fbpx
covid media paranoia - cobertura de los medios del covid-19 - el american

¿Cuántas personas morirán por la cobertura de los medios sobre el COVID-19?

Los medios de comunicación han vendido una crisis que no existe por unos cuantos clics y unos cuantos seguidores en Twitter. ¿Cuántas personas que dudan de las vacunas morirán a causa de esto?

[Read in English

La última y peor variante de COVID-19 no es la variante delta, lambda, o la variante “doomsday”, que parece salida de una película de ciencia ficción, sino la paranoia desinformativa empujada por la cobertura de los medios sobre el COVID-19.

En las últimas semanas, los casos de COVID-19 y las hospitalizaciones en todo Estados Unidos han ido en aumento. La media de 7 días de casos en USA superó los 100,000 y la media de 7 días de ingresos hospitalarios supera los 7,000 por primera vez desde febrero. Sin embargo, los CDC sólo informaron de 2,976 muertes en los últimos 7 días, lo que supone menos de una persona por cada 100,000 habitantes. Para ponerlo en perspectiva, los CDC informaron de más de cinco muertes por cada 100,000 habitantes en febrero.

¿Qué ha cambiado desde entonces? Que la mitad de la población americana está vacunada. La mayoría de los casos, ingresos hospitalarios y muertes provienen de personas no vacunadas. Hasta el 26 de julio, sólo 7,527 personas vacunadas de entre 163 millones han sido hospitalizadas, un gran total del 0,01 %, y de ellas, 1,507 han muerto (dejaré que hagan las cuentas al respecto).

Así pues, las vacunas están funcionando como se esperaba, incluso ante la variante delta de rápida transmisión: los efectos secundarios y los casos de ruptura son extremadamente raros, pero hay una ligera posibilidad de contraer COVID-19, aunque sea de forma asintomática o con algunos síntomas leves.

Esto debería dar esperanza a la gente y ayudarnos a imaginar un mejor futuro en el corto plazo si continúa el éxito de la campaña de vacunación. Sin embargo, como suele suceder con las irresponsables élites mediáticas de Estados Unidos, este no es el caso.

Una persona que acostumbre leer los medios de comunicación liberales y siga de cerca las declaraciones de la Casa Blanca y de los CDC, podría pensar que la situación es muy diferente.

La cobertura de los medios sobre el COVID-19

Newsweek publicó un artículo alarmista titulado “Una variante del COVID peor que delta y lambda podría estar llegando, dicen los científicos”, con una imagen frontal increíblemente sombría (y fea, para ser honestos).

Y, por supuesto, el artículo es un completo disparate. Si quieres torturarte leyéndolo, adelante, pero después de hacer sonar las alarmas sobre una potencial “variante del juicio final”, el artículo dice más o menos que te está mintiendo para conseguir clics:

“¿Existe una variante del día del juicio final que se desentiende de las vacunas, se propaga como un reguero de pólvora y deja a sus víctimas mucho más enfermas que todo lo que hemos visto hasta ahora? Las probabilidades de que veamos esa triple amenaza no son altas, pero los expertos no pueden descartarla”.

“Con todo, las posibilidades de que un virus en la población produzca una variante mucho más peligrosa en el transcurso de un año serían normalmente muy bajas”.

Pero no se trata sólo de Newsweek. El New York Times tuiteó el 30 de julio que “La variante delta es tan contagiosa como la varicela y puede ser propagada por personas vacunadas con la misma facilidad que las no vacunadas, según un informe interno del C.D.C.”. El Washington Post también publicó un artículo titulado “Un estudio de los CDC muestra que tres cuartas partes de las personas infectadas en el brote de COVID-19 de Massachusetts estaban vacunadas.” Sólo después de las críticas de la Casa Blanca y de decenas de personas en las redes sociales, los medios decidieron añadir más contexto.

Y por si fuera poco, los CDC y la Casa Blanca también han jugado a la paranoia. Incluso aunque han expresado su frustración por la cobertura de los medios de comunicación, la doctora Leana Wen, analista médica de CNN, ha dicho que los CDC no están viendo el panorama general. Y se nota.

La jefa de los CDC, Rochelle Walensky, se sumó al alarmismo y dijo que el COVID está a sólo unas mutaciones de evadir las vacunas y también añadió que estas no previenen la transmisión el mismo día en que los CDC publicaron un estudio que muestra que las personas no vacunadas tienen más del doble de probabilidades de contraer el COVID-19 por segunda vez que las personas vacunadas.

