fbpx
Ucrania

“Perdí todo lo que tenía pero al menos tengo a mi familia”: desplazados en Ucrania, la otra cara de la guerra

Paul Bilichenko es un sobreviviente de la guerra en Ucrania que lo perdió todo en Kiev; su historia es un ejemplo de cómo viven los desplazados dentro de su propio país

[Read in English]

Las imágenes sobre la invasión rusa en Ucrania muestran solo una parte de lo que es vivir en un país en guerra: ciudades destruidas, víctimas por doquier y miles de pérdidas tanto humanas como materiales que nunca más se podrán recuperar. Pero al mismo tiempo, hay otras imágenes que no salen a la luz, historias que aún no han sido contadas y que son el reflejo de una nación que está refugiándose dentro de sus fronteras tratando de sobrevivir.

Mientras Vladimir Putin destruye Jerson, Irpin, Mariupol y Odesa miles de ucranianos huyeron a otras ciudades para protegerse de la guerra; localidades que abrieron sus puertas para recibir desplazados y que también sufren los embates del conflicto.

¿Cómo viven los ucranianos fuera de las ciudades atacadas? ¿Cómo es la situación de acceso a alimentos y medicinas? ¿Cómo se mantienen económicamente los ciudadanos si el país está siendo atacado?

Para conocer un poco sobre la nueva realidad que viven los ucranianos, El American entrevistó a Paul Bilichenko, un empresario y padre de familia que dejó su vida en la capital para poder salvar a su esposa e hija. Ahora viven en una pequeña habitación junto a sus padres en su ciudad natal, ayuda a conseguir insumos para su ejército y al mismo tiempo impulsa una campaña de GoFundMe para que sus empleados puedan reconstruir sus vidas.

Antes de la guerra, Paul vivía con su esposa, su bebé de 10 meses y un gato en la capital ucraniana. Hace dos años creó una empresa vinculada a la investigación y desarrollo para la empresa fintech noruega Neonomics; y actualmente tiene 17 empleados en Ucrania.

Paul junto a su esposa e hija. Fotografía familiar tomada en diciembre 2021 antes de la invasión rusa.

Con un buen humor, videos, fotografías, algunos chistes y un mensaje para el mundo, Paul nos contó cómo era su vida, cómo se enteró del inicio de la guerra y cómo debe sobrevivir ahora.

Is Biden to Blame For The Dramatic Rise of Inflation?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

¿Cómo era tu vida antes de la invasión, tu rutina y cómo viviste el primer día del ataque. Dónde estabas, qué hacías?

Llevaba una vida normal, cada día me levantaba por la mañana, ayudaba a mi mujer con mi hija y me iba a trabajar. Debido al COVID-19, trabajábamos a distancia, pero prefería ir a la oficina para dar un paseo por la mañana y trabajar productivamente sin distracciones. Tener un bebé pequeño significa muchas distracciones.

El ejército ruso se estaba reuniendo en nuestras fronteras. Hubo numerosos informes de la inteligencia de Estados Unidos de que la invasión ocurriría pronto. Los rusos tenían otro mensaje, su propaganda decía que nadie iba a atacar y que todo era falso.



Rusia decía que no tenía intenciones de atacar a Ucrania, y, sin embargo, seguía reuniendo más y más soldados, tanques, vehículos blindados, helicópteros y aviones en Rusia y Bielorrusia cerca de nuestras fronteras. Su ejército se encontraba a 100 km de Kyiv.

En la noche del 23 de febrero tuve algunos malos presentimientos. Incluso le dije a mi mujer que creía que deberíamos hacer las maletas y trasladarnos al oeste de Ucrania, a mi ciudad natal. Sugerí que nos fuéramos por la noche, así que por la mañana ya estaríamos allí. Pero pensamos que el viaje de 8 horas sería demasiado agotador para nuestra hija y decidimos quedarnos. En su lugar, empecé a preparar algunas cosas importantes para llevarlas con nosotros por si acaso ocurría algo en un futuro próximo. Estuve ordenando y empaquetando cosas hasta las 3 de la mañana y me fui a dormir.

