fbpx
Minorías raciales, trump, estados unidos

Las familias americanas y las minorías raciales mejoraron su calidad de vida con Trump

Pocos medios lo han mencionado, pero es un hecho: todos los estadounidenses, incluyendo las minorías raciales – hispanos, asiáticos y negros – han mejorado su calidad de vida bajo la administración Trump.

A menudo se habla de la desigualdad en EE. UU., políticos declarados socialistas, como Bernie Sanders, han dicho que Estados Unidos es el país «más desigual del mundo», y que los principales afectados por esta problemática son las «minorías raciales». Algo que, estadísticamente hablando, es falso.

El discurso populista de la justicia social ha calado hondo en la sociedad americana, los demagogos explotan el resentimiento de las masas culpabilizando a los más ricos de las «desigualdades del sistema». Para esos políticos lo más fácil es culpar al millonario antes que proponer soluciones reales.

Pero existe un tema que los socialistas o aquellos que profesan ideas colectivistas evitan a toda costa: la pobreza. Para ellos, hablar de pobres no es prioridad, y es porque su intención no es sacar a la gente de esa trágica situación, sino mantenerlos allí para cautivarlos. Eterna formula aplicada en Latinoamérica, como bien saben los hispanos.

Pero ya que tanto gusta hablar de los «problemas sistémicos de la sociedad americana», ¿por qué poco se destaca que, bajo la administración Trump, la calidad de vida de todos los americanos, en especial las minorías raciales, ha mejorado con logros sin precedentes?

Lo primero que se debe mencionar, y es un hecho indudable, es que la principal fortaleza del gobierno de Trump ha sido el área económica. El robustecimiento macroeconómico ha impactado no solo en el PIB, sino en la vida de los americanos, en especial las minorías raciales. Los mejores índices de empleos de las últimas décadas y la reducción de la pobreza son un ejemplo de ello.

¿Cómo mejoraron la calidad de vida los americanos en general y las minorías raciales en general?

Donde mejor se puede definir la mejoría es en los ingresos por familia, según la oficina del Censo, con datos publicados en el 2019, los niveles económicos y sociales fueron mucho mejores con respecto a años anteriores. En ese sentido, el ingreso medio de una familia creció en más de 4 400 dólares. Es decir, un repunte interanual del 6,8 %.

Informe de la Oficina del Censo.

El informe indicó que el ingreso medio de los hogares mejoró en todas las regiones del país: 6,8 % en el noreste, 4,8 % en el medio oeste, 6,1 % en el sur y 7,0 % en el oeste.

Según indica el portal web Libre Mercado, gracias a esta mejora, «los hogares del país norteamericano llegaron a la pandemia con una renta familiar de 68.700 dólares», lo que también es un récord histórico. «Si se comparan estas cifras con las que heredó la Administración Trump, encontramos que la subida del ingreso mediano de las familias ha sido del 9,7 %, de nuevo en términos reales para descontar la inflación», se lee en el artículo mencionado.

¿Pero quiénes fueron los principales beneficiados de estas notables mejores económicas? La respuesta es sencilla: las denominadas minorías raciales; asiáticos, hispanos y negros.

El problema de las minorías raciales es la pobreza, no la desigualdad

Por ejemplo, hablando en términos reales, la población negra aumentó su renta en un 7,9 %, los hispanos, por su parte, mejoraron un 7,1 %. Los asiáticos, batiendo récords, alcanzaron un impresionante 10,6 % de mejora en su renta y estaban a muy poco de alcanzar la asombrosa cifra de 100.000 dólares en los ingresos medios por hogar.

Entonces, si el análisis continúa en materia de desigualdades (que no es el problema real) el presidente que más ha hecho por los americanos a nivel económico, de ingresos y empleo, incluyendo minorías raciales, es Trump. Y es un hecho.

Pero aquí hay otro punto notable, si se dirigen el índice o coeficiente GINI, la desigualdad de renta solo ha caído de 0,489 a un 0,484 entre los años 2016-2019. Entonces, si bien la administración Trump rompió, de cierta forma, una brecha salarial; aquí lo importante no es que atacó las desigualdades, sino la pobreza.

Este dato es más esclarecedor: «La tasa oficial de pobreza alcanzó mínimos históricos en 2019, con un 10,5 % que supone 1,3 puntos menos que un año antes», según Libre Mercado. Para contextualizar, sería la reducción de los índices de pobreza más acelerada de la historia.

Cuantitativamente, unos cuatro millones de estadounidenses dejaron de ser considerados pobres, una cifra que alcanzaría los 6.6 millones si se consideran también los años 2017 y 2018. Y eso que en Estados Unidos los parámetros para definir quién es pobre y quién no son mucho más estrictos que en Europa. De allí que un 20 % de los americanos que son considerados pobres tienen mejores ingresos y mejor calidad de vida que el promedio de las personas en Europa, y ni hablar de Latinoamérica.

Histórica reducción de pobreza

Pero no solo eso, ¿cómo se beneficiaron las minorías raciales de estos mínimos en materia de pobreza? De la siguiente forma:

La población asiática tuvo una reducción de 2.8 puntos en el número de pobres, la población negra alcanzó los 2 puntos negativos y, además, por primera vez en la historia la pobreza entre afroamericanos se ubicó por debajo de los 20 puntos porcenuales. Con relación a la población hispana, la tasa bajó 1.8 puntos.

El número de empleos generados bajo la administración Trump también fue clave para alcanzar estos hitos. Por ejemplo, la oficina del Censo precisó que el número de trabajadores a tiempo completo se incrementó en aproximadamente 1.2 millones de personas entre 2018 y 2019.

Así que debe tenerse muy presente: ninguno de estos logros se habría obtenido sin la creación de nuevos puestos de trabajo de calidad. Y esto es un gran logro del gobierno de Trump.

Si bien la pandemia hizo que el mundo entrara en recesión, propinándole un golpe gigante a la economía de EEUU, no hay que olvidar que en septiembre del 2019, tenía su tasa de desempleo en los números más bajos luego de 65 años (3,5 %). Y que, pese a que la crisis económica sigue presente y el virus sigue proliferando, la economía de EEUU y los trabajos se están recuperando rápidamente.

Conclusión: fue Trump, junto a sus medidas impositivas y su apuesta fuerte por sacar restricciones y regulaciones, las que mejoraron la calidad de vida de los estadounidenses. Para las elecciones del 3 de noviembre hay dos bandos: el mismo que hizo crecer la economía los últimos 4 años, o el de Biden que dice que luchará contra la desigualdad aplicando una receta radicalmente opuesta a la Republicana. Será el pueblo americano el que decida si creer al relato, o al dato.

Total
2
Shares
1 comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Espacios de libertad

Next Article

El destino es Venezuela, no Escandinavia

Related Posts
Total
2
Share