Por si fuera poco, Biden dijo a las personas no vacunadas que no son inteligentes. Clásico marketing político: insultar a la gente para que se una a tu causa.

Un par de días más tarde, Karine Jean-Pierre, portavoz de la Casa Blanca, no descartó nuevas cuarentenas en una rueda de prensa para luego retractarse unas horas más tarde.

Más descarada aún es la campaña contra el gobernador de Florida, Ron DeSantis. A lo largo de la pandemia, Florida ha estado cerca de la media de infecciones, hospitalizaciones y muertes en Estados Unidos. Sin embargo, los medios de comunicación de izquierda han tratado de pintarlo como el principal ejemplo de cómo no hacer frente a la pandemia, a través de pura paranoia. Florida ha registrado una media de 7 días de 88 muertes, lo que supone alrededor de 0,3 muertes por cada 100,000 habitantes. Mientras tanto, casi el 60 % de las personas mayores de 18 años en Florida están totalmente vacunadas, justo dentro de la media de Estados Unidos.

Algunas de estas situaciones son percances: un titubeo en una rueda de prensa o una mala respuesta en una entrevista. Otras son mucho más elaboradas, como la campaña de intimidación de la Casa Blanca contra las personas no vacunadas, los temibles titulares que los medios corporativos han publicado para ganar unos cuantos clics, y la campaña inventada contra el gobernador DeSantis.

Claro, si leemos el artículo completo, vemos la conferencia de prensa entera, tendremos todo el contexto. Muchos de estos medios dieron marcha atrás y volvieron a publicar titulares con más contexto, y algunos han empezado a cubrir la variante del delta de forma más responsable.

Sin embargo, la primera impresión suele ser la única. ¿Cuántas personas reticentes a las vacunas podrían ser aún más a vacunarse después de una cobertura tan irresponsable y una comunicación tan terrible por parte de la Casa Blanca y los CDC? Es difícil saberlo. Pero pongámonos en el lugar de una persona reacia a vacunarse por un segundo.

Quizá sea el hecho de que las vacunas sólo están aprobadas por la FDA para uso de emergencia, o los posibles efectos secundarios, o las dudas sobre la eficacia de la vacuna; tal vez esta persona sea una persona joven y sana que piensa que no necesita la vacuna. O quizá conozca a alguien que haya sido uno de esos raros casos de Guillain-Barré debido a la vacuna.

Tal vez estaba pensando en vacunarse. Después de todo, queremos volver a la normalidad. Entonces, lee estos titulares alarmistas que implican que las vacunas no funcionan, que incluso si se pone la vacuna, tendrá que usar una mascarilla, y que podríamos volver a cuarentenas. Que puede acabar hospitalizado tanto si se vacuna como si no, ¿para qué molestarse?

Y, en lugar de tratar de convencerlo, el gobierno lo llama estúpido y trata de obligar a vacunarse en las principales ciudades del país. ¿Se vacunará esa persona? Difícilmente. Y esto probablemente signifique que a Estados Unidos le costará alcanzar el objetivo del 80 % de la tasa de vacunación en un futuro previsible y provocará más muertes entre los no vacunados, que probablemente seguirán sin vacunarse.

Cuando comenzó la pandemia, los medios de comunicación y la élite del entretenimiento trataron de pintar la situación como si todos estuviéramos juntos en esto: Si todo el mundo hace su parte, volveremos a nuestra vida normal más pronto que tarde. Sin embargo, parece que algunos están más juntos que otros. Los medios de comunicación han vendido una crisis que no existe por unos cuantos clics y unos cuantos seguidores en Twitter. ¿Cuántas personas que dudan de las vacunas morirán por la penosa cobertura de los medios sobre el COVID-19?

Las vacunas funcionan y son la mejor manera de volver a la normalidad. Desde el principio, ese debería haber sido el mensaje, pero rara vez lo fue. El mayor problema del COVID ahora mismo en Estados Unidos no es la variante delta, sino la paranoia alimentada por los medios de comunicación que intenta fabricar una crisis que no existe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
evictions-biden-moratorium

La moratoria de evicción de Biden es ilegal y arbitraria

Next Article
Pierluisi admitió fallas, el american newsroom puerto rico

Pierluisi admitió fallos en reconstrucción de escuelas afectadas por terremotos en Puerto Rico

Related Posts
Total
25
Share