fbpx

Electoral, El American

Ley de integridad electoral de Texas pasa al despacho del gobernador Greg Abbott

Los republicanos insistieron en el proyecto de ley con el objetivo de proteger aun más las elecciones de posibles fraudes futuros y de estandarizar los procedimientos electorales

El proyecto de ley de integridad electoral propuesto por los republicanos en Texas fue aprobado en una última revisión este martes y está listo para pasar a la oficina del gobernador Greg Abbott, quien ha dicho que se encuentra listo para convertirlo en ley con su firma.

La versión final del proyecto llega al despacho de Abbott tres meses después de que los demócratas de la Cámara rompieran el quórum para obstaculizar una versión anterior de la legislación.

Esta última semana se retrasó una vez más porque su autor, el senador estatal Bryan Hughes, desaprobó algunos aspectos del lenguaje agregado por la Cámara para abordar la controvertida condena de Crystal Mason, una mujer del condado de Tarrant que enfrenta una sentencia de cinco años por presuntamente emitir una boleta de manera ilegal mientras estaba en libertad supervisada.

La objeción de Hughes provocó un paso legislativo adicional, conocido como Comité de Conferencia, para eliminar la Enmienda de Mason antes de que el proyecto de ley pudiera presentarse para una votación final.

Insistencia republicana y resistencia demócrata a la integridad electoral

Para los demócratas, el riesgo que conllevaba la medida sobre posibles nuevas barreras para los votantes negros y las personas con discapacidades fue justificación suficiente para que paralizaran el Capitolio durante casi seis semanas. Pero el regreso de suficientes demócratas a la Cámara a principios de este mes puso nuevamente al proyecto en el camino para finalmente cruzar la línea de meta.

Las dos sesiones especiales que el gobernador Abbott convocó ante los obstáculos puestos por los demócratas, brindaron más tiempo a los republicanos para presionar por arreglos a la legislación que de otro modo se habrían convertido en ley. La semana pasada, la Cámara enmendó aún más su legislación para igualar las pocas diferencias en la versión del Senado e incluir algunos cambios que los demócratas y algunos republicanos habían pedido, incluida la capacitación de los observadores electorales.

Finalmente, la última revisión del proyecto marcó el final de una acontecida saga legislativa que ocupó dos sesiones de tiempo adicional, un dramático abandono de congresistas demócratas que huyeron a Washington en modo de protesta hasta enfrentar citaciones penales, y audiencias maratónicas que avivaron tensiones entre representantes de ambos partidos.

Los republicanos insistieron en el proyecto de ley con el objetivo de proteger aun más las elecciones de posibles fraudes futuros y de estandarizar los procedimientos electorales. La legislación establece nuevos requisitos de identificación para votar por correo, mejora las protecciones para los observadores electorales partidistas y establece nuevas reglas y posibles sanciones penales para quienes asistan a los votantes.

Al convertirse en ley el proyecto, Texas penalizará con cárcel a los funcionarios electorales locales que distribuyan de manera proactiva las solicitudes de boletas por correo antes de que los votantes calificados las pidan según el procedimiento legal.

Los republicanos consiguieron mantener intactas las disposiciones del proyecto de ley que prohibirán el drive-thru (votar sin bajar del vehículo) y establecerán nuevos límites en las horas de votación anticipada para evitar la votación nocturna. Ambas iniciativas fueron llevadas a cabo por el condado de Harris el año pasado con motivo de la emergencia sanitaria por COVID-19.

“La protección de la integridad de nuestras elecciones es fundamental en el estado de Texas, por lo que hice de la integridad de las elecciones un tema de emergencia durante la 87ª Sesión Legislativa”, dijo el gobernador Abbott en un comunicado, en el que además agradeció al senador Hughes, al representante Andrew Murr, al vicegobernador Dan Patrick y al portavoz Dade Phelan por trabajar para que el proyecto “llegara a la línea de meta” durante la segunda sesión especial.

“El Proyecto de Ley solidificará la confianza en el resultado de nuestras elecciones al hacer que sea más fácil votar y más difícil hacer trampa”, continuó Abbott. “Espero firmar para que el Proyecto de Ley del Senado 1 se convierte en ley, lo que garantiza la integridad de las elecciones en Texas”, finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Gobierno de Puerto Rico, demandas, El American

Gobierno de Puerto Rico dice que demandas ante Tribunal Federal buscan “promover una agenda antivacunas”

Next Article

"Victoria histórica": terroristas de Al-Qaeda celebran triunfo del Talibán

Related Posts
Total
0
Share