fbpx

Movimiento Victoria Ciudadana, el partido que busca aplicar las ideas de AOC en Puerto Rico

Los proyectos económicos y culturales del partido puertorriqueño tienen muchas similitudes con las ideas de extrema izquierda

[Read in English]

Puerto Rico está dominado políticamente por los partidos tradicionales: el Partido Popular Democrático y el Partido Nuevo Progresista. Ambos son ideológicamente complejos, pues tienen actores políticos e ideas partidistas que van desde la centroizquierda hasta la centroderecha. Sin embargo, en medio de una crisis económica sin precedentes empiezan a irrumpir fuerzas políticas que amenazan con quebrantar la hegemonía bipartidista. Una de ellas es el Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), un partido político presentado como moderado socialdemócrata, pero con propuestas de izquierda profundamente radicales en lo económico y marcadamente progresistas en lo social.

Fundado en 2019, al MVC no le afectó su “inexperiencia” en las elecciones generales de 2020, pues logró ganar 4 escaños (2 representantes y 2 senadores) en el Congreso puertorriqueño, algo notable para un partido nuevo. Asimismo, su excandidata, Alexandra Lúgaro, sacó un 15 % de los votos en la contienda para gobernador y Manual Natal Albelo, actual líder político del movimiento, estuvo compitiendo hasta el último momento para conseguir la intendencia de San Juan en una elección cerrada con el Partido Nuevo Progresista. A Natal tan solo le faltaron unos 2,000 votos para hacerse con el triunfo.

Pese a no ganar ni la gobernación ni la intendencia de San Juan, los dos cargos más importantes en la isla, la elección general para el Movimiento Victoria Ciudadana fue positiva, pues se presentó como una alternativa popular a los partidos tradicionales. ¿Quiénes son sus líderes?, ¿cuáles son sus propuestas e ideas?, ¿qué busca este novel partido?, ¿con quién se puede comparar a nivel internacional? y ¿qué tan peligroso puede ser para la isla?

«Descolonización»: ni tan cerca, ni tan lejos con el bipartidismo

Los partidos tradicionales boricuas tienen dos puntos principales que difieren entre sí. La mayoría del partido Popular Democrático aboga por mantener a Puerto Rico como un Estado Libre Asociado, mientras que la del Partido Nuevo Progresista históricamente aboga por una anexión a Estados Unidos.

Allí el Movimiento MVC irrumpe y marca tan solo un poco de distancia: «Proponemos un proceso que garantice la participación equitativa de opciones descolonizadoras, entiéndase: estadidad, independencia y libre asociación»

Es decir, en este punto tan controversial el partido aún no muestra su verdadera naturaleza. Por ejemplo, esto dijo el senador socialista Rafael Bernabe, miembro del MVC, a la revista Jacobin:

«Adoptamos la posición de no asumir la defensa de una opción de status. Es decir, Victoria Ciudadana no defiende ni la estadidad, ni la independencia, ni tampoco la libre asociación, que son las tres opciones que históricamente se han impulsado».

«Victoria Ciudadana plantea que Puerto Rico es una colonia y que hay que salir de esa subordinación colonial. Plantea que tenemos que diseñar un mecanismo para ello, y hacemos una propuesta en ese sentido. Pero el movimiento está abierto a personas que defiendan o que apoyen cualquier opción de status».

¿Qué interpreta MVC como subordinación colonial? No lo explican, pero basándose en la evidencia histórica hay quienes en Puerto Rico asumen que existe una influencia innecesaria de poder de Washington sobre San Juan.

El problema es grande y el debate complejo, porque en el propio Estado hay diferencias de opiniones entre lo que es mejor para Puerto Rico: la estadidad, la independencia o mantenerse como un Estado Libre Asociado que los deja en ese complejo estatus de «Ni Estado, ni colonia», como se explica en un reportaje de la BBC.

Por ello, Victoria Ciudadana decide no meterse directamente en el barro y opta por seguir con su retórica «antiimperialista» mediante un supuesto proceso de «descolonización» poco claro.

«Descolonización es eliminar el dominio de un país sobre otro. Para Puerto Rico, será la transición a un estatus no territorial, no colonial», dice el MVC en su propuesta que, básicamente, plantea una «Asamblea Constitucional de Estatus» donde el pueblo elija si ser representando por delegados independientes que negocien con Estados Unidos el estatus de la isla.

Luego de decidir el estatus con USA, la decisión se someterá a un referéndum final. A efectos prácticos, su solución no propone nada nuevo, pero igual se desvincula del bipartidismo.

Manuel Natal, Movimiento Victoria Ciudadana, izquierda radical
El excandidato a la Alcaldía de San Juan por el Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Manuel Natal. (EFE)

Un partido de izquierda radical, similar a AOC, Sanders y Podemos

Haciendo una similitud con base en su proyecto político, el MVC es similar al partido de extrema izquierda español Podemos. También tiene muchos puntos en común con las propuestas de otros políticos americanos radicales progresistas como Alexandria Ocasio-Cortez y Bernie Sanders, quien es un abanderado de Victoria Ciudadana.

