fbpx
Plan de estímulo aprobado

Congreso aprueba plan de estímulo de $1.9 billones

El costo de el plan de estímulo no es menor, pues equivale a cerca del 9% del PIB de los Estados Unidos

La Cámara de Representantes aprobó la Ley del Plan de Rescate Americano, también conocido como el Plan de estímulo de Joe Biden que autoriza un presupuesto de $1.9 billones para atención a la pandemia. El proyecto fue enviado al presidente Biden para que sea sancionado el viernes.

El plan de estímulo pasó con 220 votos a favor y 211 votos en contra, con todos los legisladores del Partido Republicano oponiéndose al proyecto de ley y solo un representante demócrata.

Con la aprobación del plan de estímulo por parte del Congreso solo queda que éste sea sancionado por el presidente Biden. (EFE)
Con la aprobación del plan de estímulo por parte del Congreso solo queda que éste sea sancionado por el presidente Biden. (EFE)

La Cámara de Representantes ya había pasado un borrador inicial, pero éste tuvo varias modificaciones durante su debate en el Senado. Entre las modificaciones hechas se encuentra la exclusión del aumento del salario mínimo a $15, así como la disminución del tamaño de la población a la que irán destinados los cheques de ayuda por pandemia.

¿Qué se aprobó en el plan de estímulo?

Los cheques ofrecido en el plan de estímulo totalizan los $1,400 y serán repartidos entre los americanos con ingresos inferiores a los $75,000, así como una extensión de $300 a las ayudas por desempleo que irán hasta septiembre 6. El paquete también ofrece una extensión a los crédito tributarios por niños en el hogar, y ayudas de exenciones tributarias a los hogares en el 20 % de ingresos más bajo.

$350,000 millones serán destinado para ser transferidos a los estados y gobiernos locales. Estas transferencias ocurren a pesar de que el recaudo fiscal cayó mucho menos de los esperado. Por lo demás los cambios hechos por los demócratas premia con mayores transferencias a los estados con mayores tasas de desempleo como California y Nueva York.

El presupuesto del plan de estímulo también cuenta con $22 mil millones destinados a los pequeños negocios para atender el pago de nómina así como incidentes producto del Covid-19.

El plan de estímulo destinará cerca de $123 mil millones para atender la pandemia, incluidos $16 mil millones para el programa de vacunación. (EFE)
El plan de estímulo destinará cerca de $123 mil millones para atender la pandemia, incluidos $16 mil millones para el programa de vacunación. (EFE)

Para la atención a la emergencia por coronavirus el plan de estímulo destinará $123 mil millones, lo que equivaldría a solo el 7 % del presupuesto. De éste dinero $50 mil millones irá a una campaña de testeos y rastreo del virus, $47 mil millones par asistencia en subsidios por enfermedad y gastos fúnebres. $16 mil millones en gastos de vacunación y mantenimiento de la cadena de suministro y finalmente $10 mil millones se usarán para garantizar la disponibilidad de suministros médicos a través de la Ley de Producción y Defensa.

El presupuesto incluirá $129,000 millones para las escuelas que se repartirán sin importar si las aulas están abiertas o no. Las universidades también lograron asegurar $40,000 millones. Sin embargo, en el estímulo anterior, el Congreso ya había girado $113,000 millones, aunque la mayor parte de estos fondos todavía no se ha usado.

Un plan de estímulo costoso para la futuras generaciones

A pesar de que el Pew Research Center indica que el 70 % de los americanos favorece un nuevo plan de estímulo, legisladores republicanos y economistas manifiestan una preocupación por el creciente déficit en el que tendrá que incurrir la nación para financiarlo.

La Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) indicó que la deuda americana asciende al 102 % del PIB y podría duplicarse en menos de 30 años bajo el ritmo actual del gasto que está asumiendo el Gobierno.

El Plan de estímulo añadirá un gran monto a la creciente deuda de los Estados Unidos que se estima podría llegar al 202 % del PIB para el 2051. (EFE)
El Plan de estímulo añadirá un gran monto a la creciente deuda de los Estados Unidos que se estima podría llegar al 202 % del PIB para el 2051. (EFE)

Las estimaciones de la CBO solo tienen en cuenta el gasto a futuro de las leyes actualmente aprobadas, por lo que en el momento de su estimación no se tuvo en cuenta el costo del plan de estímulo de Biden.

El costo de el plan de estímulo no es menor, pues equivale a cerca del 9% del PIB de los Estados Unidos, lo que significa que acelerará mucho más el masivo endeudamiento que está asumiendo América para salir de la crisis del Covid-19.

Si bien Estados Unidos no está al borde de un debacle fiscal, al ritmo que crecerá la deuda a futuro la república solo tendrá dos opciones para poder responder por la mesiánica deuda que creará el gasto en Seguridad Social, Medicaid y los intereses del pasivo: disminuir el tamaño del Estado o aumentar impuestos. La bancada demócrata naturalmente se inclina por la segunda opción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Pro Act, Pelosi

Demócratas buscan imponer sindicalización forzada con la Pro Act

Next Article
florida-school-choice

School Choice: Legisladores republicanos de Florida apuntan a expandir el programa estatal

Related Posts
Total
1
Share