fbpx
Philadelphia, vandalismo, disturbios

Philadelphia lleva dos noches de disturbios y vandalismo “antirracista”

El gobernador demócrata Tom Wolf, no tuvo más remedio que ordenar el despliegue de la Guardia Nacional, pues la ciudad está inmersa en saqueos y caos durante dos noches consecutivas.

Philadelphia ha emulado a otras ciudades gobernadas por demócratas, como Minnéapolis y Kenosha, en este 2020. Primero ocurre un suceso polémico, como el abatimiento de Walter Wallace Jr, y después la ola de “descontento racial” desencadena disturbios, saqueos y diversos actos vandálicos. La policía ahora contará con el apoyo de la Guardia Nacional, sería la segunda vez en cinco meses que los soldados de la guardia se despliegan para sofocar y controlar disturbios en la ciudad de Pensilvania.

La primera noche de disturbios fue especialmente compleja para las fuerzas del orden. Según The Washington Post «las manifestaciones y el saqueo del lunes dejaron tiendas dañadas y al menos 30 oficiales heridos, incluido uno hospitalizado con una pierna rota después de ser golpeado por un camión». La policía hizo 90 arrestos esa noche.

Vídeo donde se muestra el atropello de manifestantes contra la polocía en Philadelphia

La segunda noche, igual de violenta, tuvo a una policía mucho más dura contra el vandalismo. En vez de actuar cuando el desastre estaba consumado, ejercieron el control previo a las revueltas más fuertes con algunas detenciones claves y luego fueron llenando las calles de Philadelphia con líneas antidisturbios. De igual forma, no pudieron controlar a los saqueadores pese a que su actuación fue más fuerte.

Vídeo que muestra los enfrentamiento en Philadelphia entre policías y manifestantes.

El portal USA Today señaló que la ciudad se está preparando para una tercera noche de manifestaciones. A lo largo del año, la tónica es que las protestas más pacíficas ocurran durante el transcurso del día y, entre el atardecer y la noche, arranquen los actos vandálicos y los disturbios que suelen ser la norma en los horarios nocturnos.

De hecho, el propio portal señaló que a las 7:00 PM (hora local) 500 personas se organizaron en la zona del oeste de Philadelphia en una protesta organizada por el Partido Socialismo y Liberación junto a “Black Lives Matter”. En el evento los oradores cuestionaron la forma de actuar de los oficiales en el caso de Walter Wallace y pidieron un desfinanciamiento para los departamentos policiales. Algunos fueron más allá y promovieron la famosa petición “Defund the police.”

Según un estudio publicado en septiembre por la Universidad de Princenton, “Black Lives Matter” organizó más de 570 protestas violentas solo este año. Las cifras, claramente, han aumentado.

La policía informó que más de 1.000 personas estaban saqueando negocios en la sección de Port Richmond de la ciudad. Además, hubo un doble tiroteo allí que dejó a dos adolescentes heridos, según las propias autoridades.

Pero la realidad es que cientos de negocios y familias fueron arruinados por el vandalismo. Las más afectadas fueron las tiendas de ropas, de electrodomésticos y varios supermercados que sucumbieron ante los saqueos.

Lo más sensible de todo es que el padre de la Walter Waller Jr. hizo un llamado de paz para que el vandalismo no tuviera lugar. El esfuerzo fue en vano, la delicuencia se adueñó de una de las principales ciudades del estado de Pensilvania, un swing state para las elecciones del próximo 3 de noviembre.

La propiedad privada fue la principal afectada en todas estas revueltas. Tiendas destrozadas, vehículos quemados y saqueos generales en una noche de terror para Philadelphia.

http://twitter.com/osiworldnews/status/1320950952908726272?s=20
Saqueos y vandalismo en Philadelphia
El denotante de las manifestaciones en Philadelphia

Las protestas, como se han visto a lo largo del año, tuvieron un detonante en la «indignación racial», en este caso debido a la muerte de Walter Wallace Jr., pero terminaron con una ola de violencia que, lejos de ayudar a obtener justicia, lo único que logra es aumentar la segregación y damnificar a la ciudadanía al destrozar sus negocios atentando contra su propiedad privada. Un hecho injustificable que genera gastos a la ciudad y perjudica a la economía en un contexto crítico.

Un vil saqueo a una tienda de ropa.

El hecho que desencadenó las primeras manifestaciones ocurrió de la siguiente manera:

La policía atendió un llamado sobre un supuesto caso de salud mental, un hombre negro, Walter Wallece Jr., sostenía un cuchillo en un vecindario en el sur de Philadelphia. Las fuerzas del orden, al llegar al sitio, le pidieron al ciudadano que bajara el cuchillo; pero este no hizo caso y dio pasos con el arma en la mano hacia los oficiales quiénes abrieron fuego dándole de baja. El actuar de la policía tuvo críticas, porque más allá de que el hombre tenía un arma blanca y representaba un potencial peligro, la indignación proviene de que pudieron ejercer un control de la situación con una forma menos violenta; como someterlo con un Taser.

Más allá del trágico suceso, la noticia se está viendo opacada por la violencia generada. El gobernador demócrata de Pensilvania, Tom Wolf, no tuvo más remedio que anunciar el despliegue de cientos de soldados para garantizar y “proteger el derecho a la reunión y la protesta pacífica mientras se mantiene a las personas a salvo”.

Ahora restará ver si las protestas son controladas o, por el contrario, se mudan a otros estados como, en efecto, está sucediendo. Por ejemplo, en New York, ya ocurrieron intensas protestas en nombre del tiroteo contra Walter Wallace Jr. y otras ciudades ya amenazan con “encenderse” a menos de una semana para las elecciones presidenciales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Polarización EEUU

¿Quiénes y en qué medida son responsables de la alta polarización en Estados Unidos?

Next Article
Twitter, Jack, Ted Cruz

Ted Cruz pone en evidencia en el Senado la descarada censura de Twitter

Related Posts
Total
0
Share