fbpx

prescription drug industry - medicinas recetadas - el american

El plan de Biden podría traer una intervención socialista al sector de medicinas recetadas

Si les importara reducir el costo de las medicinas recetadas, los demócratas trabajarían con los republicanos para hacer responsables a los administradores de beneficios farmacéuticos que impiden que los consumidores obtengan descuentos al pagar por sus medicamentos recetados

[Read in English]

El socialismo es el tema que guía la agenda política del presidente Biden. Desde los miles de billones de dólares que se han gastado en leyes innecesarias como el American Rescue Plan y el plan de infraestructura, hasta la legislación Build Back Better, los demócratas del Congreso no han desistido en sus esfuerzos para incrementar el poder y el alcance del gobierno federal, ahora sobre el sector de medicinas recetadas. 

En un año, los demócratas han expandido la autoridad del Gobierno federal de manera nunca antes vista y están proponiendo hacer lo mismo bajo Build Back Better. Escondido dentro de las miles de páginas de esta legislación, se encuentra una política que es extremadamente peligrosa: autorizar que el gobierno federal dicte el precio de los medicamentos recetados. En otras palabras, impondrían políticas socialistas al sector de medicinas recetadas. Esta política es un poco complicada, pero así es como los demócratas planean supuestamente disminuir el precio de los medicamentos recetados, lo cual perjudicaría a las mismas personas a las que dicen querer ayudar. 

El presidente Biden y los demócratas del Congreso quieren que las comunidades minoritarias, como los hispanos, quienes son particularmente vulnerables a enfermedades como la diabetes, paguen menos por los medicamentos recetados. Ahora, ¿quién estaría en contra de eso? Los hispanos deben tener acceso a medicinas recetadas y a buen precio, y los Republicanos tienen un plan para hacer precisamente eso. Sin embargo, el plan de los demócratas sólo empeorará las cosas. 

La verdad es que esta propuesta no es para disminuir los precios de medicinas recetadas, si no para poder pagar por los miles de billones de dólares que van a costar los programas sociales bajo Build Back Better. El mensaje de los demócratas no es honesto y la legislación Build Back Better perjudicaría a las comunidades minoritarias que necesitan acceso a nuevos medicamentos y tratamientos que pueden salvar vidas. De hecho, una encuesta realizada por el Hispanic Grassroots Alliance de FreedomWorks demostró que la mayoría de los hispanos prefieren el acceso y la calidad de atención médica que ya tienen en vez de políticas que detendrían la investigación de nuevos tratamientos. 

Si les importara reducir el costo de las medicinas recetadas, los demócratas trabajarían con los republicanos para hacer responsables a los administradores de beneficios farmacéuticos (PBM por sus iniciales en inglés) por sus prácticas corporativas que impiden que los consumidores obtengan descuentos al pagar por sus medicamentos recetados. 

¿Cuál es el problema? Para empezar, el Gobierno federal no debe de tener la autoridad para dictar el precio de cualquier cosa y mucho menos lo que debe de costar las medicinas recetadas. Los precios son simplemente un número guiado por el mercado y el comportamiento del consumidor. La intervención del gobierno distorsiona esta relación entre productores y consumidores y generalmente conduce consecuencias negativas a largo plazo. 

La legislación Build Back Better no es la primera vez que los demócratas proponen imponer políticas socialistas en el mercado farmacéutico. Este año, los demócratas del Congreso introdujeron la legislación Elijah E. Cummings Lower Drug Costs Now (H.R. 3).

Ahora, no se deje engañar por el nombre, ya que es solo una estrategia política para enmascarar lo que de verdad está dentro de esta legislación. Así como aprendimos a lo largo de la vida: no juzgues un libro por su portada. 

La ley actual prohíbe que el Departamento de Salud y Servicios Humanos negocie los precios de ciertos medicamentos recetados. Esta limitación existe porque ningún gobierno, ni siquiera el nuestro, negocia en buena fe. En el supuesto escenario donde el Gobierno federal pierde en una negociación, la cascada de repercusiones podría ser perjudicial. A través de la FDA, el Gobierno federal todavía controla la aprobación de medicamentos recetados, y podría evitar arbitrariamente que la compañía a la que le ‘perdió’ traiga nuevos medicamentos al mercado.

Por lo tanto, para asegurarnos de que los americanos continúen teniendo acceso a tratamientos que salvan vidas, debemos mantener la ley actual que previene tales prácticas de negociación de mala fe. 

Sin embargo, según la legislación H.R. 3 de los demócratas, no solo eliminaría esta limitación, sino que el gobierno federal también tendría la autoridad de dictar los precios de los medicamentos recetados, así como lo hacen en Australia, Canadá, Francia, Alemania, Japón y el Reino Unido. Los sistemas de salud y políticas que gobiernan los precios de medicamentos recetados en los países antes mencionados suelen ser ineficientes. Si adoptaramos políticas similares, los hispanos en Estados Unidos se verán afectados por la incapacidad de promover la investigación y el desarrollo de medicamentos y cura nuevas. 

Dado que la legislación H.R. 3 no tiene el apoyo para ser aprobada en el Congreso, los demócratas están tratando de poner partes de esta legislación dentro de Build Back Better. 

La legislación Build Back Better prácticamente incluye la propuesta H.R. 3. Bajo Build Back Better, el Departamento de Salud y Servicios Humanos podriá negociar los precios de las medicinas recetadas bajo la Parte D de Medicare, lo cual traería a los Estados Unidos una intervención socialista en el sector farmacéutico.

Los demócratas destruirían el mismo sistema que permitió a nuestros líderes científicos desarrollar la vacuna para el COVID-19 en un tiempo récord. Fue una hazaña asombrosa de la cual los americanos deberían estar orgullosos, y es por eso que todos los americanos, especialmente los hispanos, deberían oponerse a Build Back Better. 


César Ybarra es director de asuntos legislativos en FreedomWorks

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

¿Se avecina una ola roja? Encuesta del WSJ muestra que el GOP gana el voto latino

Next Article

Cómo la matemática woke se infiltró en el sistema escolar de California

Related Posts
Total
8
Share