fbpx
Inflación, El American

Principal economista de Clinton califica de “negación de la ciencia” la propuesta de Biden para frenar la inflación

Para los problemas de la cadena de suministro, el gobierno debe evitar las políticas del pasado

Por Peter Jacobsen *

En la Fundación para la Educación Económica (FEE) llevamos discutiendo las recientes tendencias inflacionarias desde mayo de 2021. Desgraciadamente, los expertos tardaron varios meses en reconocerlo como un problema, pero ya no se puede ocultar. Con una inflación que ha batido récords en los últimos meses, el aumento de los precios que están sintiendo los americanos ya no puede ser ignorado.

Así que, después de ignorar la inflación, decir que solo será “transitoria” y decir que la inflación no es gran cosa, muchos se están viendo obligados a abordarla. Por desgracia, algunos de los remedios sugeridos son incluso más decepcionantes que la negación inicial.

Una de las “soluciones” que propone la administración Biden es que el gobierno debe hacer cumplir las normas que impiden que los mercados se conviertan en monopolios, conocidas como leyes “antimonopolio”.

La lógica es algo así. Los monopolios pueden cobrar precios más altos, por lo que detener los monopolios impedirá que los precios suban. Si no se piensa demasiado, esto tiene una cantidad superficial de sentido. Sin embargo, en la realidad, es poco probable que funcione.

Will the new Press Secretary be just as awful as Jen Psaki?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Lawrence Summers, economista y exsecretario del Tesoro de Bill Clinton, equiparó la idea de utilizar el antimonopolio para luchar contra la inflación con la “negación de la ciencia”.

La explicación es clara. En cualquier tipo de ciencia, tanto en las ciencias sociales como en las naturales, es una obviedad que las constantes no pueden explicar los cambios. Si algo es idéntico a como era ayer, no puede explicar que otra cosa cambie.

Si una amiga se deshace de todo su armario y lo sustituye por jerseys de cuello alto y vaqueros azules, y le preguntas por qué lo hizo, una respuesta del tipo “me gusta el azul” sería insatisfactoria. Si a tu amiga le gustaba el azul el año pasado, el hecho de que le guste el azul no puede explicar por qué esperó hasta hoy para cambiar todo su armario. En cambio, si tu amiga explica que ha montado su propio negocio y, por tanto, no tiene que ajustarse a un código de vestimenta corporativa, esto tiene más sentido. Un cambio llevó a otro cambio.



Del mismo modo, la existencia de monopolios no puede explicar el aumento de los precios. Es cierto que las industrias formadas por monopolios tendrán precios más altos, pero si una empresa era un monopolio ayer y hoy, no hay ninguna razón por la cual la empresa pueda subir los precios de repente en la actualidad. Si los monopolistas pueden subir los precios hoy y obtener más ganancias, ¿por qué no lo hicieron ayer? Algo más debe haber cambiado.

Esta línea de razonamiento es similar a la afirmación de Elizabeth Warren de que la inflación es causada por empresas codiciosas, una afirmación que no tiene sentido, como explica Brad Polumbo de FEE. Si las empresas suben los precios hoy porque son codiciosas, ¿implica esto que no eran codiciosas ayer? ¿Son más codiciosas hoy que ayer? De nuevo, la codicia es una constante: las empresas siempre intentan maximizar sus ganancias. Este deseo invariable no puede explicar los cambios.

En este punto, un partidario del plan de la administración podría argumentar que quizás las industrias se están volviendo más monopolistas. Si ese es el caso, entonces esperaríamos un aumento de los precios. Pero, como aclara Summers en su hilo de Twitter, no hay ninguna prueba que sugiera que el poder de los monopolios haya aumentado a medida que la inflación ha subido.

De hecho, es posible que las nuevas regulaciones antimonopolio o el aumento de las normas de aplicación de la ley conduzcan a un aumento de los precios. A medida que los gobiernos aumentan la carga de cumplir los requisitos normativos, las empresas que tienen más dificultades para cumplir estos requisitos pueden decidir abandonar el mercado o no entrar en él. Cuando las empresas deciden no entrar o salir de un mercado, la oferta es relativamente menor de lo que sería en otras circunstancias. Y cuando la oferta disminuye, los precios suben.


Por último, las leyes antimonopolio son problemáticas porque ignoran la naturaleza del funcionamiento real de los mercados. Cuando los expertos tratan de identificar el monopolio, comparan el mundo con el modelo ideal de lo que los economistas llaman “competencia perfecta”. El problema de esta norma es que el modelo de competencia perfecta es un punto de referencia horrible para la realidad, porque no es realista.

El modelo supone que las empresas ofrecen bienes completamente idénticos, que todo el mundo tiene un conocimiento completo de todas las cosas relevantes para el mercado y que hay una entrada perfectamente libre en el mercado. En su obra The Meaning of Competition, el economista F. A. Hayek, galardonado con el Premio Nobel, explica que estos supuestos nos llevarían a creer que prácticas como la publicidad, la subcotización y la mejora de los bienes son anticompetitivas. Hayek concluye que “la competencia ‘perfecta’ significa, de hecho, la ausencia de todas las actividades competitivas”.

