fbpx
normativa de voto de Arizona

La Corte Suprema de Estados Unidos ratifica las leyes de integridad electoral de Arizona

En una sentencia de 6-3, el Tribunal Supremo ratificó dos de las leyes de integridad electoral de Arizona, entre ellas la prohibición del voto fuera de distrito y la “recogida de papeletas”

[Read in English]

Hoy la Corte Suprema ha emitido sus últimas decisiones del mandato del 2021, entre ellas un controvertido caso sobre la normativa de voto de Arizona, que los demócratas han argumentado, sin pruebas y que pretende suprimir el voto de las minorías. En una decisión de 6-3, la Corte Suprema confirmó la ley de voto de Arizona, con los seis jueces “conservadores” y los tres “liberales” en lados opuestos del argumento.

Aunque la Corte se las ha arreglado para emitir muchas decisiones que sorprendentemente han ido más allá de las líneas ideológicas, esta decisión seguramente reabrirá el debate sobre los tribunales, mientras los demócratas coquetean con la idea de abarrotarla de más partidarios alineados, mientras los republicanos tratan de promulgar una legislación de voto similar en todo el país.

supreme-court-upholds-arizona's-voting-regulations
La Corte Suprema dictó sus dos últimas decisiones del año. (EFE)

¿Qué es la normativa electoral de Arizona confirmada por la Corte?

El controvertido asunto que decidió la Corte fue la impugnación por parte del Partido Demócrata de la ley electoral de Arizona, que prohíbe que terceras personas (aunque permite a familiares y cuidadores) recojan las papeletas de voto por correo y las entreguen a los funcionarios electorales (una práctica conocida como “recolección de papeletas”), y otra normativa que no permite a los votantes emitir papeletas en un distrito electoral diferente al que están registrados.

Los demócratas afirman que estas regulaciones del voto son una violación directa de la Ley de Derecho al Voto de 1965 (concretamente el artículo 2), ya que dificultarían el voto de las minorías raciales durante las elecciones, mientras que los republicanos han argumentado que tales acusaciones no son ciertas y que las leyes de voto de Arizona sólo están ahí para garantizar un proceso electoral transparente y seguro.

El artículo 2 de la ley sobre el derecho de voto prohíbe a cualquier estado aprobar leyes que “denieguen o limiten el derecho de cualquier ciudadano de los Estados Unidos a votar por motivos de raza o color”. Dicha violación del derecho de voto debe determinarse si la legislación impide que las elecciones estén “igualmente abiertas a la participación” de los ciudadanos de una minoría racial o étnica o si dichos individuos tienen “menos oportunidades” que los demás.

La Corte del 9º Circuito dio la razón a los demócratas el año pasado y determinó que las políticas de Arizona habían violado, de hecho, la Ley de Derecho al Voto, diciendo que la justificación para prohibir la “recogida de papeletas” era “artificiosa” y afectaba desproporcionadamente a las minorías raciales y étnicas del estado. Sin embargo, la sentencia de hoy confirma la ley de Arizona y anula la decisión anterior del tribunal inferior.

Is Blockchain Technology the Key to Ensuring Electoral Integrity?
La Corte ha confirmado la prohibición de Arizona de recoger papeletas y de votar fuera del distrito electoral (Flickr)

En una decisión redactada por el juez Alito, la Corte considera que cualquier tipo de sistema de votación (incluidos los que son igualmente abiertos) requiere “cierto esfuerzo y el cumplimiento de algunas reglas” y dice que cualquier régimen de votación que garantice la igualdad “debe tolerar las cargas habituales del voto”, añadiendo mordazmente que “la mera incomodidad es insuficiente para dictaminar que una ley viola la Ley de Derecho al Voto”.

Alito también afirma que el hecho de que existan algunas disparidades en el número de votos entre las diferentes poblaciones raciales/étnicas no significa que la legislación en sí misma impida a los votantes la igualdad de oportunidades para acudir a las urnas, y afirma que el tamaño de dichas disparidades es un factor crucial para determinar que una ley viola el artículo 2, ya que “las pequeñas disparidades no deben magnificarse artificialmente”.

Alito escribe que, teniendo en cuenta todas las consideraciones necesarias, la normativa de voto de Arizona no viola la Ley de Derecho al Voto de 1965, a pesar de las afirmaciones en contra tanto de los demócratas como de los tribunales inferiores, diciendo que sólo una cantidad muy pequeña de votantes de las minorías se vio afectada por la decisión de no acudir a las urnas y que la prohibición de la recolección de papeletas entra en la categoría de “cargas habituales del voto”.

El futuro de la Corte y las leyes electorales

El fallo fue muy criticado por los demócratas. El presidente Biden tuiteó que la decisión de la Corte “socava el derecho al voto en este país” y dijo que la democracia americana “depende” de que el Congreso apruebe la “Ley para el Pueblo” y la Ley de Voto John Lewis.

La decisión de la Corte no es más que el último acontecimiento en la actual guerra en torno a la legislación sobre el voto en todo el país, con legislaturas dominadas por los republicanos que introducen nuevas leyes electorales que, según los demócratas, tienen la intención de suprimir el voto de las minorías. Hace apenas unos días, el Departamento de Justicia de Biden decidió presentar una demanda contra la ley electoral de Georgia promulgada a principios de este año. La decisión de hoy de la Corte podría remodelar el debate en torno a las leyes de voto en un futuro próximo, haciendo más difícil impugnar las leyes de voto promulgadas por las legislaturas republicanas.

La decisión de la Corte también podría reforzar la retórica del ala progresista del Partido Demócrata, que ya ha estado presionando al presidente Biden y a los líderes demócratas para que “abarroten la Corte” con jueces de tendencia más liberal.

De hecho, el senador Ed Markey se apresuró a condenar la decisión de la Corte y pidió a sus colegas demócratas que pusieran fin al filibusterismo y “abarrotaran la Corte Suprema”.

Sin embargo, los planes de Markey se enfrentan a obstáculos formidables, ya que necesitaría que todos los senadores demócratas estuvieran de acuerdo con el fin del filibuster y con la acumulación de tribunales, debido a la composición equitativa del Senado. Hasta ahora, senadores como Joe Manchin (D-WV) y Kyrsten Sinema (D-AZ) se han opuesto a medidas tan radicales.

La posición radical de Markey también podría verse obstaculizada por el hecho de que, hace apenas unas semanas, la Corte ratificó (con el apoyo de cuatro jueces “conservadores”) la constitucionalidad de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, a pesar de que la esta fue demandada por más de una docena de estados republicanos.

La última decisión de la Corte Suprema pone de manifiesto lo mucho que está en juego en cada caso que toma la Corte. No sólo su decisión determinará el destino de las políticas públicas en todo el país, en este caso cómo se llevan a cabo las elecciones, sino que también jugaría un papel en la lucha política respecto a la composición de la Corte.

Los jueces, especialmente Roberts el presidente de la Corte Suprema, tendrán que hacer un delicado acto de equilibrio entre su responsabilidad de decidir con firmeza asuntos constitucionales espinosos y, al mismo tiempo, mantener su legitimidad como rama independiente del Gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
stone, roger stone, interview, gop

Una entrevista con Roger Stone: el estratega político reflexiona sobre el 4 de julio y el futuro del Partido Republicano

Next Article
Guardia Nacional de Puerto Rico , El American

Guardia Nacional de Puerto Rico recogerá neumáticos para atender problema sanitario

Related Posts
Total
1
Share