fbpx
Saltar al contenido

Si aún no te has preocupado por el peligro que representa Irán para ti, deberías hacerlo

Read in English

[Read in English]

Teherán queda a 6324,31 millas de Washington. A 7944,23 millas de Bogotá. “Demasiado lejos como para preocuparse por lo que hagan los Ayatolás”, diría uno. Pero no es así. Sí es lejos, pero también debe preocuparnos porque, aunque parezca inverosímil, el régimen iraní significa un peligro monumental para los países occidentales y este continente, América.

Joe Biden anunció esta semana que Estados Unidos se estaría preparado ante el inminente fracaso de las discusiones diplomáticas con Irán. Desde hace años, este país busca someter a Teherán a la rigidez de un acuerdo nuclear para evitar que la república islámica se convierta en una amenaza para todo el mundo. Sin embargo, nada indica que las negociaciones vayan a llegar a buen puerto. Lo contrario: todo indica que la voluntad de Irán es mantener las hostilidades y acabar con aquellos a los que declaró sus enemigos.

Usted puede vivir tranquilamente en su finca en Arizona o en su apartamento en Bogotá. Estar paseando por el Sunset Boulevard o el Parque de la 93. Pero, mientras Irán mantenga intacta la voluntad de destruir a Occidente y continúe desarrollando sus armas nucleares, el riesgo es latente.

Para entender un poco más esta realidad, en El American conversamos con Christian Cantor, ex director de la lucha contra la proliferación de armas de la Cancillería de Israel, ex consejero de Asuntos Políticos de la embajada de Israel en Londres y actual embajador de Israel en Colombia.

Primero: ¿qué busca Irán?

Cantor nos explica: “Hoy en día Irán es nuestro oponente estratégico más desafiante en la región. Esto tiene implicaciones hacia el resto del mundo”. El embajador afirma que el régimen de los ayatolá está buscando la hegemonía territorial en Medio Oriente. Para lograrlo, primero tiene que liquidar a Israel, que se ha convertido en el gran muro de contención del terrorismo en Medio Oriente.

“Irán rechaza la posibilidad de nuestra existencia. Su propósito es nuestra aniquilación y destrucción”, dice Cantor.

La fuerza nuclear se ha convertido en el recurso de Irán para ir logrando esa hegemonía territorial y para posicionarse a nivel mundial como una potencia con la que se debe negociar. A ello debemos el empecinamiento del Líder Supremo, Alí Jamenei, en desarrollar las armas nucleares, pese a la oposición de Occidente.

Entonces, allí está la preocupación: “Si hay un país que tiene capacidades nucleares al otro lado del mundo, sin ningún interés bélico, está bien. Pero Israel tiene como vecino a un país que está construyendo esas capacidades nucleares, que quiere aniquilarnos y ha dicho claramente qué hará con esas armas”, dice el embajador a El American.

Es claro que el propósito de Irán es la hegemonía. Para lograr la hegemonía, debe acabar con Israel. Y para acabar con Israel, debe enfrentarse y, eventualmente, acabar con Estados Unidos. En síntesis: Irán quiere acabar con Estados Unidos y sus aliados.

Segundo: ¿cómo lo logra?

Desde hace décadas, luego de la revolución que impuso al más férreo fundamentalismo islámico en el poder, Irán se ha dedicado a la desestabilización de sus vecinos y otros países que están más lejos.

Gracias a la producción de hidrocarburos, gas natural y petróleo, Teherán ha podido financiar a grupos terroristas que ha ido infiltrando en diferentes países. El grupo más reconocido es, sin duda, Hezbolá, formado a principio de la década de los ochenta.

Hoy Hezbolá opera principalmente en el Líbano y otros países de Medio Oriente como Siria e Irak, pero sus actividades se han exportado para el continente americano.

“Irán no ataca directamente”, cuenta Cantor, “sino a través de proxies“. “Busca crear esos proxies, para luego desestabilizar. Además está la amenaza nuclear que Irán está construyendo, que también tendría implicaciones mundiales”.

“Irán firmó el tratado de proliferación nuclear. Lo que queda claro es que un país que es parte de ese tratado puede violarlo y crear una amenaza mundial. Irán sabotea y debilita todos esos acuerdos de estabilización y de coexistencia”, afirma el embajador.

“Esto está generando una competencia entre naciones que podría ser peligrosa. Esto afecta directamente a cualquier ciudadano, independientemente de dónde viva”, agrega.

Cantor recalca que la financiación del terrorismo vuelve a Irán un peligro global y ya hemos sido testigos de ello.

“Si vemos la imagen general, es claro que hay conexiones. Los terroristas en Europa o América Latina están conectados con Irán. Este mismo continente, América, lo debe tener muy claro: hubo dos ataques monumentales desarrollados por Irán en Buenos Aires, en el 92 y 94, contra objetivos judíos e israelitas”.