Las medidas antimonopolio, al basarse en una imagen irreal de la economía, amenazan con socavar la verdadera competencia dinámica en la que participan las empresas. Esta amenaza a la verdadera competencia significa que seguramente habrá productos peores y más caros.

La aplicación de medidas antimonopolio no es la única mala idea que se propone para atajar la inflación. Un reciente artículo de la profesora Isabella Weber en The Guardian aboga por el uso de leyes que impidan a las empresas subir los precios, lo que se conoce como controles de precios.

El problema con los controles de precios es que no hacen nada para aliviar el hecho de que los bienes y servicios son escasos. Si los precios se mantienen artificialmente bajos, los consumidores tienen menos incentivos para consumir menos de un bien y los productores tienen menos incentivos para producir más.

Como resultado, la cantidad demandada empieza a superar la cantidad ofrecida. En otras palabras, se produce una escasez. Los individuos deben entonces competir por los recursos escasos de formas distintas a la competencia de precios. Por ejemplo, la gente compite esperando.

Como destaqué en un artículo anterior, esta situación exacta se produjo a mediados de la década de 1970, cuando Richard Nixon impuso controles de precios a la gasolina. El resultado de estas políticas fue que se formaron colas masivas en las gasolineras de todo el país. En la revista de FEE llamada The Freeman, el economista Milton Friedman mostró cómo esta fallida respuesta política contrastaba con la exitosa decisión de Alemania de dejar que los precios aumentaran:

“Alemania no impuso ningún control de precios a los productos petrolíferos… El precio de los productos petrolíferos subió un 20 o 30 %, pero no hubo largas colas, ni desorganización. Los codiciosos consumidores encontraron en su propio interés conservar el petróleo de la manera más indolora. Los codiciosos magnates del petróleo encontraron en su propio interés que los productos petrolíferos estuvieran disponibles para aquellos que pudieran y estuvieran dispuestos a pagar el precio”.

La creencia de que los controles de precios pueden utilizarse para aliviar la carga que la inflación ha supuesto para los consumidores en una confusión entre precios y costos. Si bien es cierto que los controles de precios pueden conducir a una bajada de precios, esto no implica que vayan a conducir a una bajada de costos.

Si alguien está dispuesto a pagar 4 dólares por un galón de gasolina, pero un control de precios reduce el precio a 2 dólares, esto significa que los consumidores pagarán un costo monetario menor. Sin embargo, este mismo consumidor estará dispuesto a esperar en la cola durante un tiempo equivalente a 2 dólares en valor (ya que originalmente estaba dispuesto a pagar 4 dólares). En este caso, el precio más bajo no les ha servido de nada. Tienen unos costos monetarios de 2 dólares y unos costos no monetarios (de espera) de 2 dólares, lo que supone un costo total de 4 dólares. El comprador no está mejor.

Como señala George Selgin, es probable que esto empeore las cosas a largo plazo. Si los precios aumentan debido, por ejemplo, a un incremento de la demanda, las empresas pueden obtener un mayor beneficio, manteniendo todo lo demás constante. Esto incentiva a las empresas a encontrar formas de ampliar la producción. Sin embargo, cuando se impide que los precios suban, este proceso se ve obstaculizado:

A pesar de los problemas de las dos soluciones anteriores, el gobierno no carece de opciones. Pero arreglar la inflación requiere reconocer sus fuentes. Como cualquier bien, cuando la oferta de dinero aumenta, el precio (o el poder adquisitivo) del dinero cae en relación con el que habría tenido sin el aumento de la oferta.

La oferta de dinero (medida por M2) ha aumentado un 39 % desde enero de 2020. Con un aumento de la oferta de dinero de esta magnitud, no es de extrañar que los precios hayan empezado a subir. Cuando el número de dólares aumenta y la cantidad de bienes sigue siendo la misma, más dólares persiguen los mismos bienes, lo que lleva a precios más altos.

La Reserva Federal ha empezado a recortar a regañadientes el estímulo monetario en lo que el Dr. Weber describe como un “giro de halcón”. Weber lamenta este giro porque dice que no podrá solucionar los problemas de la cadena de suministro, pero esto no viene al caso. Desenchufar la impresora de dinero no tiene por qué arreglar las cadenas de suministro. Al permitir que persista una oferta de dinero relativamente menor, el valor del dinero será mayor (es decir, menos inflación) si se deja todo lo demás constante.

Para los problemas de la cadena de suministro, el gobierno debe evitar las políticas del pasado. Las políticas que cierran las operaciones de las empresas seguramente conducirán a una disminución de la producción de bienes y servicios, lo que los hace más escasos (y más valiosos) en relación con el dinero. Para evitar problemas en la cadena de suministro, no cerrarla sería un buen comienzo.

Previous Article
Christina Aguilera lanza primer disco en español tras más de dos décadas

Christina Aguilera lanza primer disco en español tras más de dos décadas

Next Article
¿Se aproxima el juicio contra Nicolás Maduro en la Corte Penal Internacional?

¿Se aproxima el juicio contra Nicolás Maduro en la Corte Penal Internacional?

Related Posts
Total
0
Share