Dormí solo una hora y media y a las 4.35 AM, nuestro gato empezó a actuar de forma salvaje. Saltaba sobre nosotros en la cama y hacía todo el ruido que podía. Me desperté, abrí la ventana para que entrara aire fresco y fui a beber agua. Cuando volví, mi mujer estaba aterrorizada, me preguntó “¿has oído el ruido de fuera?” Pensé que estaba estresada y quise calmarla, pero de repente oí una explosión muy fuerte en algún lugar cercano.

Todas las dudas se disiparon en un segundo, le pedí que hiciera las maletas y cogiera a nuestra hija. Mientras tanto, yo seguía las noticias para saber qué estaba ocurriendo y si todavía había alguna posibilidad de salir de Kiev con seguridad.


“Putin declaró el comienzo de la “operación especial de guerra” (así es como lo llaman estos fascistas) este mensaje estaba en todas las noticias. Hubo explosiones en casi todas las grandes ciudades de Ucrania. Sentí el peligro y olí el humo desde la ventana. Una cosa que pensé es que tengo que asegurarme de que mi mujer y mi hija estén a salvo. Así que decidí que teníamos que irnos.

Salí corriendo con nuestras maletas, las metí en el coche y volví corriendo a coger otras. Todos nuestros vecinos estaban despiertos, algunos de ellos también estaban haciendo sus maletas. Empaqué todo lo que pude, el cochecito y algo de ropa, sobre todo centrándome en las necesidades de mi hija.

Cuando salimos, me di cuenta de que estábamos en un terrible atasco a las 6 de la mañana. Conseguimos avanzar 15 km desde Kyiv en las primeras 7 horas y allí comprendí que no llegaría hasta mis padres (650 km) y que me quedaría sin combustible. Así que decidí quedarme en casa de nuestro amigo en Bilogorodka, que está cerca de Kyiv y cerca del aeropuerto de Gostomel.

Selfie tomada por Paul un día después de haber iniciado la guerra. “24 de febrero en el sótano”, es el título de la fotografía

Llegamos allí, con la esperanza de poder dormir un poco y trasladarnos a la mañana siguiente. Desempaquetamos algunas de nuestras cosas y entramos en la casa. Al cabo de una hora oí grandes explosiones procedentes del aeropuerto de Gostomel, que estaba a 10 km de nosotros. Luego, escuché aviones de combate que empezaron a volar por encima de nosotros a muy baja altura… Volaban hacia Gostomel, luego oímos explosiones masivas y se repitió.

Cada vez que volaban por encima de nosotros esperaba que no dispararan a las casas o que no fueran derribados y cayeran sobre nosotros. Mientras tanto, mi mujer y mi hija se escondían en el sótano.

Paul Bilichenko

Había 5 hombres en la casa, incluyéndome a mí, así que sacamos algunos rifles que podíamos usar y empezamos a prepararnos para defender la casa. Las explosiones eran cada vez más fuertes y cada vez oía y sentía más. Las ventanas temblaban, las puertas aplaudían. Esa noche apenas dormí una hora con el rifle cerca.

A la mañana siguiente decidimos seguir avanzando. Encontré algo de combustible en la gasolinera alejada de la carretera principal y pensé que sería suficiente para llegar a casa. Pero solo conseguimos llegar hasta mis abuelos, que viven a 230 km de Kyiv. Nos llevó otras 7 horas, ya que las carreteras estaban abarrotadas. Nos quedamos otra noche y al día siguiente nos trasladamos a mi ciudad natal, otras 11 horas y ya estábamos allí.

Video tomado minutos antes de esta entrevista. Sirenas de emergencia suenan constantemente pidiendo a los ciudadanos que se resguarden ante ataques rusos en ciudades aledañas.

¿Cómo la guerra cambió tu vida?¿qué perdiste, dónde están tus familiares y amigos, cómo se comunican?

La guerra cambió mi vida por completo. Aquí tengo las cosas más importantes de mi vida: mi mujer, mi hija y mi gato; pero materialmente perdí todo lo que no se podía meter en tres bolsas: Perdí mi propio apartamento en Kiev, en el centro de la ciudad, y todo lo que tenía allí. Solo me llevé 2 pares de zapatos, 2 chaquetas y algunas camisetas. Lo mismo ocurre con mi mujer.

