fbpx
Nancy, Pelosi, representante Miller-Meeks

Pelosi criticada por mostrarse abierta a desbancar a la representante Miller-Meeks

La congresista republicana ganó su escaño por un estrecho margen de 6 votos, el reconteo validó su triunfo y tomó juramento el 3 de enero. Ahora la demócrata quiere derrocarla

[Read in English]

Los demócratas necesitan un margen más amplio para pasar con mayor tranquilidad sus proyectos de ley en la Cámara de Representantes. Si bien las elecciones de noviembre fueron más que positivas para el partido azul, la realidad es que el GOP descontó escaños y, con la confirmación de la representante Deb Haaland (D-NM) al cargo de secretaria de Interior, los demócratas perderán otro escaño. Por ello, Nancy Pelosi, líder de la mayoría, entró en acción y tiene una nueva misión entre ceja y ceja: desbancar a la representante republicana Miller-Meeks.

Pelosi quiere hacer valido el recurso de impugnar en la Cámara de Representantes los resultados electorales que favorecieron a la representante Mariannette Miller-Meeks (R-IA), quien se impuso por un margen de 6 votos a la demócrata Rita Hart y logró cambiar el color del escaño favorable al GOP. Tras el recuento de votos, los propios funcionarios electorales de Iowa certificaron a Miller-Meeks como ganadora.

La demócrata Hart se dirigió al Comité de Administración de la Cámara para que investiguen toda la situación.

¿Tiene derecho legal? Sí.

«Según la Constitución de los Estados Unidos, cada Cámara del Congreso tiene la autoridad expresa de ser el juez de las “elecciones y los resultados” de sus propios diputados (artículo I, sección 5, cláusula 1)», dice la reglamentación de los «Procedimientos para casos de impugnación de elecciones en la Cámara de Representantes».

«Aunque las impugnaciones y los recuentos iniciales para la Cámara se realizan a nivel estatal, en virtud de la autoridad del Estado para administrar las elecciones federales (Artículo I, Sección 4, cl. 1), las impugnaciones continuas pueden presentarse a la Cámara, que, como árbitro final, puede tomar una decisión concluyente sobre la reclamación del escaño».

Imagen
La representante republicana recibiendo la certificación electoral (Twitter)
Un caso poco común

Si bien el caso es constitucional, la situación es poco común y, por esta misma razón, las críticas se postran sobre los hombros de Pelosi. A quien la han llamado hipócrita por cuestionar que varios republicanos y el expresidente Trump intentaran revertir los resultados presidenciales de noviembre, mientras ella, junto a otros demócratas, está haciendo exactamente lo propio al intentar desbancar a una representante que ganó democráticamente su escaño y fue juramentada.

«Los votos se contaron, se volvieron a contar, fueron certificados por el estado, pero el Comité de Administración de la Cámara de Representantes inició esta semana un proceso que podría llevar a desbancar a la congresista», preguntó George Stephanopoulos de ABC a Pelosi.

«Bueno, fueron seis votos, y nuestro candidato pidió por este proceso. Esta [situación] no es única, esto ha pasado incluso quizás cuando tú estabas todavía en el Capitolio antes. Cuando la ventaja ha estado muy cerrada para un lado o el otro se ha dicho “llevémoslo a la Cámara”. Incluso el magistrado Scalia estuvo de acuerdo con que la Casa tiene la autoridad para sentar miembros y recontar los votos», dijo Pelosi ante la pregunta del entrevistado donde dejó abierta una «hipótesis» en el que la demócrata Hart le pudiera sacar el escaño a la representante Miller-Meeks.

Críticas a Pelosi

A raíz de las declaraciones, el representante Jim Jordan (R-OH) criticó el doble rasero de la demócrata: «La presidenta Pelosi dice que está dispuesta a derrocar a la congresista republicana Miller-Meeks. Traducción: solo puede oponerse a una elección si es demócrata».

En un artículo de The Post Millenial, se lee lo siguiente: «Esto contrasta fuertemente con la actitud de Pelosi con respecto a las elecciones generales de noviembre de 2020 (aunque coinciden con sus sentimientos en noviembre de 2016), y los críticos llaman a esto hipocresía flagrante y partidismo».

Por otra parte, Fox News sacó un informe más amplio sobre la jugada del Partido Demócrata intentando desbancar a la representante republicana Miller-Meeks.

«Y tú pensabas que las elecciones de 2020 habían terminado (…) La Cámara de Representantes podría ser un caso de estudio en la ejecución de la política de poder más cruda y maquiavélica posible. Incluso en el Capitolio», empieza el artículo de Fox. «La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-CA), abrió la puerta de par en par a la posibilidad de desbancar a un miembro republicano actual y sustituirlo por un demócrata».

De acuerdo con el medio, este recurso que quiere implementar Pelosi difiere de otros procesos porque nunca antes se había sentado (es decir, que el escaño pase de un candidato a otro) a un representante después de ser juramentado. Además, como se comentó, es un proceso poco típico y hay que remontarse a varios años atrás para tener registros similares.

«La Cámara no ha jugado tanto con la anulación de una elección desde 1985. Los funcionarios electorales de Indiana determinaron que el republicano Rick McIntyre derrotó al representante Frank McCloskey (D-IN) en 1984. Los funcionarios electorales de Indiana certificaron a McIntyre como ganador por 34 votos. Pero los funcionarios nunca tabularon casi 5,000 boletas», explicó Fox.

«La Cámara de Representantes no nombró a McIntyre ni a McCloskey cuando comenzó el 99º Congreso en enero de 1985. El escaño quedó vacante. El presidente de la Cámara, Tip O’Neill (demócrata), encargó a un panel de tres miembros (dos de ellos demócratas) que determinara el resultado de la elección. El panel decidió finalmente que McCloskey se impuso, por cuatro votos. En mayo de 1985, la Cámara nombró a McCloskey en lugar de McIntyre. Algunos demócratas incluso votaron en contra de la elección de McCloskey. Pero no importaba. Los demócratas tenían más de 250 escaños y habían controlado la Cámara durante tres décadas seguidas», añadieron.

Luego de esto, los republicanos dijeron que esto fue un abuso de poder por parte del Partido Demócrata y abandonaron la Cámara en señal de protesta.

Ahora la situación es, incluso, más delicada. Porque la actual representante republicana ganó las elecciones, por un margen estrecho, muy cierto, pero venció; y fue juramentada. Ahora la presidenta de la Cámara, Pelosi, dice que es una hipótesis que el escaño sea revertido.

Pero no será fácil, la reglamentación dice que «En los casos de elección bajo la jurisdicción de la Comisión de Administración de la Cámara (…) la comisión generalmente emitirá un informe y presentará una resolución relativa a la disposición del caso, que deberá ser aprobada por el pleno de la Cámara. La comisión puede recomendar, y la Cámara puede aprobar por mayoría simple, una decisión que afirme el derecho del contendiente al escaño, puede sentar al contendiente, o considerar que ninguna de las partes tiene derecho a ser finalmente sentada y declarar la vacante».

Pelosi necesitará convencer a los demócratas moderados de que voten a favor de un derrocamiento que no tiene prácticamente precedentes.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Universidad de Columbia, graduaciones, raza, etnia, ingresos

Se acabó la inclusión: Universidad de Columbia divide graduaciones por raza, etnia e ingresos

Next Article
crisis migratoria, El American

Lo que la izquierda no dice de la crisis migratoria

Related Posts
Total
3
Share