fbpx
Nikki Fried y los demócratas creen que los hispanos son tontos: por eso perderán en 2022

Nikki Fried y los demócratas creen que los hispanos son tontos: por eso perderán en 2022

El American conversó con Daniel Garza y el estratega Giancarlo Sopo sobre los problemas de los demócratas para conectar con la comunidad latina

Un trato victimista hacia la comunidad hispana, comparaciones exageradas que han insultado a cientos de miles de exiliados y la nula autocrítica son tres ítems que hoy muestran al Partido Demócrata de Florida a la deriva y presenciando cómo el voto latino rehúye de él para abrazar al Partido Republicano y a líderes políticos populares como el gobernador Ron DeSantis o el expresidente Donald Trump. Uno de los ejemplos más claros de esta realidad es Nikki Fried, comisionada de agricultura y candidata a la gobernación.

La comisionada Fried, una de las principales contendientes demócratas, tiene un gran problema para acercarse al voto hispano. Su mensaje victimista y condescendiente hacia el votante latino no cala (las encuestas muestran al electorado hispano prácticamente empatado). Sus ataques contra el gobernador DeSantis, llamándolo dictador y comparando su administración con los peores regímenes latinoamericanos, parecen más ofensas contra esta comunidad que una estrategia sensata de campaña.

Tan solo piense: ¿qué pensará un cubano, venezolano o un nicaragüense —que conoce lo que es vivir en el socialismo— del político que intenta decirle que Florida parece un estado dictatorial? En el mejor de los casos creerá que quien lo dice no está en sus cabales, en el peor, que lo intentan manipular.

Fried, aunque no parezca sensato, llevó adelante ese estilo de campaña. A DeSantis lo llamó autócrata comunista y a la guardia estatal de Florida —una fuerza de 200 hombres reestablecidos por el gobernador para hacerle frente a situaciones de emergencia como derrumbes o desastres naturales— la comparó con los colectivos o las fuerzas paramilitares asesinas de Nicolás Maduro y los terroristas de las FARC.

Esta comparación no fue solo suya. Otros líderes demócratas, como la excongresista Debbie Mucarsel-Powell y Charlie Crist, también candidato a gobernador por el partido azul, se animaron a utilizarla activamente en redes sociales.

Is Biden to Blame For The Dramatic Rise of Inflation?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

La mayoría de los hispanos sabe que DeSantis no es un dictador comunista y que los voluntarios de la guardia estatal no son colectivos armados que persiguen, torturan y asesinan a la disidencia política. Los cubanoamericanos, los venezolanos y los nicaragüenses que sufrieron estas fuerzas paramilitares lo saben; los colombianos que sufrieron las atrocidades de las guerrillas también.

¿Por qué los demócratas insisten en usar esta narrativa? Para Daniel Garza, director ejecutivo de The LIBRE Iniciative, quien fue entrevistado por El American, las intenciones de Fried son cínicamente políticas, pues ella sabe que sus comparaciones no tienen sustento, pero aun así las usa intentando generar réditos electorales.

Para Garza dejar a DeSantis como un dictador lleva el objetivo “de lograr que los votantes lo rechacen por supuestamente ser un preponderante quien amenaza nuestras libertades”.



“Esta práctica de asesinar el carácter de tu contrincante —a base de la mentira— solo sirve para dividir el pueblo, provocar la ira del electorado y socavar nuestra democracia. Es despreciable jugar este juego repugnante por interés político propio. Fried se muestra ser divisiva y falsa, la cual no merece ser tomada en serio”, dijo Garza.

No deja de ser curioso que los demócratas usen esta técnica electoral, pues fueron ellos quienes criticaron al expresidente Trump por usar la retórica del socialismo y el comunismo durante la campaña presidencial del 2020. Básicamente, buscan replicar la técnica republicana que criticaron para detener la fuga electoral hispana, pero obviando que el GOP tiene principios básicos conservadores que coinciden con el votante latino en temas religiosos, de seguridad y economía.