Su plan económico tiene muchos detalles que recuerda al Green New Deal, pues también busca «Implantar políticas energéticas, urbanas, de transportación y de infraestructura dirigidas a proteger el ambiente» y la «Transición acelerada a la energía renovable y cierre de plantas de carbón»; ambos detalles calcados del Socialist Squad del Congreso americano.

Lo que vincula al MVC con el partido español Podemos o los políticos americanos progresistas como AOC o Sanders no es únicamente su plan económico radicalmente estatizado o sus planes de salud y educación socializados, también está la lucha social basada en la raza o género tan común en la izquierda progresista moderna. Básicamente, MVC se vende como aliado feminista, como enemigo del racismo y como defensor de los derechos de la comunidad LGBT.

Uno de sus objetivos, idéntico al de la propuesta podemita, también pasa por establecer un salario mínimo que le «permita vivir a la gente por encima del umbral de pobreza» y también establecer un «salario base mayor al mínimo en industrias cuya capacidad económica lo permita». En ningún punto especifica cómo implementará su plan ni si habría negociaciones con las empresas o utilizaría la fuerza coercitiva del Estado para imponer los salarios.

El plan económico está lejos de ser uno netamente económico, pues también está enfocado en temas sociales, educativos, medioambientales y de salud. La única política relacionada con la economía en sí misma es el plan fiscal, dirigido a «evitar la evasión» y aumentar los impuestos bajo el principio de «quien más tenga, más aporte».

El propio plan económico del Movimiento Victoria Ciudadana señala que pondrá «énfasis en atajar la alta evasión contributiva, revisaremos las leyes de contribuciones sobre ingresos, las de herencia, de bienes de capital, los catastros, los subsidios empresariales, así como todos los instrumentos que tiene un gobierno para generar y distribuir ingresos».

Es decir, mediante las cargas impositivas pretenden tomar el dinero ciudadano o de los empresarios para redistribuirlo. Si ya de por sí es complicado lograr inversión foránea en Puerto Rico en medio de una crisis económica notable, el aumento de la tributación no parece ser la mejor opción para atraer capitales extranjeros.

Lo último no parece ser un problema para MVC, pues su plan económico, de hecho, es un plan social: «utilizaremos políticas de acción afirmativa hacia los y las desfavorecidos/as, focalizando en las mayores urgencias y lo haremos en consulta con la ciudadanía».

Una parte interesante es que el Movimiento busca fomentar el «empresarismo social», que no es otra cosa que un plan empresarial donde no se buscan ganancias económicas, sino cambios sociales.

Como puntos importantes, el partido tampoco está a favor de la privatización de los servicios esenciales y bienes públicos. En su defecto, manifiesta que busca crear una «Reforma gubernamental con participación laboral y ciudadana, para alcanzar mejores servicios y eficiencia».

Históricamente, las reformas gubernamentales más exitosas fueron aquellas que achicaron el tamaño del Estado volviéndolo más eficiente y mucho menos burocrático. No obstante, no parece ser el caso del Movimiento Victoria Ciudadana, que, de hecho, plantea un Estado mucho más presente en el área de salud, educación, economía, servicios en general y la cultura.

Las figuras del Movimiento Victoria Ciudadana

Una de las figuras más relevantes del MVC es Manual Natal Albelo (35 años), quien fue uno de los diez fundadores del partido y ahora funge como el coordinador general. Pese a su juventud, Natal fue miembro de la Cámara de Representantes de Puerto Rico durante ocho años. Antes de estar en el MVC fue miembro activo del Partido Popular Democrático, de visiones diametralmente opuestas.

Natal fue electo como líder del movimiento luego de estar al filo de llevarse las elecciones para la intendencia de San Juan en 2020 y también después de que su pareja, Alexandra Lúgaro, renunciara al partido para irse a trabajar a la organización sin fines de lucro Foundation for Puerto Rico.

Antes de irse a la fundación, Lúgaro compitió como candidata de Victoria Ciudadana para el cargo de gobernador en 2020. Obtuvo el 15 % de los votos. La decisión de dejar la política para trabajar en Foundation for Puerto Rico le valió muchas críticas, porque Jon Borschow, su nuevo jefe en la organización, es uno de los empresarios que el propio MVC siempre criticó.

Movimiento Victoria Ciudadana, Alexandra Lugaro
La excandidata a la gobernación de Puerto Rico por el MVC, Alexandra Lúgaro. (EFE)

Otro de los referentes del Movimiento Victoria Ciudadana es Rafael Bernabe, un prominente líder socialista puertorriqueño electo como senador en las elecciones generales del 2020.

