fbpx

ONU cómplice de violación de DD-HH por parte Partido Comunista Chino

Según Emma Reilly, la oficina de Derechos Humanos de la ONU transfiere a la delegación de Beijing toda la información de las víctimas o activistas de varios países que testificarán contra el Partido Comunista Chino

La defensora de Derechos Humanos Emma Reilly, ha estado haciendo una serie de señalamientos sobre cómo la comisión de Derechos Humanos de la ONU es controlada por China, y los efectos que esta influencia ha traído sobre las víctimas o activistas que denuncian los atropellos de Beijing desde 2013, año en el cual la administración Obama- Biden hacía parte de la misma.  

Según Emma Reilly, la oficina de Derechos Humanos de la ONU transfiere a la delegación de Beijing toda la información de las víctimas o activistas de varios países que testificarán contra el Partido Comunista Chino. Información de mas de 70 víctimas y activistas provenientes de China, Estados Unidos, Canadá, Australia y Reino Unido han sido entregados a la delegación de China.

Reilly dijo a la prensa que China había pedido que su oficina entregara los nombres de los disidentes chinos que acudirían al Consejo de Derechos Humanos de la ONU a partir de 2013. Añadió que “una vez los nombres son entregados al Gobierno chino, tanto los activistas como sus familias son presionados para que no asistan a las reuniones, algunos incluso fueron arrestados y torturados, y en un caso, se informó que una persona murió mientras estaba detenida”.

Las denuncias sobre la oficina de Derechos Humanos de la ONU, vienen desde el año 2013, años en los que el Gobierno de Estados Unidos era miembro. Emma Reilly dice, que este tipo de actuaciones “va en contra de las reglas básicas” de el organismo internacional, justamente porque ponen en riesgo a las víctimas, y agrega, que “otros gobiernos, suelen hacer el mismo tipo de petición, pero que se les ha rechazado”. 

La defensora Emma Reilly, ha enfrentado represalias por denunciar prácticas ilegales que, según ella, “ponen en peligro la vida de los activistas y sus familias en la oficina de Derechos Humanos de la ONU”, a su vez, pidió en julio de 2020 al secretario de Estado Mike Pompeo, que “implemente una ley que exige Estados Unidos desfinanciar a la ONU en un 15% por incumplimiento de su política de protección de los denunciantes”.

El Senador Ted Cruz ha sido portavoz de estas denuncias en las que señaló a Fox: “Estados Unidos debería retener absolutamente estos fondos si es cierto que la ONU ayudó activamente al Partido Comunista Chino al filtrar las identidades de los disidentes que se pronunciaron contra las violaciones de Derechos Humanos, o si la ONU ahora está apuntando al denunciante que habló en contra de estas filtraciones”.

Emma Reilly, ha insistido al Gobierno de Donald Trump que suspenda la financiación a la organización mundial por violar las leyes propias de la institución y por proteger las acciones de China sobre la etnia Uygures, lo que ella califica un “genocidio”. 

La administración Trump había calificado de hipócrita y egoísta a la oficina de Derechos Humanos y se ha manifestado en contra de la participación de China como miembro, lo que trajo como consecuencia en junio de 2018, la salida de EE.UU. de esta comisión, sumado a las las sanciones contra China por la violación a los Derechos Humanos por parte del Departamento de Estado. 

Las denuncias de Emma Reilly, se suman a las del investigador alemán Adrian Zenz, que señalan abortos y esterilizaciones forzadas a las mujeres Uygures en Turkestan (Xinjiang), por parte de las autoridades chinas. En el pasado mes de octubre de 2020 el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos manifestó que China estaba perpetrando “algo parecido a un genocidio” con el trato que da a los musulmanes en la región de Xinjiang. 

La violación a la intimidad de las victimas viene dándose desde 2013, el tiempo en el que EE.UU. en la administración Obama era parte de la comisión de derechos humanos. 

La administración Obama-Biden ya había cedido ante las presiones de China en la llamada estrategia de equilibrio de poder. Dicha política no sólo le permitió a Beijing avanzar en materia tecnológica y económica, en donde “China por la paridad del poder adquisitivo (PPP), superó a los EE.UU. como la economía más grande en 2014” sino que además, en materia de política exterior, Obama-Biden fracasó en una de las más grandes derrotas a EE.UU en Asia, en la cual China tomó el control militar de la región Indo Pacífico.

Actualmente, China tiene un camino despejado en la ONU y en la comisión de Derechos Humanos. Recordemos que el pasado octubre de 2020 a pesar de las denuncias hechas por la delegación de EE.UU., el gigante asiático contó con el respaldo de 45 países para seguir siendo miembro de dicha comisión.

Estados Unidos, desde 2017 ha tenido una política más fuerte contra el organismo internacional, y sus recientes sanciones a China, han sido un gran espaldarazo a las víctimas del Partido Comunista Chino.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Latinos en Florida reprobaron los planes de Joe Biden

Next Article

La ola azul se estrelló contra el muro rojo y la lucha continúa, parte I

Related Posts
Total
0
Share