fbpx
Paro Nacional

Miles de millones: las pérdidas económicas que generan las protestas en Colombia

Los bloqueos y el vandalismo de las protestas son un duro golpe a la reactivación de la actividad económica que se venía presentando, a medida que se reducían las restricciones impuestas por la pandemia

[Read in English]

Transcurrido un mes desde que inició el llamado paro nacional, promovido por partidos y sindicatos de izquierda, las pérdidas económicas se estiman en unos 10 billones de pesos, cerca de 3 mil millones de dólares. Esta cifra incluye el costo de los destrozos de la infraestructura pública y privada, así como las afectaciones a la actividad productiva por el bloqueo de las vías lo que impide el movimiento de insumos y productos terminados.

La peor situación se presenta en los departamentos Valle del Cauca y Cauca, situados al sur-occidente de Colombia. Valle de Cauca es un departamento agro-industrial, desarrollado alrededor de cultivo la caña de azúcar. Su capital es Cali, la tercera ciudad del país, después de Bogotá y Medellín.

El departamento del Cauca es fundamentalmente agrícola y con un elevado porcentaje de población indígena que habita en resguardos. En ambos departamentos hay extensos cultivos de cocaína y gran presencia de grupos guerrilleros y narcotraficantes fuertemente armados, cuya participación en bloqueos de carreteras y ataques a la fuerza pública ha sido evidenciada.  

protestas en Colombia pérdidas económicas
Los bloqueos ocasionados en el contexto del paro nacional han causado millonarias pérdidas económicas y desabastecimientos en todo el país. (EFE)

Según la Encuesta de Ritmo Empresarial de las Cámaras de Comercio de dichos departamentos, como consecuencias del paro y los bloqueos el 26.9 % de las empresas ha dejado de operar y 63.3 % lo está haciendo parcialmente, con una utilización de capacidad promedio de 39.2 %. Solo el 9.8 % está operando plenamente.

En los departamentos del Valle del Cauca y Cauca, el 52 % de la capacidad productiva está paralizada lo que se traduce en pérdidas de más de un billón de pesos semanales, poco más de 350 millones de dólares.

Especialmente crítica es la situación del puerto de Buenaventura por el cual se mueve el 35 % de las importaciones y el 32 % de las exportaciones no minero energéticas del país. Como consecuencia del bloqueo de las carreteras de acceso, el puerto está paralizado prácticamente desde el 28 de abril, día en el que se iniciaron las violentas protestas, lo cual ha llevado a una acumulación de 500,000 toneladas de carga en los terminales marítimos.

Por Buenaventura ingresan productos como maíz, trigo, soya, fertilizantes y toda clase de productos manufacturados, farmacéuticos y de tecnología. Buena parte de las exportaciones de café y azúcar salen por Buenaventura y se estima que se han dejado de exportar 16,900 toneladas de café, unas 20,400 de azúcar y 60,000 toneladas de otras mercancías. 

La parálisis del puerto de Buenaventura afecta ya la actividad económica en otras regiones del país. Según la Federación Nacional de Comerciantes seccional de Antioquia, los comerciantes de ese departamento acumulan pérdidas por más de 500 mil millones de pesos, unos 150 millones de dólares. Según la entidad gremial, el comercio muestra ya signos de desabastecimiento, lo que se traduce en alzas de precios de muchos productos, reportados por el 96 % de los agremiados. Un 30 % de los comerciantes reporta haber despedido empleados por la afectación de su actividad por el vandalismo y los bloqueos.

Los bloqueos y el vandalismo de las protestas son un duro golpe a la reactivación de la actividad económica que se venía presentando a medida que se reducían las restricciones impuestas por la pandemia. En el primer trimestre del año el producto interno bruto creció 1,1 %, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE), lo cual permitía presagiar un crecimiento anual superior al 5 %.

El gobierno intenta negociar pero el Comité del Paro Nacional no cede

Ante esta situación, el Gobierno nacional trata de actuar en tres frentes: i) conseguir la aprobación de un nuevo proyecto de reforma tributaria; ii) negociación con el llamado Comité del Paro Nacional y iii) levantar los bloqueos, especialmente en el suroccidente del país.

La aprobación de una reforma tributaria mucho más limitada en sus objetivos de recaudo es, según el gobierno, absolutamente necesaria para reequilibrar las finanzas nacionales y recuperar la confianza de los mercados financieros internacionales, en los cuales la deuda colombiana se ha depreciado considerablemente, elevando los costos de la financiación externa. Ya Standar & Poor’s rebajó la calificación de la deuda soberana a grado especulativo y ha rebajado la de importantes empresas del país.

Las negociaciones con el Comité del Paro Nacional están solo en la “fase exploratoria” y aunque el gobierno ha hecho ya una serie de concesiones unilaterales –—matrícula cero en universidades públicas, subsidios al empleo juvenil y crédito subsidiados para la adquisición de vivienda— los promotores del paro mantienen el movimiento, incluidos los bloqueos de vías.

pérdidas económicas  protestas en Colombia
En la ciudad de Cali muchos ciudadanos salieron a marchar en contra de los bloqueos y la violencia generada durante las protestas. (EFE)

Aunque el presidente dio la orden de levantar los bloqueos con la intervención de la Fuerza Pública, esta actividad se ha tornado especialmente ardua por el elevado número de puntos donde se ubican los agitadores y por la facilidad para reestablecer los bloqueos después que se retira la Fuerza Pública.

Según el ministro de Defensa, Diego Molano, se han presentado 2,229 bloqueos que afectan a 290 municipios en país, lo que equivale a más de la cuarta parte del total. En medio de todas las dificultades, ya empieza a registrarse una reacción espontánea de la ciudadanía en contra del paro vandálico y los criminales bloqueos.

El pasado 25 de mayo en Cali se dio una gran marcha ciudadana para repudiar los bloqueos y la violencia desatada. En Medellín, Bucaramanga, Barranquilla y otras ciudades han salido a las calles ciudadanos a protestar contra el paro y exigir del gobierno una acción más contundente contra sus promotores. Ese movimiento crece y ya diversas organizaciones están preparando para el próximo 19 de junio una gran jornada nacional de rechazo al paro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
The Last Night, El American

Las Movies: The Last Night, el videojuego saboteado por el progresismo

Next Article
Ley de Libertad de Cuba

El Título III de la Ley de Libertad de Cuba paga la primera demanda judicial

Related Posts
Total
0
Share