fbpx
JD Flynn - El American

¿Los obispos americanos le negarán la comunión a Joe Biden? Una conversación con JD Flynn

“El documento de los obispos podría hacer mención al hecho de que las personas que en su vida personal o profesional actúan en cierto modo en contra de la doctrina de la Iglesia de cualquier manera, no deberían recibir la Sagrada Comunión”, dijo JD Flynn

[Read in English

La Iglesia católica ha estado en primera línea de la política americana en los últimos dos meses y, afortunadamente no por las razones equivocadas, sino por una acalorada discusión entre los obispos americanos sobre uno de los principios centrales de la fe católica: la Eucaristía.

El canon 915 del Código de Derecho Canónico dice que “no deben ser admitidos a la Sagrada Comunión los que obstinadamente persistan en un manifiesto pecado grave”. La Eucaristía, según los católicos, es “la presencia real de Jesucristo en la forma y la apariencia del pan y el vino, que los católicos creen que forma parte del sacrificio de la misa”, dijo JD Flynn a El American.

Flynn es el editor en jefe de The Pillar, que es “un proyecto de medio de comunicación católico centrado en el periodismo inteligente, fiel y serio, de católicos comprometidos e informados que aman a la Iglesia”. También es especialista en derecho canónico con experiencia en diferentes diócesis de Estados Unidos y tuvo la amabilidad de sentarse con El American para hablar del intenso debate entre los obispos americanos sobre la Eucaristía y los políticos católicos que apoyan políticas contrarias a la doctrina católica.

Por supuesto, el primer nombre que viene a la mente es el de Joe Biden, que es el segundo presidente católico de USA, pero también un firme partidario de las políticas LGBT, y más infamemente, del aborto (y de la pena de muerte, aunque lo negara durante su campaña). Dentro de un proyecto más amplio de “revitalización eucarística”, los obispos votaron a favor de redactar un documento sobre lo que llaman coherencia eucarística, es decir, qué hacer con las figuras públicas católicas que apoyan políticas que no están en línea con la enseñanza católica, de las cuales, el aborto es la más notable por su gravedad.

Para los católicos, la Eucaristía es un signo de comunión con el conjunto de la Iglesia, lo que significa que quienes viven en estado de pecado grave o apoyan doctrinas contrarias a la Iglesia no deben comulgar. “La Eucaristía es un signo de nuestra comunión con Dios y es un signo de nuestra comunión entre nosotros como Iglesia al acercarnos a Dios a través de la Iglesia en el sacrificio de la misa”, dijo Flynn.

¿Qué están planeando los obispos de USA?

“Una persona que vive en desacuerdo con la doctrina católica o que actúa en oposición a la doctrina católica no debe recibir la Eucaristía. Ese es un elemento de la enseñanza católica que existe desde hace dos mil años”, dijo Flynn a El American.

Esto llevó a los obispos a considerar seriamente los desafíos que presenta un presidente católico que no sigue fielmente la doctrina católica, “todo comenzó con una discusión sobre los desafíos de tener un presidente católico que no cree o que actúa en contra de la opinión de la Iglesia de que el aborto es siempre inmoral y el aborto debe ser siempre ilegal y que ha abogado por la financiación federal del aborto”.

“El documento de los obispos podría hacer mención al hecho de que las personas que en su vida personal o profesional actúan en cierto modo en contra de la doctrina de la Iglesia de cualquier manera, no deberían recibir la Sagrada Comunión”, añadió JD Flynn.

JD Flynn - Aborto - Joe Biden - El American
Algunos obispos han pedido negarle la comunión a Joe Biden por su apoyo radical por el aborto (EFE)

Lo que importa es lo que los obispos hagan individualmente, dice JD Flynn

Si uno lee el New York Times, con titulares como “Apuntando a Biden, los obispos católicos promueven un polémico plan de comunión”, pensaría que la Conferencia Episcopal de Estados Unidos funciona como un órgano parlamentario que puede negar la comunión a la gente. Pero la Iglesia no funciona así.

“La Conferencia Episcopal puede hacer las pocas cosas que la Iglesia dice que puede hacer. Pueden establecer normas sobre la edad de los confirmados y ciertos umbrales financieros para la administración parroquial. Pero son muy pocas las cosas que la Conferencia Episcopal está facultada para hacer”, dijo Flynn.

“Así que lo que está en juego en el debate es, en cierto modo, muy poco, porque al fin y al cabo, lo que la USCCB puede hacer al respecto es decir algo o no decir nada. La Conferencia Episcopal luchará por lo que debe decir. Pero decir algo es lo máximo que pueden hacer”.

¿Significa esto que los obispos no pueden hacer nada? No del todo. Lo que quiere decir es que la Conferencia Episcopal no tiene ninguna autoridad canónica al respecto, pero los obispos individuales sí la tienen y son ellos los que pueden tomar las decisiones.

“Los obispos individualmente, sin embargo, son el lugar clave, porque los obispos individuales en sus diócesis pueden establecer normas y dar instrucciones a sus sacerdotes sobre esta cuestión de la coherencia eucarística. Hay diócesis en Estados Unidos que tienen leyes particulares que dicen que un político que apoya el aborto o cualquier otra cuestión contraria a las enseñanzas de la Iglesia no puede recibir la Sagrada Comunión hasta que se arrepienta de ello”.

¿Veremos más obispos negando públicamente la comunión a los políticos pro-aborto en Estados Unidos? Probablemente, pero también es probable que Joe Biden no sea uno de ellos.

“Creo que podríamos ver a más obispos tomando una postura pública y directa en los próximos meses. Ahora, lo interesante es que esa acción no tiene que ser pública. Así que es posible que haya obispos que ya hayan dicho a los políticos que no reciban la comunión en sus diócesis. Pero como hay una serie de cuestiones relacionadas con el aborto que se están agitando ahora mismo en el Congreso de los Estados Unidos, existe la expectativa de que algunos obispos puedan juzgar a los políticos de sus diócesis que crucen la línea al participar en el apoyo al aborto”, dijo Flynn.

Sin embargo, es poco probable que Joe Biden sea uno de esos políticos que podrían ser señalados. “Donde está el verdadero quid de la cuestión es en el nivel de las diócesis individuales, especialmente en la diócesis de Biden, la arquidiócesis de Washington y la diócesis de Wilmington, Delaware, donde mantiene su hogar”. El cardenal Wilton Gregory, arzobispo de Washington, ya ha dicho que no negará la comunión a Biden, y el recién nombrado obispo de Wilmington, William Koening, probablemente seguirá su ejemplo.

Los obispos redactarán el documento sobre la coherencia eucarística en los próximos meses, lo discutirán y votarán en septiembre. Probablemente será poco específico y más una guía que un “acto parlamentario”. Aun así, es probable que las tensiones entre los obispos y un presidente católico practicante que desafía a diario la enseñanza católica aumenten mientras intentan sobrevivir en una sociedad que se seculariza rápidamente. Una cosa es cierta: Los obispos católicos están lejos de encontrarse en una posición envidiable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Superpotencia, El American

¿Cómo se transformó China en una "superpotencia" que desafía a USA?

Next Article

La falsa paz de Colombia

Related Posts
Total
1
Share