Mi familia está aquí en una pequeña ciudad cerca de la frontera polaca, pero los padres de mi mujer se quedaron en Kiev. Mi suegro necesita un tratamiento médico especial, por lo que actualmente estoy enviando ayuda médica al hospital de Kyiv, donde la recibe. La distribución es complicada, porque la mayoría de las carreteras que llevan a Kiev fueron destruidas por los rusos y por nuestro ejército, que intentaba detenerlos. Mis empleados también están ahora repartidos por todo el país. Dos de ellos son de Irpin, una ciudad que fue casi completamente destruida por los rusos. Le pedí a mi colega noruego que creara un fondo especial en Gofundme para ayudarles a comprar nuevas casas después de la guerra.

Campaña de GoFundMe impulsada por Paul y su socio para apoyar a sus empleados en Ucrania

¿Qué hacía tu esposa antes de la guerra y cómo es su vida ahora?

Mi mujer trabajaba como directora de recursos humanos en una empresa local antes de la baja por maternidad. Cuando empezó la guerra, mi hija tenía 9 meses, así que seguía haciendo de canguro. Ahora está cuidando de nuestra hija y cocinando cosas ricas.

¿Cómo es tu nueva rutina, cómo compras la comida, las medicinas y el agua? ¿Cómo es el lugar donde estás ahora?

Estamos viviendo en casa de mis padres, tenemos una habitación separada y vivimos con mis padres y mi hermana pequeña. No hay mucho espacio para todos nosotros, pero al menos tenemos un lugar donde quedarnos.

Estamos intentando volver a la vida normal en la medida de lo posible. Aquí, en el oeste de Ucrania, la guerra no se siente tanto como en el este. Pero experimentamos la falta de distribución, algunos productos son imposibles de encontrar, en algunas tiendas las estanterías están vacías, pero esto se debe más al hecho de que la mayoría de los ucranianos se fueron al oeste.

Los anaqueles empiezan a vaciarse. Fotografía tomada por Paul en una tienda de comestibles en su ciudad natal.

Por ejemplo, en mi ciudad, de 25,000 habitantes, hay ahora 65,000 refugiados. Algunos viven incluso en escuelas, nuestras autoridades locales han preparado lugares para dormir. Sentimos la falta de muchos bienes que normalmente podríamos comprar. Por ejemplo, cuando llegamos aquí, estuve conduciendo por la ciudad durante dos horas tratando de encontrar comida para mi hija. Encontrar pañales, algunas medicinas y algo de comida también es un reto.

Antes lo compraba todo en una gran tienda, ahora tengo que visitar 4 o 5 tiendas diferentes por toda la ciudad para comprar los alimentos de mi lista, y aún así algunos de ellos no se pueden encontrar en ningún sitio. Los precios ya han aumentado un 30 %. Los pañales son el doble de caros que antes de la guerra.

¿Cómo ves la situación política, qué piensas de lo que está pasando y cómo te ves en los próximos meses si la guerra continúa?

¡Esta guerra nos ha unido mucho! Si la guerra continúa o no, depende mucho de cómo nos apoyen los países occidentales.

El objetivo de Putin es destruir Ucrania como país y luego ir más allá hacia Polonia, Estonia, Lituania y Letonia, por eso ellos nos apoyan más. Si la guerra continúa, me quedaré aquí en mi ciudad natal y haré lo que estoy haciendo ahora: trabajar a distancia, ayudar a nuestra gente y a nuestro ejército.

Paul Bilichenko

¿Crees que Zelenski debería rendirse a Rusia para evitar más muertes? ¿Crees que debería continuar la lucha?

Creo que debería continuar la lucha. Se han perdido demasiadas vidas inocentes como para rendirse. No encuentro palabras para describir a los rusos, son peores que animales salvajes.

Lanzaron la bomba en el teatro de Mariupol, con niños y mujeres escondidos allí, mataron a 300 personas. Durante la evacuación de la gente de Irpin’, cerca de Kyiv, pararon los coches de los civiles, sacaron a los niños y los mataron a tiros delante de sus padres… Esto no se puede olvidar ni perdonar, tienen que pagar por ello.

Nosotros luchamos por la vida, ellos luchan por la muerte. Mientras exista Rusia, no habrá seguridad para Ucrania ni para ningún país de Europa u Oriente Medio. Rendirse ante Putin es lo mismo que rendirse ante Hitler en la Segunda Guerra Mundial. Esto no es aceptable.

