fbpx
Saltar al contenido

Nuevo plan demócrata para “reducir” inflación: ¿a quién pretenden engañar?

¿A quién pretenden engañar?

Available: English

[Read in English]

BIDEN HA dicho que la inflación era transitoria, que ya había llegado a su pico. Gente cercana a él dijo que era un asunto de clase alta e insistieron en que no enfrentaríamos una recesión. Y la recesión llegó, aunque en medio de su desesperación, Biden y los demócratas hayan intentado modificar el diccionario, que para ellos evidentemente resulta más fácil que corregir sus desastrosas políticas económicas de gasto desmesurado y desestimulo a la producción doméstica de energía, entre otras. Todavía no parecen convencidos, pero se les ha metido en la cabeza la idea de promover un intento más por aprobar en el Congreso otro paquete de gastos e impuestos, similares a los de su agenda para Construir de Nuevo la Quiebra, solo que esta vez disfrazado de una iniciativa supuestamente orientada a reducir la inflación.

De manera que la inflación, que hace muy poco para Biden y los demócratas ni siquiera existía, ahora se ha convertido en su prioridad doméstica más importante. Parecen haberse dado cuenta de que la última vez que la inflación estuvo tan fuera de control, el presidente demócrata de ese entonces tuvo que conformarse con un solo período en la Casa Blanca y, a partir de allí, los republicanos ganaron las tres elecciones presidenciales siguientes. En la realidad de hoy, las cosas no se muestran nada bien para el partido en el Gobierno. Una encuesta reciente de NewsNation/Decision Desk concluyó que el 76 % de los votantes registrados está muy preocupado con la inflación, de hecho, el 72 % de ellos cree que el aumento en los precios de los bienes y servicios es el problema más grave que enfrentamos, mientras que solo el 10 % considera que es el COVID-19.

La semana pasada, Biden y los demócratas del Congreso publicaron una nueva propuesta de impuestos y gastos de más de $ 400 billones diseñada para revivir su agenda radical para Construir de Nuevo la Quiebra y aumentar los impuestos a las empresas y familias estadounidenses. Esto ocurre a pesar del hecho de que la economía de los Estados Unidos está en recesión, tras haberse contraído durante dos trimestres consecutivos y cumpliendo con la definición de recesión que los Demócratas, y los propios asesores económicos de Biden habían promovido anteriormente. El proyecto de ley de Biden y los demócratas no es una “Ley de reducción de la inflación”, es una estafa. Este proyecto de ley duplicaría el tamaño del IRS, aumentaría los costos de energía para los estadounidenses trabajadores y les daría una ayuda financiera a los ricos.

El proyecto de Ley de Estafa de la bidenflación no solo perjudica a los estadounidenses trabajadores, sino que tampoco logra su objetivo principal: reducir la inflación y reducir el déficit. El modelo de presupuesto de Penn Wharton descubrió que el plan de Biden tendría un impacto “estadísticamente indistinguible de cero” en la inflación y, de hecho, aumentaría ligeramente la inflación hasta 2024. Moody’s Analytics, una firma de “Wall Street” que a Biden le encanta citar, calcula que el proyecto de ley prácticamente no tendría ningún impacto en la inflación durante años y solo reduciría la inflación en un 0,33 por ciento durante una década. La Unión Nacional de Contribuyentes ha estimado que bajo suposiciones más realistas, el proyecto de ley de los demócratas en realidad agregaría $285 billones al déficit durante la próxima década.

"*" señala los campos obligatorios

Do you believe the FBI was planting evidence during the Mar-A-Lago raid?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Estos aumentos rompen la promesa de Biden de no aumentar los impuestos a los estadounidenses que ganan menos de $400,000. Quienes ganen menos de $200,000 por año verán un aumento de impuestos de $16,700 millones en 2023, y los contribuyentes que ganen entre $200,000 y $500,000 pagarán $14.1 billones más. Para 2031, el Comité Conjunto de Impuestos del Congreso proyecta que los estadounidenses que ganen menos de $400,000 soportarán hasta dos tercios de la carga fiscal. Además, Biden quiere darle 80 billones de dólares al IRS para auditorías adicionales y un ejército de 87,000 nuevos agentes del IRS. El año pasado, el IRS auditó a estadounidenses que ganan $25,000 al año a una tasa cinco veces mayor que la de otros grupos, lo que significa que este ejército de nuevos agentes del IRS apuntaría de manera desproporcionada a los estadounidenses más pobres. Bajo la administración Obama-Biden, el IRS admitió haber perseguido a grupos conservadores.

Jaime Florez is the Hispanic Communications Director - Republican National Committe. Public Relations, Public Affairs, Communications, and Marketing Executive with extensive experience in politics, international trade, publishing, and mass media // Jaime Florez es Director de Comunicaciones Hispanas - Comité Nacional Republicano. Ejecutivo de Relaciones Públicas, Asuntos Públicos, Comunicaciones y Marketing con amplia experiencia en política, comercio internacional, publicaciones y medios de comunicación.

Total
39
Share