fbpx



Courage - El American

Modelos de coraje: Jan Nowak-Jezioranski

Quizás todos deberíamos hacernos la misma pregunta. ¿Cuánto valor poseemos en nuestro interior para defender los valores que apreciamos?

[Read in English]

El valor no es exclusivo de ningún país o cultura. Los héroes valientes, pasados y presentes, pueden encontrarse en todas partes si uno simplemente los busca. Sin embargo, es lo suficientemente raro como para que deseemos más de él. Se presenta en dos formas, la física (como en un campo de batalla) y la moral (como en los principios elevados).

El difunto escritor de ciencia ficción Ray Bradbury celebraba el valor. Una vez dijo: “Ve al borde del precipicio y salta. Construye tus alas al bajar”.

Escribiendo en Reader’s Digest en 1964, el famoso evangelista Billy Graham lo abordó así:

“El valor es contagioso. Cuando un hombre valiente adopta una postura, las espinas de los demás suelen endurecerse. El compromiso con las grandes causas hace a los grandes hombres. Lo siento por el hombre que nunca ha conocido la estimulante emoción de adoptar una postura y mantenerla sin miedo. El valor moral tiene recompensas que la timidez nunca podrá imaginar. Como una inyección de adrenalina, inunda el espíritu de vitalidad”.

Billy Graham

Mark Twain observó que una forma de valor parece ser menos frecuente que la otra: “Es curioso que el valor físico sea tan común en el mundo y el valor moral tan raro”.

¿Es el valor uno de los muchos rasgos admirables o merece una atención especial? Sobre esta cuestión, Winston Churchill fue tajante: “El valor se considera con razón la primera de las cualidades humanas, porque es la cualidad que garantiza todas las demás”.

Creo que Churchill tenía razón. En un mundo peligroso, las personas tímidas -por muy buenas que sean- no pueden ser durante mucho tiempo un pueblo libre. Y sin libertad, la vida sería insufrible. Por ello, quiero dejar constancia de mi apoyo a un “Día del Valor” anual, un día especial en el que contemplemos la importancia de la valentía y celebremos a aquellos que lograron cosas estupendas gracias a ella.

Cuando necesito inspiración en este asunto, suelo recurrir a un país por el que siento un especial cariño: Polonia. En tiempos de grandes desafíos (y Polonia ha sufrido más que su cuota de desafíos a lo largo de los siglos), los héroes del coraje surgen en abundancia de entre el pueblo polaco.

Maria Sklodowska-Curie fue una científica pionera que dio su vida para avanzar en la comprensión de la radiación y el átomo. Stanislaw Lem fue un escritor de ciencia ficción que socavó primero a los nazis y luego a los soviéticos. Por su franqueza, Ferdynand Ossendowski se ganó el odio personal de Vladimir Lenin. Witold Pilecki se ofreció como voluntario para entrar en el campo de concentración de Auschwitz y así poder crear en secreto una resistencia clandestina. Hace cien años, los combatientes polacos salvaron a Europa de una ola comunista. Décadas más tarde, el joven sacerdote polaco Jerzy Popieluszko fue martirizado por su valor al oponerse a los títeres soviéticos en Varsovia. Y en los últimos años del imperio soviético, los patriotas polacos crearon un vasto y sorprendente movimiento clandestino que ayudó a derrocarlo en 1989.

A la lista de polacos valientes, quiero añadir otro: Jan Nowak-Jezioranski. Periodista y economista, reunió un inmenso valor durante la ocupación nazi de Polonia y más tarde se convirtió en un destacado locutor. Este es su currículum:

Poco después de que Alemania invadiera Polonia en 1939, se unió a la Resistencia. Fue capturado por los alemanes. Luego, logró escapar y organizar publicaciones en alemán para hacer guerra psicológica contra los nazis.

Actuó como enviado entre el Ejército Nacional Polaco y el Gobierno polaco en el exilio, frustrando numerosos intentos nazis de capturarlo durante sus viajes clandestinos. Sus audaces aventuras fueron el centro de una película reciente, “El luchador de la resistencia“. Realizó cinco misiones secretas entre Varsovia y Londres, transportando documentos confidenciales en ambas direcciones.

Fue el primer periodista que informó sobre el levantamiento de los judíos polacos en el gueto de Varsovia en 1943. Un año después, luchó en el frente del Levantamiento de Varsovia, considerado como “el mayor esfuerzo militar realizado por cualquier movimiento de resistencia europeo durante la Segunda Guerra Mundial”.

Después de la Guerra, siguió luchando contra la opresión como locutor de la BBC y luego de Radio Europa Libre. Incluso fue asesor de dos presidentes estadounidenses, Jimmy Carter y Ronald Reagan. Murió en 2005 a la edad de 90 años.

Jan Nowak-Jezioranski se jugó la vida una y otra vez por la libertad de Polonia. Su valor sigue siendo una inspiración para millones de polacos hasta el día de hoy.

Me he preguntado muchas veces si, en circunstancias similares, yo habría tenido el valor de las personas que he citado aquí. No sé la respuesta. Ciertamente, espero haber estado a la altura. Quizás todos deberíamos hacernos la misma pregunta. ¿Cuánto coraje poseemos en nuestro interior para defender los valores que apreciamos?

Yo lo sé con certeza: Mirar a modelos de coraje como Jan Nowak-Jezioranski para inspirarnos nos ayudará a crecer en coraje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Katherine Tai - El American

Estados Unidos suspende por 4 meses aranceles al Reino Unido

Next Article
inmigrantes - joe biden

Políticas migratorias fuera de control: liberan a indocumentados con COVID en Texas

Related Posts
Total
0
Share