Paul Bilichenko

Putin tiene que ser demandado como criminal de guerra y condenado de por vida o tiene que morir. No hay otra manera de garantizar la seguridad de Europa y los Estados Unidos. Tener a este tipo con el acceso al botón rojo significa tener siempre una amenaza.

El mundo está asombrado por la resistencia de los ucranianos, y yo personalmente los admiro mucho. ¿Qué opina de su pueblo, de su ejército?

Nuestra gente es increíble. Puedo compararlo con las abejas, cada una está haciendo su trabajo, pero cuando el oso intenta invadir su casa, se unen y lo matan juntas.

Puede que tengamos muchas discusiones en tiempos de paz, pero ahora estamos más unidos que nunca. Todo el mundo, incluido yo, dona sus ahorros para ayudar a los demás y para comprar cualquier cosa para que nuestro ejército pueda luchar contra el enemigo.

Nuestro ejército está bien entrenado y ha hecho un trabajo tremendo para detener al ejército ruso, que es mucho más grande y tiene muchas más armas, vehículos, misiles, etc. Estoy super orgulloso de ellos y creo que si tuviéramos el 1 % de las armas, aviones, misiles, etc de la OTAN, esta guerra ya terminaría.


¿Cómo valora la reacción de Occidente a la invasión?

Yo dividiría la respuesta de Occidente en, digamos, “Occidente colectivo” y países separados. El Occidente colectivo es demasiado lento, lleva a cabo interminables conferencias, asambleas y consultas, pero aún así parece que se limitan a observar lo que sucederá después. Tienen miedo de responder a Putin, debido a su “botón rojo”. No están dispuestos a luchar por la democracia y los derechos humanos, observando en silencio cómo las tropas rusas siguen matando a más y más ucranianos y esperando que la guerra no llegue a ellos.

Los países separados están actuando más unidos. Estados Unidos, Reino Unido, Polonia, Lituania, Letonia, Estonia, nos ayudan mucho. Nos apoyan con armas, ayuda humanitaria y sanciones financieras contra Rusia. Les damos las gracias por ello. Esta guerra nos ha mostrado el camino a seguir.

¿Qué espera que ocurra en las próximas semanas?

Las próximas semanas dependen mucho de si otros países nos ayudan o no. Necesitamos sistemas de defensa antimisiles y antiaéreos. Los rusos no pueden hacer nada a nuestro ejército en tierra, así que siguen bombardeando nuestras ciudades con cohetes y bombas, utilizando su superioridad en el aire. Llevan el terror a ciudades y civiles pacíficos. En cuanto pierdan la superioridad aérea, no podrán hacer otra cosa que rendirse o morir.

¿Qué mensaje quiere dar a quienes lean esta entrevista?

Mi mensaje a los que lean esta entrevista será sencillo. Cuando pensé que todos podemos morir de repente, me di cuenta de lo que es importante y de lo que consideramos importante, pero no lo es. Así que mi mensaje es: diviértete, vive la vida que quieres vivir, abraza más a tus seres queridos y diles que los quieres. No pierdas el tiempo en cosas que te entristecen o enfadan. Tienes suerte de vivir en un país en el que estás seguro de que tus hijos están a salvo y puedes planificar tu futuro.

Haz realidad tus sueños y sé feliz. Todo lo que se pueda arreglar con dinero no merece la pena como para preocuparse. La vida y la salud no tienen precio.

Paul Bilichenko
“También hemos celebrado el 10° mes de nuestra Eva, incluso he encontrado algunas flores para ella 🙂 seguimos intentando que su infancia sea agradable y soleada, en la medida de lo posible…”

Desde El American agradecemos a Paul por haber compartido su vida con nosotros, esperamos que esté a salvo y que la guerra acabe pronto. Gracias Paul, nos mantendremos en contacto.

Previous Article
nuevo impuesto

Biden apunta nuevamente a las fortunas de los ricos para darle forma a su presupuesto del 2023

Next Article
United Airlines, El American

United Airlines permite que más de 2,000 empleados no vacunados vuelvan a trabajar

Related Posts
Total
1
Share