fbpx

Políticos, Washington, Biden, García, California

El monto del plan Biden de $3.5 billones de dólares es en realidad una enorme subestimación

Si los legisladores quieren llevar al país a la bancarrota, aumentar nuestros impuestos y malgastar nuestro dinero, deberían al menos ser francos al respecto

Por Brad Polumbo

La lucha sobre el destino de las propuestas de gasto multimillonarias continúa en Washington, DC. Sin embargo, a la conversación le falta un detalle crucial. 

Los periodistas, los observadores políticos y los comentaristas están especulando sobre el destino del plan de gasto de más de $3.5 billones de dólares en “infraestructura humana” —que financia planes de cambio climático radicales, expansiones de beneficios sociales sin precedentes y más— propuesto por el presidente Biden y sus aliados en el Congreso. Demócratas moderados como los senadores Joe Manchin, Krysten Joe Manchin y Krysten Sinema quienes han declarado que $3.5 billones de dólares es demasiado dinero. Algunos especulan que podría alcanzarse un “compromiso” de $1.5 billones de dólares. Sin embargo, progresistas como la representante Alexandria Ocasio-Cortez y el senador Bernie Sanders amenazan con hacer estallar todo si no consiguen el paquete de gastos completo.  

Esto es lo que se está pasando por alto en todo este debate. Aunque $3.5 billones de dólares ya es un precio asombrosamente enorme —equivale a $24,000 dólares por contribuyente federal y requeriría masivas alzas de impuestos—, la propuesta que se ofrece no cuesta realmente $3.5 billones de dólares. Esta cifra es una gran subestimación de su verdadero costo. 

“Los demócratas están buscando formas de financiar su Estado de beneficios sociales desde la cuna a la tumba, con lo que dicen que son $3.5 billones de dólares en 10 años”, escribe el consejo editorial del Wall Street Journal. “La verdad es que incluso esa cifra gigantesca oculta el costo real de sus planes”.

“Los proyectos de ley que se mueven en los comités están llenos de retrasos al principio, eliminaciones falsas y desplazamiento de costos a los estados, diseñados para encajar $3.5 billones de dólares en una ventana presupuestaria de 10 años que puede ser aprobada con sólo 51 votos del Senado”, explica el  Wall Street Journal. “Incluso si el precio oficial del proyecto de ley se reduce a $2 billones de dólares o menos, los costos reales serán mucho mayores. He aquí una de las mayores estafas fiscales de la historia”.

En pocas palabras, la legislación propuesta utiliza trucos presupuestarios y plazos inusuales para que parezca que se gasta menos de lo que probablemente se gastaría en realidad si se aplicara. Según el Comité para un Presupuesto Federal Responsable, de carácter no partidista, el verdadero costo del plan se acerca probablemente a los $5 billones de dólares. 

“Estimamos que las políticas consideradas podrían costar entre $5 y $5.5 billones de dólares en una década, suponiendo que se hagan permanentes”, informa la organización. “Para encajar estas propuestas dentro de un objetivo presupuestario de $3.5 billones de dólares, los legisladores aparentemente pretenden que algunas políticas expiren antes del final de la ventana presupuestaria de diez años, utilizando este truco presupuestario a menudo criticado para ocultar su verdadero costo”.

Piénsalo. 

Los políticos progresistas están impulsando un paquete de gastos de varios billones de dólares que, incluso tomado al pie de la letra, harían estallar el presupuesto y le costaría a los contribuyentes cantidades impensables de dinero. Sin embargo, están subestimando el verdadero costo de su propuesta en hasta $2 billones de dólares. Eso supone, según una estimación aproximada, hasta $14,000 dólares más por cada contribuyente federal. 

Esta deshonestidad es alucinante e inaceptable. Si los legisladores quieren llevar al país a la bancarrota, aumentar nuestros impuestos y malgastar nuestro dinero, deberían al menos ser sinceros al respecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Texas y Mississippi: pilares de libertad y responsabilidad

La Junta Nacional de Escuelas Públicas lucha por el marxismo

Next Article
cancel culture, facebook, big tech, social media, redes sociales, cultura de cancelación, cancel culture,

Los comisarios de la verdad en Facebook

Related Posts
Total
1
Share