Tercero: terrorismo iraní en el patio trasero de Estados Unidos

Teherán queda a6324,31 millas de Washington, es cierto. Pero Washington queda a solo 1864,11 millas de Caracas. Y Caracas queda a 621,37 millas de Bogotá, u 807 millas del Canal de Panamá, fundamental para el comercio en este continente. ¿Por qué esto es relevante? Por lo que comentamos: las actividades de Hezbolá no solo están en Medio Oriente, sino que se han exportado a América, principalmente a Venezuela.

“Sin duda, cuando hablamos de Latinoamérica, debemos considerar el impacto iraní. Sobre todo en cuanto a Venezuela y sus alrededores. Sabemos que las actividades de Irán y Hezbolá en Venezuela generan un ingreso económico que, hasta ahora, Irán podría aprovechar para financiar el terrorismo”.

Dice el embajador Christian Cantor que“Hezbolá ahora mismo tiene que crear sus fuentes de ingresos y eso lo logra en Venezuela. Es el lugar ideal para esto. Ahí pueden hacer cualquier actividad ilegal, desde excavación, petróleo, narcotráfico o venta de armas”.

Nicolás Mauro, el dictador socialista de Venezuela, se ha convertido en el revólver de todo aquel que le quiera hacer daño a Estados Unidos. No importa la ideología. Si el punto es hacerle daño a Estados Unidos y a la región, Caracas te recibe con los brazos abiertos. En ese sentido, no es secreto que Irán tiene magníficas relaciones con Miraflores y que Hezbolá se desenvuelve con plena libertad en las islas venezolanas.

“Irán, junto con el régimen de Maduro, está violando diferentes sanciones. Esto termina generando riqueza Irán también. Cada dólar que fortalece a Irán es un dólar que el régimen destina para adquirir más armas, para apoyar al terrorismo y crear más capacidades nucleares”

Hoy Venezuela es la cabeza de playa de Irán en el continente. Es un punto estratégico, del que Alí Jamenei se podría favorecer tremendamente y desde el que podría hacer mucho daño. Nos lo explica muy bien Chirstian Cantor:

“Sabemos que hoy en la región, desde Venezuela, hay actividades en tema de armamentos, de misiles y drones. Son operaciones en la región que son muy preocupantes. Irán no tiene la misma capacidad de desestabilización en América que tiene en Medio Oriente, pero, aunque sean actividades muy pequeñas, pueden tener un impacto muy grave”.

“Es muy preocupante”, dice Cantor, “voy a hablar de hechos: sabemos muy bien la forma que los drones y misiles iraníes que utilizan desde Yemen pueden dañar las capacidades petroleras de diferentes países como Arabia Saudita o los Emiratos Árabes. Lo hemos visto. Nosotros hemos visto cómo drones iraníes tratan de llevar explosivos para grupos terroristas. Hemos visto ataques de misiles hacia Israel. Conocemos las amenazas. No las inventamos, eso sucede”.

Ahora, imagínese esa misma capacidad de desestabilización, pero a pocos kilómetros de donde sus hijos juegan en el parque. Eso está desarrollándose, poco a poco.

“Es improbable que se replique exactamente el nivel de desestabilización que Irán logra en Medio Oriente. Pero no es exagerado decir que Irán puede lograr en América diferentes escenarios que, aún siendo más pequeños que los ataques en Medio Oriente, tengan un impacto tremendo”.

Recientemente el ministro de Defensa de Colombia dijo que la prioridad de su país, en materia de seguridad nacional, era Irán. Se refiere precisamente a esto. A Venezuela, a Hezbolá, a drones, espías y misiles. Al respecto, el embajador de Israel en Bogotá dice: “No quiero decir que Irán sea la prioridad de Colombia. No soy colombiano, pero lo que sí puedo decir es que diferentes escenarios que provoque Irán, que no son hipotéticos, pueden tener un impacto tremendo hacia Colombia”.

“Si esa infraestructura que tienen en Medio Oriente llega a desarrollarse en otros lugares del mundo, podría ser dramático”, afirma Cantor.

Esto ya está ocurriendo. De ahí que no sea histérico discutirlo y actuar en consecuencia. Por ello, la recomendación del embajador Christian Cantor es clara:“Esa lucha para frenar las actividades de Irán es fundamental que se lleve a cabo en este continente”.

No se trata solo de una causa de Israel, por ser vecino de Irán. No. Ya la causa de Israel no es solo de ellos, sino es una causa Occidental en la que se deben comprometer todos los países, sobre todo los del continente americano.

Orlando Avendaño is the co-editor-in-chief of El American. He is a Venezuelan journalist and has studies in the History of Venezuela. He is the author of the book Days of submission // Orlando Avendaño es el co-editor en Jefe de El American. Es periodista venezolano y cuenta con estudios en Historia de Venezuela. Es autor del libro Días de sumisión.

Deja una respuesta

Total
29
Share