fbpx
Saltar al contenido

Países bálticos expulsan a diez diplomáticos rusos por actividades de espionaje

Países bálticos expulsan a diez diplomáticos rusos por actividades de espionaje

Read in English

[Read in English]

Los tres países bálticos, Letonia, Lituania y Estonia, expulsaron este viernes a diez diplomáticos rusos.

Estonia y Letonia expulsaron a tres diplomáticos, cada uno, mientras Lituania declaró “persona non grata” a cuatro empelados de la embajada rusa en la capital, Vilna.

La formulación similar de los tres anuncios sugiere que los rusos expulsados trabajaban para los servicios de inteligencia de Moscú y que estos servicios fueron cómplices en la planificación de la invasión de Ucrania.

El ministro de Asuntos Exteriores de Letonia, Edgars Rinkevics, afirmó en un comunicado que su decisión de expulsar a tres rusos “se adoptó en solidaridad con Ucrania en su lucha contra la agresión militar rusa contra Ucrania gratuita e injustificable, en cuya planificación y ejecución han desempeñado un papel importante los representantes de los servicios de seguridad de Rusia”.

En lo que respecta a la expulsión de tres personas de la embajada rusa en Estonia, el Ministerio de Asuntos Exteriores estonio señaló que estaban implicados de manera directa y activa en socavar la seguridad de Estonia y en difundir propaganda para justificar la acción militar de Rusia, según medios locales.

El Ministerio de Asuntos Exteriores lituano, por su parte, señaló que cuatro empleados de la embajada rusa en Lituania fueron declaradas “persona non grata” por sus actividades incompatibles con el estatus diplomático y se les pidió que abandonaran el país en un plazo de cinco días, informó el portal de la cadena pública lrt.lt.

La formulación empleada en el comunicado lituano sugiere asimismo que los rusos expulsados estuvieron involucrados en actividades de espionaje.

Los tres comunicados condenan asimismo la invasión rusa de Ucrania.

El Ministerio de Exteriores lituano señaló que “los ataques militares de Rusia contra civiles, instalaciones civiles, hospitales, escuelas, maternidades e instalaciones culturales son crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad”.

Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Estonia dijo que “al continuar su acción militar a gran escala contra Ucrania, Rusia está violando tanto el derecho internacional como sus compromisos internacionales adoptados voluntariamente en la forma más flagrante”.

En tanto, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Letonia instó a Rusia a volver a respetar el derecho internacional.

Los tres países bálticos se han visto afectados por la guerra en Ucrania con la llegada desde el inicio de la guerra el pasado 24 de febrero de decenas de miles de refugiados, cargados con historias personales de bombardeos rusos y destrucción de objetivos civiles como escuelas, hospitales y barrios residenciales.

Deja una respuesta

Total
7
Share