Nikki Fried y los demócratas creen que los latinos somos tontos. Por eso perderán en 2022
Nikki Fried, candidata a gobernación de Florida por el Partido Demócrata. (Archivo)

“El coco” usado por Nikki Fried y su partido

Como los hispanos están yéndose con los republicanos en masa, el Partido Demócrata, en lugar de tomar una actitud autocrítica y reflexiva, decidió explotar la excusa clásica del partido en estos tiempos de impopularidad: la desinformación.

Para los demócratas, si los hispanos están yéndose con el GOP no es porque coincidan en cuanto a políticas económicas y de seguridad, o porque valoren más al partido que vela por respetar el libre mercado, la propiedad privada y busque reducirles los impuestos, sino por “la desinformación” y “la manipulación”.


Así lo explicaba Fried, quien fue cuestionada por el “significativo avance” del GOP entre los latinos de Florida: “Ese es el punto, precisamente. Que (los latinos) han sido engañados respecto a lo que hace por ellos (…) este partido de extrema derecha radical. Cuando la realidad es que son los demócratas quienes se están poniendo de pie por sus libertades, por sus derechos, por su oportunidad de lograr el éxito en su estado, en nuestro país”.

“Vienen aquí por un mejor modo de vida, y en su lugar tienes esta retórica radical que proviene de la derecha radical de nuestro estado, particularmente del gobernador DeSantis, quien está haciendo cosas que verás que hicieron en otros países de Latinoamérica. Sabes, este gobernador se alejó de los principios del libre mercado, atacando a empresas por tratar de tomar decisiones basado en lo que creen correcto”.

Así como Fried acusa al GOP de manipular a los latinos, los demócratas del estado, como Debbie Mucarsel-Powell, han llevado adelante una gran cruzada contra las radios conservadoras y medios alternativos que no siguen la narrativa de los medios hegemónicos liberales, tildándolos de desinformadores.

En varios medios de comunicación, de hecho, se pueden ver reportajes y artículos acusando a las radios conservadoras de Miami de ser un peligro para la comunidad hispana “por sus mentiras” y un riesgo para la democracia. Estos artículos fueron usados vía redes sociales por representantes y excongresistas demócratas para pedir al Gobierno federal, por medio de la Federal Communications Commission (FCC), que intervenga estas emisoras incómodas para el Partido Demócrata.

Para Giancarlo Sopo, estratega político conservador cubanoamericano, esta retórica utilizada por los demócratas solo demuestran que el partido azul no respeta al votante hispano y lo considera incapaz de valerse por sí mismo, de saber cuándo un político lo manipula o incluso saber qué es lo mejor para sus intereses.

“Si se observa cómo se dirigen los demócratas a las comunidades minoritarias, está claro que se creen con derecho a nuestros votos y no nos respetan como individuos plenamente capaces”, dijo Sopo a El American. “Por eso se dirigen a las minorías como si fuéramos víctimas y sus políticas intentan invariablemente crear una codependencia”.

Al ser consultado particularmente por Fried, Sopo dijo que “para muchos izquierdistas la política es una pseudorreligión” y que “Fried es incapaz de reconocer que muchos latinos no comparten sus valores o creencias, porque hacerlo invita a la introspección y conduce a la disonancia cognitiva”.

“Como narcisista, es incapaz de esto, así que para evitar enfrentarse a las verdades difíciles concluye que el verdadero problema debe estar en los votantes latinos, y no en ella, que es la respuesta obvia”, criticó duramente Sopo.

Sobre la desinformación, Sopo añadió que “es la nueva excusa que invocan los demócratas para explicar sus pérdidas con los votantes latinos”.

“El problema para ellos es que no es convincente y no responde a por qué los hispanos están abandonando el Partido Demócrata en masa en este momento”, dijo el estratega. “Ha habido desinformación en todas las comunidades étnicas durante años, nada de esto es nuevo. De hecho, entre los hispanos, las principales fuentes de sesgo y desinformación son en realidad las redes de izquierda en español, cuyas audiencias son órdenes de magnitud mayores que las de los hispanos que son objeto de memes engañosos en WhatsApp”.

