texas tiene dos responsables: Biden y los medios tradicionales

Tragedia de migrantes muertos en Texas tiene dos responsables: Biden y los medios progresistas

Available: English

[Read in English]

ESTE MARTES, 28 de junio, amanecimos con un nudo en la garganta: casi 50 migrantes —según las autoridades— fueron hallados muertos en un camión abandonado en San Antonio, Texas. Una tragedia monstruosa que deja en evidencia la terrible crisis fronteriza que existe en los límites territoriales entre México y Estados Unidos.

El vehículo donde estaban los cuerpos era un tractor-remolque, el mismo, de acuerdo con funcionarios del Departamento de Bomberos de San Antonio, no tenía registro de tener agua; por lo que estas personas murieron deshidratadas en condiciones inhumanas, teniendo que soportar el intenso calor de la región sureña cercana a la frontera.

“Los pacientes que vimos estaban calientes al tacto, sufrían un golpe de calor, agotamiento”, dijo Charles Hood, jefe de los bomberos de San Antonio, sobre la tragedia. “Era un tractor-remolque refrigerado, pero no había ninguna unidad de aire acondicionado visible que funcionara en esa plataforma”.

William McManus, jefe de policía de San Antonio, explicó que un obrero de la zona, que trabaja en un edificio cercano del lugar donde se encontró el camión, escuchó un llamado de auxilio y fue allí cuando encontró el camión con las puertas semiabiertas y la pila de cadáveres. Ese grito de auxilio puede aún salvar vidas, porque en el tractor-remolque, además de los numerosos fallecidos, se encontraron 16 personas todavía vivas, pero que necesitaron asistencia médica urgente. Entre los 16 sobrevivientes hay 4 niños.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Es la segunda tragedia de este estilo que ocurre en Estados Unidos en menos de año y medio, se suma a la camioneta que transportaba 25 inmigrantes y que entró al país por un agujero en la valla fronteriza en marzo de 2021. Este vehículo se estrelló contra un camión a unos 48 kilómetros de la frontera, en el Valle Imperial, California, dejando un saldo de 13 muertos.

Tanto Joe Biden como Kamala Harris son responsables directos de esta crisis migratoria. (EFE)

Tanto las víctimas del año pasado como las del presente tienen un responsable principal: el presidente Joe Biden y toda su Administración. Pues estas tragedias no solo coindicen con su llegada a la Casa Blanca, sino a la implementación de una evidente política de fronteras abiertas que creó la peor crisis migratoria del siglo; batiendo récords de llegada de migrantes desde diferentes puntos de Latinoamérica y generando el colapso de casi todo el sistema migratorio.

Las imágenes e historias son genuinamente terribles: mujeres y hombres arriesgando sus vidas cruzando el río Bravo mientras llevan en brazos a niños, bandas criminales aprovechando la anarquía fronteriza para aumentar su actividad delictiva (contrabando de drogas y tráfico de personas); mujeres violadas, niños en jaulas, migrantes y soldados americanos muertos, una palpable crisis humanitaria, y una entrada indiscriminada de inmigrantes ilegales que no permite un buen control de los antecedentes penales.

Esta situación fue provocada por el propio Joe Biden, quien en su afán de querer ser la figura anti-Trump, dinamitó prácticamente todas las políticas migratorias y de seguridad que había implementado su antecesor. Esas medidas, junto a su irresponsable retórica pro-migración, generó un evidente efecto llamada que terminó con caravanas de migrantes de diversos países dirigiéndose a Estados Unidos. Ahora, esos inmigrantes, que se movieron por la promesa vacía de una bienvenida cálida y cordial por parte de una administración irresponsable, sufren las consecuencias de esta crisis fronteriza.

No solo fueron las políticas erróneas, sino también su forma de intentar resolver los problemas que generó. Biden, en lugar de dar la cara y liderar esta crisis, delegó la tarea a la inexperimentada Kamala Harris; quién evidentemente fracasó como “la zar de la frontera”. Mientras el Gobierno Federal aún no sabe como actuar ante la crisis migratoria, son los estados fronterizos quiénes intentan, a toda costa, combatir y paliar los daños. Texas es el principal afectado y sus autoridades se han visto francamente colapsadas.

La prensa y su complicidad en esta tragedia de migrantes muertos

Así como la Administración Biden es culpable directa de las tragedias de Texas y California y la crisis humanitaria fronteriza, también hay responsables indirectos: los medios tradicionales.

Cuando Trump era presidente, el mainstream media, que funciona como un brazo del Partido Demócrata, criticaba constantemente al expresidente por sus políticas migratorias. Sin embargo, ahora no solo no denuncian y solapan la cobertura fronteriza, sino que justifican a Biden culpando a Trump.

CNN en Español respaldando la decisión de Biden de revertir las políticas migratorias de Trump. (Captura de pantalla)
Las diferencias en cómo los medios tradicionales cubren a las administraciones de Trump y Biden en el tema migratorio son evidentes.

Si bien las políticas migratorias de Trump no eran perfectas —yo mismo cubrí historias que evidencian que el sistema tenía fallos—, sí eran mucho más efectivas y claras con respecto a la actual administración; tanto así que en cuatro años el sistema migratorio trabajó de forma eficiente, evitando el colapso masivo del sistema y operando cordialmente con los aliados clave como Honduras, Guatemala y, sobre todo, México.

Hoy Washington ni siquiera puede mantener unas relaciones cordiales con el presidente de Guatemala o México, en medio de una de las peores crisis migratorias jamás vistas. Las casi 50 muertes en San Antonio, que pueden ir aumentando con el correr de las horas, debería marcar un antes y un después en el cubrimiento de la prensa tradicional al asunto migratorio.

Que solo un sector de la prensa —la alternativa, mayormente conservadora— haya invertido recursos y esfuerzos en denunciar la crisis migratoria generada por Biden, es un pésimo precedente para el periodismo. El mainstream media, de una vez por todas, debe soltarle la mano a la Casa Blanca de Biden-Harris en al menos un tema. Que esta tragedia no pase desapercibida y tenga un claro responsable es lo mínimo que el periodismo puede hacer.

Total
43
Share