Bernabe dio una entrevista a la revista izquierdista Jacobin en enero del 2021 haciendo un balance de las elecciones generales del 2020 para el MVC. En dicho espacio Bernabe aseguró que «Puerto Rico es tierra fértil para el avance de ideas anticapitalistas».

Mariana Nogales Molinelli, abogada que actualmente ostenta el cargo de portavoz de la Minoría en la Cámara de Representantes de Puerto Rico, quien se define como feminista y defensora de los derechos humanos, es otra de las caras importantes del MVC.

Como dato curioso, en el Movimiento Victoria Ciudadana también se encuentra Edwin Cornier Colón, un joven de apenas 18 años que logró ganar el cargo de legislador municipal de Aguadilla con 1,639 votos. Colón es el más joven en ganar un cargo en la legislación boricua.

El cambio cultural del Movimiento Victoria Ciudadana

Definitivamente es un movimiento que busca cambios culturales radicales en Puerto Rico, una isla donde los valores conservadores están muy bien arraigados y donde el cristianismo y la institución de la familia son dos pilares en la isla. De hecho, el partido izquierdista admite que busca cambios sustanciales.  

«Estableceremos políticas públicas para producir cambios culturales que erradiquen el machismo, la homofobia, la lesbofobia, la transfobia, la xenofobia y el racismo de nuestras prácticas sociales. Para erradicar el discrimen por género nos comprometemos a romper con el paradigma binario y heterocisnormativo», se lee en parte de la propuesta de «Género y LGBTTIQ+» del movimiento.

«La integración de la perspectiva de género y derechos humanos en todas las gestiones públicas, en el desarrollo, implementación y evaluación de todo lo económico, del gasto público, presupuestos gubernamentales, reformas contributivas, financiamiento y políticas fiscales gubernamentales» es otra de las ideas en la agenda del MVC.

Rafael Bernabe, Movimiento Victoria Ciudadana
El senador socialista Rafael Bernabe. (EFE)

Deuda pública o subsidios: la contradicción de Victoria Ciudadana

Así como señaló el senador Bernade, Puerto Rico padece un contexto complejo donde es fácil vender ideas buenistas y anticapitalistas. La corrupción, la crisis, la gran deuda pública y el aumento de la pobreza son temas de los que se nutre MVC para aprovechar un descontento social palpable.

El problema, básicamente, es que la propuesta del movimiento izquierdista no busca generar cambios sustanciales que ayuden a resolver problemas estructurales que azotan a los puertorriqueños.

La pobreza solo puede reducirse a través de empleo, inversión y educación. Los primeros dos puntos se generan a través de crear un clima y un ambiente comercial próspero y atractivo para la inversión. Lo segundo se puede lograr de muchas formas, incluso con la mano del Gobierno, pero para ello se necesita las arcas públicas saneadas.

Justamente ese es uno de los dilemas: Victoria Ciudadana está en contra de la deuda porque busca autonomía financiera, pero tampoco está a favor de la austeridad, que es la única forma de reducir la deuda pública. Históricamente, centenares de países tuvieron que pasar amargos años de austeridad, reducción del tamaño del Estado y del gasto público para sanear las arcas estatales. Esa es la llamada liberalización económica que dio muchos éxitos en países como Estonia, Polonia, Botsuana, entre otros.

Sin embargo, el propio Bernabe dijo que el MVC está en contra del “neoliberalismo” y expuso un programa totalmente estatatizado, muy similar a países como Venezuela y Argentina.

Victoria Ciudadana quiere aumentar el gasto público, los subsidios y el tamaño del Estado. Para ello necesitará generar ingresos a las arcas estatales mediante los impuestos, en medio de una crisis económica.

Más allá de la economía, su propuesta cultural no es mucho menos inquietante, yendo en contra de los valores tradicionales de la sociedad boricua y buscando exportar ideologías y «políticas identitarias» que están generando coyunturas y problemáticas de polarización social en Estados Unidos, Europa y buena parte del mundo.

El movimiento gana fuerza, aprovechando el descontento hacia los partidos tradicionales que atraviesan momentos de zozobra y crisis internas que pueden dejarle una brecha de camino a la izquierda más radical de Puerto Rico.

1 comment
  1. Wow, Emmanuel. Qué mucho disparate escribes en esta pieza. Mis partes favoritas son cuando intentas atacar al “senador socialista Rafael Bernabe”, para justo después plantear sus ideas con las cuales ningún ser humano con mente propia estaría en contra.

    Casi como: “el maldito socialista Bernabe que quiere un salario digno para todas las personas”.

    ¡Uy, qué miedo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
El comunista Pedro Castillo saca 11 puntos de ventaja a Fujimori en presidenciales de Perú, según encuesta

Pedro Castillo no es conservador

Next Article
bannon, impuestos a los más ricos, impuestos, USA, trump, biden

Steve Bannon propone aumento de impuesto para ricos

Related Posts
Total
1
Share