Para el cubanoamericano, la desinformación más peligrosa proviene de los grandes medios hegemónicos, mayormente ligados a las ideas liberales-progresistas.

“Son mucho más perjudiciales porque no estamos hablando de la loca tia Carmen desinformando, sino de personas que pretenden ser periodistas objetivos que en realidad son activistas de izquierdas, presentándoles información engañosa”.

DeSantis anuncia que aspira a la reelección en 2022: "Tengo la misión de mantener libre a Florida"
El gobernador de Florida, Ron DeSantis, quien ha sido acusado por sus adversarios demócratas de comportarse como dictador. Recientemente, el Instituto CATO posicionó a Florida como el segundo estado más libre de Estados Unidos. (Archivo).

¿Cuál es el futuro de Nikki Fried y el Partido Republicano?

Algo está haciendo bien el GOP para capitalizar el descontento hispano hacia el Partido Demócrata. Sin embargo, también es cierto que los demócratas están haciendo todo lo posible para alejar a los latinos de sus filas usando términos impopulares como “Latinx” o promoviendo políticas económicas y sociales que desencantan a un electorado que, básicamente, huyó de las políticas estatistas de los gobiernos latinoamericanos.

Por ello, el GOP aún tiene mucho trabajo por hacer, al menos para Daniel Garza y Giancarlo Sopo, quienes consideran que el partido tiene muchas oportunidades de hacerse definitivamente con el voto hispano.

“Los republicanos deberán continuar detallando y esforzándose por avanzar una agenda procrecimiento, proenergía y prolibertad. No es suficiente que la oposición este decepcionando al electorado con malos resultados, sino también comunicar las ideas alternas que promueve el Partido Republicano para revertir la condición actual”, dijo Garza a El American. “Lo que el partido está haciendo bien es que ha mejorado conectar con la comunidad y haciendo un mejor trabajo en comunicar lo que propone el partido en cuestión de económica, educación y salud”.

Para Sopo, “Los republicanos han hecho muchos progresos con los hispanos”, pero no es suficiente.

“Hemos visto al partido, tanto a nivel nacional como a través de varias campañas, realizar inversiones en Florida, Texas y Virginia que están dando sus frutos. Sin embargo, se necesita más trabajo y consistencia”, dijo el estratega. “Por ejemplo, creo que la falta de acercamiento a los hispanos por parte del Partido Republicano de California durante las elecciones de destitución del año pasado fue decepcionante y una gran oportunidad perdida”.

Si bien en California los republicanos están rezagados, este año en Florida tendrán la gran oportunidad de dar un golpe sobre la mesa y consagrar su poder en las midterms y elecciones para gobernador. El futuro del Partido Demócrata, y el de Fried en general, no luce nada bien en las encuestas y Giancarlo Sopo ironizó con lo que puede llegar a pasar con la actual comisionada de agricultura.

“En el caso de Nikki Fried, puede que no quiera procesar ahora que es una candidata poco atractiva para muchos hispanos, y por eso recurre a la condescendencia, pero la realidad acabará por alcanzarla cuando el gobernador DeSantis sea reelegido”, dijo Sopo. “Pero incluso entonces, ¿quién sabe? Puede que se pase los próximos años fingiendo ser la legítima gobernadora de Florida. Piensa en un híbrido entre Stacey Abrams y la Norma Desmond de Sunset Boulevard con la locura conspirativa de Rebekah Jones espolvoreada por encima —simplemente encantador”.

Previous Article
Rusia anuncia mayor cooperación militar y económica con Cuba, Venezuela y Nicaragua

Rusia anuncia mayor cooperación militar y económica con Cuba, Venezuela y Nicaragua

Next Article

Necesitamos más estatuas a Jefferson, no menos

Related Posts
Total
0
Share