fbpx
Jair Bolsonaro, Brasil

Ministro de Economía de Brasil detuvo golpe en marcha contra Bolsonaro

«Tenía cronograma. En sesenta días llevarían adelante el impeachment»

[Read in English]

El hombre fuerte del Gobierno de Bolsonaro y ministro de Economía, Paulo Guedes, reveló que desarticuló un golpe en marcha que estaba siendo impulsado por el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia; el Supremo Tribunal Federal y el gobernador de São Paulo, João Doria, junto a otros líderes regionales.

En entrevista con la revista Veja, el ministro Guedes explicó que hubo un movimiento para desestabilizar el Gobierno de Jair Bolsonaro. «Tenía cronograma. En sesenta días llevarían adelante el impeachment». En la conspiración, continúa Guedes, estaban involucrados el presidente de la Cámara de Diputados Rodrigo Maia, «gente de la Justicia» y varios gobernadores.

Uno de los mayores enemigos de Bolsonaro, el gobernador de São Paulo, João Doria, del Partido Socialdemócrata, llamó al ministro Guedes intentando detonar el gobierno con su salida. «Paulo, es la oportunidad de salvar tu biografía. Ese gobierno no va a durar más de sesenta días. ¿Puedes hacer un favor? Sálvate».

En otra llamada, Doria repitió a Guedes que saliera del gobierno y salvara su biografía. «El presidente va a caer. En dos meses estará en el suelo. El Supremo lo hará», insistió el gobernador que quiere imponer la vacuna china en el estado, a lo que respondió Guedes: «João, ¿estás loco? Anda a gobernar São Paulo, muchacho. Deja de ser dañino».

Para calmar las aguas, el ministro Guedes decidió llamar a todos los jueces de la Corte Suprema para «intentar entender lo que estaba ocurriendo». El titular de Economía aseguró que se consiguió desmontar el conflicto oyendo a cada uno de ellos. «El juez Gilmar Mendes, por ejemplo, sugirió que el gobierno debería dar una muestra de buena fe, en caso de que estuviese realmente interesado en pacificar las relaciones. La renuncia de Abraham Weintraub fue la muestra. Llamé también al juez Barroso y al juez Fux».

Paulo Guedes, Jair Bolsonaro
Paulo Guedes, ministro de Economía en la administración Bolsonaro.

Las tensiones entre el Gobierno Bolsonaro y el Supremo Tribunal Federal comenzaron a crecer desde que el poder judicial quiso incautar los teléfonos del presidente de la República. Guedes reconoce que la democracia brasileña llegó a estar en riesgo cuando este impasse ocurrió.

Recuerda el economista, que durante una reunión de ministros el extitular de Educación, Abraham Weintraub, quería ir adelante con el conflicto, recibiendo apoyo del presidente. Luego de un discurso polémico de Weintraub, quien era perseguido por el Supremo Tribunal —tras insinuar en un tuit que la pandemia del coronavirus era culpa del régimen chino—, Guedes interfirió para evitar una escalada. «Les dije que estábamos cayendo en una trampa, que el guión ya estaba preparado, que era inapropiado. Los generales presentes me apoyaron».

Allan Dos Santos denunció antes que Paulo Guedes

En agosto de este año, el periodista Allan Dos Santos denunció que miembros del Supremo Tribunal Federal y Tribunal Superior Electoral, el juez Luís Barroso, el juez Edson Fachin y el juez Alexandre de Moraes estaban preparando un golpe en contra del presidente Bolsonaro.

La denuncia del periodista vino después que Igor Tobias, un empleado del TSE, contratase a la empresa alemana Rohde & Schwarz para escanear llamadas telefónicas en Brasilia.

Según los informes, la compañía identificó tres cajones de intercepción en diferentes ubicaciones. El primero, en la residencia del abogado del Partido de los Trabajadores (PT), Antônio Carlos de Almeida Castro (más conocido como Kakay), quien tiene libre tránsito por el STF. El segundo, estaba en la Embajada de China. El tercero, en la embajada de Corea del Norte.

De acuerdo a un reporte de la Terça Livre, Allan Dos Santos acusó a Barroso y a Moraes de prevaricación. «Tienen una información de llamadas telefónicas viniendo de dos embajadas. Eso va contra cualquier ley de seguridad nacional. No avisaron al presidente de la República. Prevaricaron».

Probablemente el presidente Bolsonaro está siendo escuchado por estas maletas que están en posesión de la embajada de Corea del Norte, la embajada de China y la casa de Kakay, abogado del PT (partido de Lula da Silva), puntualizó Allan Dos Santos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Jail Bolsonaro

Bolsonaro sale en defensa de la Policía ante difamaciones de la prensa

Next Article

Entre negar y enfrentar la realidad

Related Posts
Total
0
Share