fbpx
Saltar al contenido

¿Obi Wan Kenobi u Obi Wokenobi?

¿Obi Wan Kenobi u Obi Wokenobi?

Contenidos

Acaba de finalizar la primera temporada de la serie de Obi Wan Kenobi en Disney+, y bien podría haberse titulado Obi Wokenobi. Una vez más, Disney ha aprovechado la popularidad de Star Wars para intentar meter con cuchara su agenda política progresista y woke.

Después de tres secuelas nefastas, la llegada de The Mandalorian trajo una nueva esperanza para los fans de Star Wars, pero tras lo visto en Obi Wan Kenobi parece claro que la serie del cazarrecompensas mandaloriano no ha sido más que un espejismo en el desierto woke en el que Disney ha convertido a la franquicia.

Ya destruyeron el legado de Luke Skywalker en el Episodio VIII, convirtiéndolo en un ermitaño cínico y amargado, y ahora ha sido el turno de Obi Wan Kenobi, quien fue reducido a un patán deprimido y cobarde. Para el nuevo relato progresista no pueden existir figuras masculinas responsables y heroicas.

Las malas artes del Lado Oscuro Woke no se limitan a insertar nuevos personajes femeninos y diversos que apuntalen el relato progresista, sino que además tienen que destruir —deconstruir, usando el lenguaje woke— a los personajes arquetípicos que encandilaron a varias generaciones.

Al igual que en el Episodio VIII, la almirante Holdo —feminista de pelo violeta— y la anciana Leia Organa reprendían a Poe Dameron, el piloto rebosante de masculinidad tóxica, en esta nueva serie es una empoderada Leia de 8 añitos la que corrige constantemente las meteduras de pata y da lecciones a Obi Wan Kenobi, otrora todo un maestro jedi, pero que ahora está tan deprimido y traumatizado que todo le da ansiedad.

"*" señala los campos obligatorios

Do you believe the FBI was planting evidence during the Mar-A-Lago raid?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Estos regaños feministas suceden dentro y fuera de la pantalla, porque para Disney los personajes masculinos de Star Wars y los fans tóxicos son la misma cosa: vestigios del heteropatriarcado conservador que hay que demoler.

Desde antes de que se estrenara Obi Wan Kenobi, Disney basó su campaña de marketing para esta serie en generar una falsa polémica racial y feminista con la que poner la venda antes de la herida.

Moses Ingram, actriz de color que interpreta a la verdadera protagonista de la serie de Obi Wan Kenobi, la inquisidora Reva, declaró para The Independent semanas antes del estreno que “si tienes droides parlantes y extraterrestres, pero no gente de color, no tiene ningún sentido. Es 2022, ya sabes. Así que solo estamos al principio de ese cambio. Pero creo que empezar ese cambio es mejor que no haberlo empezado nunca”.

No sabemos si estas declaraciones sacando la carta racial las hizo por desconocimiento del universo Star Wars o para alimentar la polémica en las redes sociales… o ambas. Al parecer, criticar la inclusión forzada de Disney y su impacto negativo en la calidad de las historias convierte automáticamente en racistas a los críticos.

Curiosamente, estos fans han mostrado un racismo muy extraño y selectivo, ya que siempre adoraron a personajes clásicos como Lando Calrissian, o más recientemente a Moff Gideon, ambos interpretados por actores de color.

También resulta llamativo que los progres del mundo se ensañen con estos fans supuestamente racistas, pero que no se pronuncien en contra de la muy progresista, diversa e inclusiva Disney cuando esta esconde a sus personajes negros para el mercado chino.

Obi Wan Kenobi y Star Wars no se merecen lo que les está haciendo Disney

Lo cierto es que los fans de Star Wars no solo han sido insultados con la promoción de la serie, sino que también han tenido que sufrir con su contenido, lleno de inconsistencias y patadas al canon creado por George Lucas.

Ya no es solo que la serie tenga tantas incongruencias con el canon como para parecer escrita por personas que o bien desconocen el mundo creado por George Lucas, o bien lo odian tanto como para deconstruirlo de forma metódica. Es que da la impresión de que ni se han molestado en mantener la coherencia entre los propios episodios de la serie.

Por ejemplo, Darth Vader es capaz de detener con la Fuerza una enorme nave de transporte en pleno despegue, cuando dos capítulos antes fue incapaz de utilizar los poderes del Lado Oscuro para hacer saltar un tornillo al droide que huía a paso de tortuga con Obi Wan Kenobi en brazos.

En resumidas cuentas, la serie es una mera yuxtaposición de escenas que les parecieron geniales a los guionistas, pero que no guardan ninguna lógica entre sí, ni contribuyen a un desarrollo creíble de los personajes ni de la trama.

Para colmo, la serie ni siquiera se ve bien, y uno se pregunta en qué se gastaron su millonario presupuesto, ya que tiene la apariencia de una serie de ciencia ficción para televisión de los 2000, al estilo de Battlestar Galactica o Stargate, pero con un guion mucho peor.

Ignacio Manuel García Medina, Business Management teacher. Artist and lecturer specialized in Popular Culture for various platforms. Presenter of the program "Pop Libertario" for the Juan de Mariana Institute. Lives in the Canary Islands, Spain // Ignacio M. García Medina es profesor de Gestión de Empresas. Es miembro del Instituto Juan de Mariana y conferenciante especializado en Cultura Popular e ideas de la Libertad.

Social Networks: @ignaciomgm

Total
7
Share