fbpx
golden globes cancelados

Netflix y NBC apuntan a destruir los Golden Globes por no ser suficientemente “woke”

La televisión NBC ha puesto el que podría ser el último clavo en el ataúd de los Golden Globes, al anunciar que la cadena no emitirá la gala del próximo año

Las presiones recibidas en las últimas semanas apuntan con destruir los Golden Globes cancelados por NBC. Los premios podrían desaparecer después del ataque coordinado de varios gigantes de Hollywood, que los acusan de no ser diversos ni inclusivos.

Hace unos días el Co-CEO de Netflix, Ted Sarandos, enviaba una carta a la HFPA, la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, que se encarga de organizar los Golden Globes, en la que anunciaba que dejaría de colaborar con la asociación hasta que hicieran “cambios más significativos” en cuanto a inclusión y diversidad.

A la amenaza consumada de boicot por parte de Netflix se han sumado varios pesos pesados de la industria. A las oficinas de la HFPA llegó otro paquete con tres Golden Globes devueltos por Tom Cruise, quien los ganara por sus actuaciones en Magnolia, Jerry Maguire y Nacido el 4 de julio. Mark Ruffalo también ha dicho “no sentirse orgulloso” de haber ganado un Golden Globe, y Scarlett Johansson ha pedido que se cancele a la HFPA.

golden globes cancelados
Tom Cruise le dice adiós a sus Golden Globes. Fuente: EFE

Además, la Asociación Nacional de Periodistas Negros, así como unas 100 empresas de relaciones públicas de todo el mundo han declarado públicamente que se abstendrán de participar en cualquier acto de la HFPA hasta que haya un compromiso de reforma.

Por si fuera poco, la televisión NBC ha puesto el que podría ser el último clavo en el ataúd de los Golden Globes, al anunciar que la cadena no emitirá la gala del próximo año. La NBC ha declarado que se plantearía volver a hacerlo en 2023, si la HFPA ejecuta su plan de reforma.

Tras estos ataques concentrados en los últimos días, la situación de la HFPA es extremadamente delicada, y es muy posible que la pasada gala haya sido la última de los Golden Globes por un tiempo, que empezaron a entregarse en 1944.

Las críticas de todas estas organizaciones a la HFPA se centran en la supuesta falta de transparencia y diversidad de la asociación, acusándola de racismo y conflicto de intereses.

La HFPA está formada por 86 miembros, 24 de los cuales integran el comité de selección de nominados. Algunos miembros de la asociación han sido sospechosos de aceptar regalos de parte de los estudios y publicistas a cambio de nominaciones y premios. También han sido criticados por el hecho de ser remunerados por la asociación con $3,465 por ver las películas nominadas, cosa que no sucedería con los 10,300 miembros de la Academia de Cine que organiza los Oscars, ni con los 25,000 que forman parte de la Academia de Televisión que entrega los Emmy.

Sin embargo, la principal acusación es la de racismo y falta de diversidad de la HFPA. Esta crítica se sustenta en que ninguno de sus 86 miembros es de raza negra, y que algunas películas producidas y protagonizadas por afroamericanos no han sido premiadas ni nominadas.

La presión woke se salda con los Golden Globes cancelados

Antes de la carta amenazante de Netflix, la HFPA había anunciado que habían aprobado por mayoría una reforma de sus estatutos mediante la cual irían sumando gradualmente nuevos miembros en los próximos 18 meses, así como implementando un estricto código de conducta que establecería políticas claras sobre regalos y viajes. 

Sin embargo, esta claudicación por parte de la HFPA parece no haber sido suficiente para Netflix y NBC, quienes han dado la espalda a los Golden Globes porque esperaban una reforma “más profunda”.

Seguramente esta reforma ideal que intentan imponer a la asociación tenga que parecerse a la implementada por los Premios Oscar, mediante la que han establecido cuotas de discriminación positiva en los requisitos para competir por la estatuilla en cuanto a raza, etnia, género y personas con “capacidades diferentes”.

Resulta paradójico y desconcertante que los enemigos de los Golden Globes reprochen su supuesta falta de objetividad, o que no premien la “verdadera calidad” de los filmes, acusándolos de hacerlo influenciados por el dinero y el racismo.

Al fin y al cabo, las presiones y amenazas a la HFPA están basadas precisamente en lo económico y en lo racial. Por una lado, la HFPA dejaría de ingresar los $27 millones que paga NBC por retransmitir los Golden Globes, y por otro lado, se están exigiendo cuotas y requisitos basados en criterios de discriminación racial, y no en méritos artísticos.

Netflix y la NBC acusan a la HFPA de recibir regalos y dejarse influenciar por los estudios a la hora de premiar sus películas, pero simultáneamente, amenazan a la HFPA con perder millones de dólares si no premian las películas que a Netflix y a NBC les parezca bien.

¿Acaso no están haciendo lo mismo que critican? ¿Qué les lleva a pensar que su boicot es legítimo?

La cultura woke, auspiciada por la izquierda, está destruyendo la cultura y el arte. Algunos artistas como Donald Glover han declarado que la calidad ha bajado porque los cineastas no asumen riesgos, amedrentados por la cultura de la cancelación. Que además ahora se tengan que ceñir a criterios de diversidad, lo único que hará es limitar su libertad creativa y artística.

La calidad de una película es totalmente subjetiva, no existe ni puede existir tal cosa como objetividad a la hora de premiar el arte. Dicho esto, lo que es seguro, es que para valorar una película, el criterio no puede ser que esté protagonizada o producida por personas de un determinado color de piel. Eso no es ni objetivo, ni justo, ni igualitario.

Quizás esta moda woke pase pronto y los Golden Globes puedan volver a brillar. Curiosamente, a diferencia de galas como las de los Oscars y los Grammy que han tenido caídas históricas de audiencia desde que se lanzaron en brazos del progresismo más radical, los Golden Globes han venido experimentando un gran aumento de audiencia en los últimos años.

Esta renovada popularidad de los Golden Globes había sido principalmente gracias a su presentador Ricky Gervais.

Durante las galas, el humorista británico se burlaba ácidamente tanto de los sobornos de la HFPA, como de la hipocresía de la élite progresista de Hollywood.

La HFPA se tomó las burlas con buen humor, tanto es así que contrató a Ricky Gervais en repetidas ocasiones; pero parece que a la élite progresista de Hollywood no le ha hecho tanta gracia, y han ido con todo a destruir los Golden Globes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Cultural War: Why the Latino Community Is Abandoning the Progressive Ship?

Culture War: ¿Por qué la comunidad latina abandona el barco progresista?

Next Article
Álvaro Uribe: violencia en Colombia busca tumbar al presidente o convertirlo en títere

Álvaro Uribe: violencia en Colombia busca tumbar al presidente Duque

Related Posts
Total
0
Share