fbpx
Saltar al contenido

La paradoja de las ‘midterms’: Biden es impopular, pero las elecciones podrían ser cerradas

Contenidos

Available: English

[Read in English]

Sondeo tras sondeo muestran una paradoja para las elecciones de mitad de período (midterms) de este año, ya que las encuestas sobre la papeleta genérica del Congreso muestran una carrera ajustada entre demócratas y republicanos a pesar de que el presidente Biden se enfrenta a los peores números de aprobación de la historia presidencial reciente. Aunque la historia sigue favoreciendo al GOP, estos sondeos sugieren que las elecciones de 2022 están lejos de ser un asunto resuelto.

El agregador de encuestas FiveThirtyEight que rastrea la papeleta genérica del Congreso muestra que los republicanos mantienen la más mínima ventaja sobre los demócratas, ya que el 44,1 % de los americanos dicen que querrían que el GOP controlara el poder legislativo, apenas 0,5 puntos por delante del 43,6 % de los votantes que preferirían que el Partido Demócrata controlara el Congreso.

La estrecha brecha entre el GOP y los demócratas contrasta fuertemente con la evaluación del público americano sobre el desempeño del trabajo de Joe Biden, que está en bajos niveles de aprobación e incluso es más impopular que Trump durante sus cuatro años en el cargo, ya que solo un escaso 38,4 % de los votantes aprueban su desempeño de trabajo hasta ahora.

Estas encuestas que muestran una carrera ajustada entre demócratas y republicanos deberían ser buenas noticias para los demócratas que temen que la impopularidad sin precedentes de Biden pueda hundir sus posibilidades de mantener ambas Cámaras del Congreso en las elecciones legislativas de este año. También hace sonar algunas alarmas en las salas de guerra de los candidatos republicanos que esperan que la presidencia profundamente impopular de Biden pueda traducirse automáticamente en una ola roja este noviembre.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

En la paradoja de las midterms, Biden se ha hecho más impopular mientras los demócratas han ganado en las encuestas

Los medios de comunicación y los analistas políticos suelen utilizar mucho dos tipos de encuestas para evaluar las posibilidades de cada partido de ganar el Congreso: los índices de aprobación presidencial y la papeleta genérica del Congreso. Como sus nombres indican, el primero evalúa la percepción del público sobre el desempeño del trabajo del presidente. El segundo pregunta a los encuestados qué partido preferirían que controlara el Congreso tras las elecciones de mitad de mandato.

Normalmente, el índice de aprobación presidencial se utiliza como indicador del estado de ánimo del público hacia el partido en el gobierno. Si el presidente es muy impopular, es justo suponer que su partido tendrá un trabajo más difícil para convencer a los votantes de que los elijan en las elecciones de mitad de período. La lógica es que, dado que la mayoría de los votantes no quieren a Biden, las cifras de los demócratas en las encuestas seguirán el mismo camino.

Hay pruebas históricas que respaldan esto, ya que todos los presidentes desde 1992 han sufrido una importante derrota en el voto popular cuando estaban por debajo de la media en al menos una de sus elecciones. Los demócratas perdieron las midterms de 1994 y 2010 mientras sus presidentes eran impopulares, y los republicanos hicieron lo mismo durante las midterms de 2006 y 2018.

De ahí que resulte paradójico (al menos en apariencia) que mientras los incipientes índices de aprobación de Biden han caído en picado en las últimas semanas, las cifras de los demócratas en la votación genérica del Congreso no solo no han caído en la misma profundidad que las de Biden, sino que han aumentado. Los demócratas pasaron de perder la votación genérica por casi tres puntos en junio a menos de un punto en julio, mientras que Biden sufrió un descenso de 2-3 puntos en sus índices de aprobación.

Estas cifras implican que, aunque los votantes son muy críticos con la actuación del Presidente, esto no significa necesariamente que vayan a votar al Partido Republicano en noviembre. Sin embargo, no todo son malas noticias para el GOP.

Los republicanos todavía son favoritos en las elecciones

Aunque la diferencia entre el voto genérico y el índice de aprobación de Biden puede parecer paradójica, no es la primera vez que ambas cifras discrepan. En 2014, el presidente Obama contaba con un anémico 42% de aprobación en julio. Sin embargo, los demócratas tenían una ventaja de 1 a 2 puntos sobre el GOP en la votación genérica. Esta tendencia sería la característica común de la campaña de ese año, ya que, en promedio, los demócratas encuestaron mucho mejor que el presidente Obama.

Esta divergencia no impidió que los republicanos ganaran cómodamente las elecciones y se hicieran con el control de las dos Cámaras del Congreso. Por lo tanto, unos buenos números en las encuestas para los demócratas en julio no significan que vayan a tener un buen resultado en noviembre.

Además, como señala FiveThirtyEight, la tendencia en las últimas elecciones es que los números de las encuestas para el partido en el poder vayan empeorando gradualmente a medida que se acercan las elecciones, que es precisamente lo que ocurrió en 2010, cuando los demócratas pasaron de tener un empate estadístico en la votación genérica de julio a quedar por delante de los republicanos por nueve puntos a finales de octubre.

Además, cuanto más se acerquen las elecciones, más claro será qué bando está más motivado para acudir a las urnas, ya que las encuestas pasarán de encuestar a los votantes registrados a los probables. Supongamos que el Partido Republicano consigue que su base sea más entusiasta que la de los demócratas y convence a los votantes a los que no les gusta Biden para que voten a los republicanos. En ese caso, las predicciones de una ola roja podrían ser muy acertadas.

Aunque los republicanos siguen siendo favoritos para ganar al menos la Cámara de Representantes en noviembre, las últimas cifras de las encuestas muestran que la impopularidad de Biden no significa que las elecciones ya hayan terminado. Incluso si las encuestas se equivocan (de nuevo), sigue siendo tarea del GOP convencer a suficientes americanos para que no solo desaprueben a Biden sino que voten a los republicanos.

Total
4
Share