fbpx
Free People Are Not Equal, and Equal People Are Not Free

Las personas libres no son iguales, y las personas iguales no son libres

Las personas obsesionadas con la igualdad económica hacen cosas extrañas. Se vuelven envidiosos de los demás. Dividen la sociedad en dos grupos: villanos y víctimas

[Read in English]

Memoriza la siguiente frase, enséñasela a tus hijos y grítala a los cuatro vientos cada vez que puedas. Es una de las verdades más importantes que jamás aprenderás o enseñarás: Las personas libres no son iguales, y las personas iguales no son libres.

Tu primera reacción podría ser: “Creía que la igualdad era algo maravilloso, algo por lo que todos deberíamos luchar, pero esto suena a rechazo de la misma”.

Como dice el viejo refrán, el diablo está en los detalles. Que la igualdad sea buena o mala depende del tipo de igualdad del que se hable.

La igualdad ante la ley — como ser juzgado inocente o culpable en función de si has cometido el delito, y no del color de piel, sexo o fe que tengas — es algo indiscutiblemente bueno. Todos deberíamos querer que la ley se aplique de forma justa y equitativa a todos los ciudadanos.

Ese tipo de igualdad es una virtud y un ideal. Es un pilar de la civilización occidental por el que un número incalculable de hombres y mujeres han dado su vida.

Will the new Press Secretary be just as awful as Jen Psaki?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Sin embargo, el significado de “Las personas libres no son iguales, y las personas iguales no son libres” es de naturaleza económica. Se refiere a los ingresos materiales o a la riqueza. Dicho de otro modo, podría decirse: “Las personas libres tendrán ingresos diferentes. Para que sus ingresos sean iguales, hay que atacar su libertad utilizando la fuerza”.

Pensemos en dos violinistas. Uno toca en un metro por las monedas que los transeúntes echan en su estuche de violín. El otro toca en salas de conciertos ante audiencias de miles de personas. No importa que toquen las mismas melodías y sean igualmente agradables al oído. Los ingresos del primero nunca se acercarán a los del segundo, a no ser que éste mejore su actuación y se convierta en un buen vendedor. Esto es la desigualdad económica. Surge sin ninguna compulsión y refleja magnitudes muy diferentes de servicio a los clientes felices. Es natural y beneficioso.

Desplegar la fuerza para igualar de algún modo los ingresos de esos dos violinistas sería estúpido, contraproducente y francamente malvado.



Incluso en las sociedades no libres (como Cuba o Corea del Norte), vemos la desigualdad de ingresos. Allí las masas viven en una tranquila desesperación mientras las élites políticas viven en el lujo. En nombre de la “igualdad”, estos lugares no sólo están muy lejos de ella, sino que producen tiranía y pobreza masiva en el esfuerzo.

El economista Milton Friedman expresó esta verdad de una manera famosa y memorable: “La sociedad que antepone la igualdad a la libertad no tendrá ninguna de las dos cosas. La sociedad que antepone la libertad a la igualdad obtendrá una gran medida de ambas”.

Una de mis películas favoritas es Enemigo a las puertas, que se estrenó en el 2001. Desilusionado con el sistema comunista, un propagandista soviético llamado Danilov (Joseph Fiennes) se lanza a la línea de fuego, pero no antes de murmurar: “El hombre nunca cambiará. Nos hemos esforzado tanto en construir una sociedad equitativa donde no hubiera nada que envidiar al vecino. Pero siempre hay algo que envidiar. Una sonrisa, una amistad, algo que no tenemos y de lo que queremos apropiarnos. En este mundo, incluso en el soviético, siempre habrá ricos y pobres”. Luego añade: “Gente con esperanza y desesperados, ricos en amor y pobres en amor”. Esto es sentido común y profundo al mismo tiempo.

La igualdad económica en una sociedad libre no es posible ni deseable. Las personas libres son personas diferentes, por lo que no debería sorprender que obtengan ingresos diferentes. Nuestros talentos y capacidades no son idénticos. Algunos trabajan más que otros. Y aunque por arte de magia todos tuviéramos la misma riqueza esta noche, volveríamos a ser desiguales por la mañana porque algunos la gastarían y otros la ahorrarían.

Para imponer la igualdad económica, o cualquier cosa remotamente cercana a ella, los gobiernos deben dar estas órdenes y respaldarlas con pelotones de fusilamiento y prisiones: “No trabajes más duro o más inteligente que los demás, no propongas nuevas ideas o inventos, no corras riesgos y no intentes tener más éxito que los demás”. En otras palabras, no seas humano.

Considere la sabiduría de esta observación en un ensayo de 1945 del economista austriaco F. A. Hayek: “Hay una gran diferencia entre tratar a los hombres con igualdad e intentar hacerlos iguales. Mientras lo primero es la condición de una sociedad libre, lo segundo implica, como lo describió Tocqueville ‘una nueva forma de servidumbre'”.

El hecho de que las personas libres no sean iguales en términos económicos es un motivo de alegría. La desigualdad económica, cuando se deriva de la libertad de los individuos creativos y no del poder gubernamental y de las ventajas políticas, atestigua el hecho de que las personas son ellas mismas, cada una de las cuales pone en práctica su singularidad de manera que se satisfaga a sí misma y sea valiosa para los demás.

Las personas obsesionadas con la igualdad económica hacen cosas extrañas. Se vuelven envidiosos de los demás. Dividen la sociedad en dos montones: villanos y víctimas. Pasan mucho más tiempo arrastrando a los demás hacia abajo que levantándose a sí mismos. No es divertido estar con ellos. Y si llegan a un cargo público, pueden arruinar una nación. La envidia que alimenta sus pasiones está en la raíz de muchos males modernos, como expliqué en este ensayo.

El filósofo Eric Hoffer, en su clásico libro El verdadero creyente, ofreció una interesante explicación para gran parte de la búsqueda de hacernos a todos iguales.

Los que ven sus vidas como algo gastado y arruinado desean fervientemente la igualdad y la fraternidad más que la libertad. Si reclaman la libertad es solo la libertad para establecer la igualdad y la uniformidad. La pasión por la igualdad es parcialmente una pasión por el anonimato: ser una hebra de las muchas que componen una túnica; una hebra que no se pueda distinguir de las demás De esa manera nadie puede señalarnos, compararnos con otros y mostrar nuestra inferioridad.

Esto de la igualdad económica es padre de un daño infinito. Cuando es sólo una idea, es una tontería. Cuando se convierte en política pública, es veneno. No lo bebas.

Previous Article

Gladden Pappin sobre el futuro postliberal del Partido Republicano

Next Article
Junta escolar, El American

Padre en Carolina del Norte se viraliza tras destruir la Teoría Crítica de la Raza: “Es una enorme mentira”

Related Posts
Total
23
Share