fbpx
Saltar al contenido

La “ÑFL” o “Ñángara Football League” fracasa estrepitosamente en su intento por acercarse a la comunidad hispana

La "ÑFL" o "Ñángara Football League" fracasa estrepitosamente en su intento por acercarse a la comunidad hispana

Contenidos

LA NATIONAL FOOTBALL LEAGUE (NFL) —ahora más conocida como “ÑFL”— hizo un “gran esfuerzo de inclusividad” para intentar vender ropa y lucrar con un supuesto acercamiento a la comunidad hispana de Estados Unidos. El problema es que a su marketing corporativo se le notaron las costuras progresistas y, como no podía ser otra manera, la liga quedó en ridículo ante los hispanos del mundo.

En su página web, la NFL creó una sección llamada “Latinx”, ese absurdo y peyorativo término que los demócratas y activistas progresistas usan para llamar a los hispanos cuando, según todos los estudios y encuestas publicadas, casi ningún latino ni aprueba ni usa la palabra.

La imagen principal de la nueva sección de la NFL llamada “Latinx”. (Captura de pantalla)

En la web se lee, insólitamente: “La comunidad latina ha dejado su huella en el fútbol americano dentro y fuera de la cancha. Asimismo, la ÑFL se compromete a contar historias que enaltecen a la comunidad latina y que inspiran e impulsan a la gente joven a lograr sus sueños, para que juntos podamos alcanzar la excelencia y cultivar la diversidad a través del deporte”.

Aunque consultamos con diversos expertos en neolengua y lenguaje inclusivo, absolutamente nadie entiende por qué la NFL puso la letra eñe (Ñ) en su acrónimo para este texto particular dirigido a la comunidad latina.

A ver, la palabra “National”, en español, se traduce como “Nacional”; “Ñacional” es un invento, simplemente no existe, y la única explicación posible para entender este gigantesco error comunicacional es que la National Football League haya cambiado su nombre a “Ñángara Football League”, es decir, la liga zurda de fútbol americano.

"*" señala los campos obligatorios

Do you believe the FBI was planting evidence during the Mar-A-Lago raid?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Obviamente este estrepitoso error de la NFL no iba a pasar desapercibido en redes sociales por la comunidad hispana, y las críticas no tardaron en llegar.

“Este es un ejemplo asombroso de cómo el uso de #latinx no tiene que ver con las comunidades hispanas como la mía. Se trata de hacer que la cultura woke se sienta mejor y utilizarnos como accesorios en el proceso. @NFL”, soltó en Twitter Ali Black, directora de comunicacional de los republicanos de la Cámara de Representantes. Razón no le falta.

La woke ÑFL va por mal camino

Pero lo que hizo la NFL no sorprende en absoluto. En los últimos dos años, la liga ha hecho una variedad de esfuerzos inconmensurables para acercarse a la ideología woke o a las políticas de tendencia progresista, todo con el fin de dar una imagen mucho más inclusiva y diversa a una de las ligas deportivas más importantes del país.

Por ejemplo, varios jugadores de la liga, incluyendo el histórico quarterback Aaron Rodgers, cuestionaron a la NFL por abrazar “políticas woke“. El ex fullback de los Kansas City Chiefs, Anthony Sherman, fue especialmente duro criticando a la liga por obligar a los jugadores a usar brazaletes de colores para diferenciar a los vacunados y no vacunados.

“Es gracioso, pensé que todos estábamos de acuerdo en los males de la segregación allá por los años 60. Aquí estamos de nuevo, solo que esta vez se basa en elecciones personales de salud en lugar del color de la piel”, dijo Sherman al respecto.

Pero el acercamiento no termina allí, cuando la liga había enfrentado críticas por —valientemente— prohibir las manifestaciones políticas de los jugadores que se arrodillaban contra el himno nacional por supuestamente “luchar contra el racismo” americano, la NFL decidió echarse para atrás y admitir que esa decisión fue un “error” tras la muerte de George Floyd, que había generado motines y revueltas violentas a lo largo y ancho de Estados Unidos durante el verano del 2020 en nombre de la lucha contra el “racismo sistémico”.

De allí en adelante, la NFL dejó de ser una liga conocida por ser orgullosamente patriota, a intentar ser una mala copia de la NBA, reconocida por ser un torneo donde las manifestaciones políticas —mayormente progresistas— son rutinarias hasta el cansancio.

Estadio SoFi, que recibió el más reciente Super Bowl de la NFL en Los Ángeles, California, Estados Unidos, el 1 de febrero de 2022. (EFE)

Tanta fue la imitación que, incluso, la propia NFL planteó que suene o interprete el “Lift Ev’ry Voice And Sing”, conocida en Estados Unidos como el himno nacional negro, en los partidos de la NFL de la primera semana de la temporada 2020. Un año después, el presentador Bill Maher, en su show de HBO, conocido por ser un liberal moderado, criticó fuertemente a la liga de fútbol nacional por segregar al país.

También está el caso de Jack Del Rio, coordinador defensivo de los Washington Commanders, quien fue multado con 100,000 dólares por su propio equipo por simplemente emitir una opinión política sobre el 6 de enero. Aparentemente, algunas expresiones políticas están bien vistas en la “Ñángara Football League” y otras no tanto.

Quizás la NFL debería ver los ratings de las finales de la NBA para darse cuenta de que la gente está cansada de que la política se inmiscuya en todos los ámbitos de la vida, sobre todo en los deportes y el entretenimiento en general.

Mensajes como el de Mike González, de la Heritage Foundation, podrían multiplicarse rápidamente: “Esto es tan imbécil como deshonesto, como deja claro su uso de la gramática correcta en español. Me encanta el fútbol, pero si este wokeismo sigue así, la @NFL perderá muchos fans, incluido yo. La multa de 100,000 dólares contra Jack Del Rio ya fue bastante mala. Esto es hipocresía corporativa de rango”.

Emmanuel Alejandro Rondón is a journalist at El American specializing in the areas of American politics and media analysis // Emmanuel Alejandro Rondón es periodista de El American especializado en las áreas de política americana y análisis de medios de comunicación.

Contacto: [email protected]

Ignacio Manuel García Medina, Business Management teacher. Artist and lecturer specialized in Popular Culture for various platforms. Presenter of the program "Pop Libertario" for the Juan de Mariana Institute. Lives in the Canary Islands, Spain // Ignacio M. García Medina es profesor de Gestión de Empresas. Es miembro del Instituto Juan de Mariana y conferenciante especializado en Cultura Popular e ideas de la Libertad.

Social Networks: @ignaciomgm

Total
1
Share