fbpx

equidad

Minneapolis y Saint Paul sufren descenso masivo de empleos tras aprobación de aumento del salario mínimo

Las subidas del salario mínimo en Minneapolis y St. Paul aún no se han aplicado por completo, pero algunos de sus costes ocultos ya se están haciendo visibles

Los restaurantes y comercios de St. Paul empezaron a recortar puestos de trabajo y a reducir las horas de trabajo incluso antes de que entrara en vigor el nuevo salario mínimo de la ciudad en julio del año pasado, según un par de análisis encargados por el Banco de la Reserva Federal de Minneapolis y la Universidad de Minnesota.

La investigación, publicada el domingo por el St. Paul Pioneer Press, muestra que los restaurantes de servicio completo experimentaron un descenso del 16 % de los puestos de trabajo, mientras que los de servicio limitado, como los locales de comida rápida, sufrieron una caída del 27 %.

Minneapolis, que empezó a subir el salario mínimo dos años, antes que St. Paul, perdió casi 3,000 puestos de trabajo en restaurantes durante el mismo periodo. Los investigadores afirmaron que los resultados sugieren que los restaurantes fueron bastante sensibles a las subidas salariales obligatorias.

“Las estimaciones de pérdida de puestos de trabajo en los sectores de gastronomía, tanto en St. Paul como en Minneapolis, son particularmente grandes en comparación con otros estudios sobre el salario mínimo, lo que implica que al menos algunos negocios de las Ciudades Gemelas fueron bastante sensibles a los aumentos reales o inminentes de los costes laborales”, escribió Lisa Camner McKay, escritora-analista del Instituto de Oportunidades y Crecimiento Inclusivo de la Fed de Minneapolis, en un resumen de las conclusiones.

Hay que señalar que las subidas salariales aún no se han introducido por completo.

El límite salarial seguirá aumentando en los próximos años -a ritmos diferentes según el tamaño de la empresa- hasta 2027, cuando el salario mínimo para las empresas más pequeñas de St. Paul alcanzará los $15 dólares por hora.

Los resultados parecieron sorprender a algunos economistas, que señalaron que la tarea de rastrear los efectos de las subidas del salario mínimo se complicaba por numerosos factores, como la pandemia del COVID-19, los cheques federales de ayuda, el malestar social, la escasez de mano de obra y otros factores.

“Esto debe interpretarse con precaución”, dijo Anusha Nath, economista que trabajó en los análisis para la Fed de Minneapolis.

Los resultados, sin embargo, no deberían sorprender por varias razones.

Para empezar, como han observado el economista Antony Davies y el politólogo James Harrigan, un pequeño porcentaje de los trabajadores americanos gana realmente el salario mínimo, pero un porcentaje abrumador de los que lo hacen son trabajadores de restaurantes. Esto significa que cualquier impacto de las leyes sobre el salario mínimo será probablemente más visible en el sector de la gastronomía.

En segundo lugar, sabemos el efecto general que tienen los aumentos del salario mínimo en los mercados laborales. Como señaló el economista de *Texas A&M, Jonathan Meer, el salario mínimo es un instrumento contundente que tiene varios costos adversos ocultos.

Es cierto que algunos trabajadores pueden beneficiarse de un aumento salarial, pero esto conlleva otras muchas cuestiones. Para algunos trabajadores, señala Meer, esto significa la pérdida de beneficios como el seguro médico o un horario de trabajo flexible. Para otros, como muestra la investigación de Harvard Business Review, supone una reducción de horas y una menor remuneración en general. Para algunos, la carga de trabajo se duplica.

Ninguna de estas compensaciones es atractiva para los trabajadores, pero hay que reconocer que son mejores que el peor efecto de las subidas del salario mínimo: quedarse sin trabajo.

Aunque muchos se resisten a admitirlo, hay pruebas abrumadoras de que las leyes de salario mínimo reducen el empleo.

“[El] conjunto de pruebas y sus conclusiones apuntan fuertemente a los efectos negativos de los salarios mínimos sobre el empleo de los trabajadores menos cualificados, especialmente para los tipos de estudios que se esperaría que revelaran estos efectos negativos sobre el empleo con mayor claridad”, escribieron los economistas David Neumark y Peter Shirley, que recientemente analizaron “todo el conjunto de estudios publicados” desde la década de 1990.

Los políticos progresistas afirman que están luchando contra la pobreza con las alzas del salario mínimo, pero el gran escritor y economista Henry Hazlitt tenía razón cuando señalaba que las leyes de salario mínimo crean pobreza.

“Por un salario bajo se sustituye el desempleo”, observó Hazlitt en su famoso libro La economía en una lección. “Haces daño a todo el mundo, sin una compensación comparable”.

De hecho, lo ocurrido en St. Paul y Minneapolis no es una anomalía. Tras la victoria de la “Lucha por los $15 dólares” en la ciudad de Nueva York en 2015, la Gran Manzana experimentó el mayor descenso intermensual de puestos de trabajo en restaurantes desde los atentados del 11-Septiembre.

Debido a que las leyes de salario mínimo prohíben efectivamente los trabajos que la gente ocuparía de otro modo, el economista Milton Friedman, ganador del Premio Nobel, las consideró como “el caso más claro que se puede encontrar de una medida cuyos efectos son precisamente los contrarios a los que pretenden los hombres de buena voluntad que la apoyan”.

Es cierto que no todos los aumentos del salario mínimo causan el mismo daño. Un salario mínimo muy por debajo del valor de mercado de la mano de obra no tendrá ninguna repercusión económica real, mientras que las subidas relativamente modestas serán menos perjudiciales que los suelos salariales elevados, como muestra el estudio Card-Kruger, citado a menudo.

Pero como revelan los datos de Minneapolis y St. Paul, cuanto mayor sea el aumento del salario mínimo, más perjudiciales serán sus consecuencias económicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
China, El American

China y su penetración imperial en las Américas

Next Article

Periodista Anabel Hernández delata a las 'narcoestrellas' mexicanas

Related Posts
Total
0
Share