fbpx
senado

El plan de gastos aprobado por el Senado es 5 veces mayor que el New Deal de Franklin D. Roosevelt

La amplitud y el alcance de la resolución de gastos es realmente impresionante

Por Brad Polumbo

Desde los billones en gastos de COVID-19 hasta un proyecto de ley de “infraestructura” de más de un billón de dólares, el Gobierno federal ha gastado tanto dinero de los contribuyentes en el último año y medio que resulta increíble. Ya uno pensaría que a la gente de Washington, D.C. se le habían acabado las maneras de malgastar el dinero. (¿Cómo puede alguien ser tan creativo?)

Pero los demócratas del Senado no se rinden ante el desafío. Acaban de aprobar un plan impresionante que, si se aprueba en su totalidad, confiscará y redistribuirá la asombrosa cantidad de 3.5 billones de dólares de dinero americano en una de las mayores expansiones del control gubernamental de la economía en la historia de Estados Unidos.

“Los demócratas del Senado dieron su primer paso hacia la aprobación de un plan de 3.5 billones de dólares a primera hora del miércoles, mientras el partido sigue adelante con una agenda económica masiva”, informa CNBC. “Después de más de 14 horas de votaciones sobre las enmiendas, la cámara, controlada por los demócratas, votó para aprobar una resolución presupuestaria 50-49 a lo largo de las líneas del partido. La medida ordena a los comités que elaboren un proyecto de ley que gastaría hasta 3.5 billones de dólares en iniciativas climáticas, permisos pagados, cuidado de niños, educación y atención médica”.

Los republicanos se opusieron uniformemente a la medida.

“El presupuesto demócrata supondrá una transformación generacional en el funcionamiento de nuestra economía para el americano promedio”, dijo el líder de la mayoría del Senado, el demócrata neoyorquino Chuck Schumer, tras la aprobación de la resolución.

La amplitud y el alcance de la resolución de gastos es realmente impresionante. Esto es sólo una parte de lo que contiene la propuesta, según el resumen de la CNBC:

  • Ampliación de los permisos médicos y familiares remunerados
  • Aumento de los programas de atención a la infancia.
  • Ampliación de créditos fiscales para los hogares, incluido el crédito fiscal mejorado para los niños que se aplicó durante la pandemia.
  • Ampliación de prestaciones de Medicare para incluir servicios dentales, de visión y auditivos y reducir la edad de acceso a Medicare.
  • Ampliación de los subsidios de la Ley de Asistencia Asequible.
  • Educación preescolar universal.
  • Universidad comunitaria gratuita.
  • Incentivos fiscales y subvenciones para fomentar la adopción de energía, fabricación y transporte ecológicos.
  • Tasas por contaminación de metano y carbono.
  • Rebajas a los consumidores para fomentar la energía limpia y la climatización de los hogares.
  • Financiación para aumentar el número de vehículos eléctricos en la flota federal.

Desde la “gratuidad” de las universidades públicas hasta la inclusión de más americanos en las listas de asistencia sanitaria del gobierno, estas ampliaciones del Estado tendrían demasiadas consecuencias perjudiciales como para enumerarlas, y atraparían a más millones de personas en la dependencia del Estado socialista.

Pero concentrándonos simplemente en el aspecto de las finanzas públicas del plan, este nivel de gasto gubernamental es realmente astronómico. Para ponerlo en contexto, $3.5 billones de dólares son $24,424 dólares por contribuyente federal. Es aproximadamente 5 veces mayor que el New Deal del presidente Franklin Delano Roosevelt, una vez ajustado a la inflación.

Esta propuesta de gastos sin precedentes llega cuando el Gobierno federal ya está ahogado en una deuda de $227,000 dólares por contribuyente federal. Esto supondría una carga adicional para las generaciones futuras con pagos de intereses anuales de un billón de dólares que deben financiarse con nuevos impuestos, un crecimiento económico más lento, menores ingresos y una disminución de la inversión, la innovación y las oportunidades del sector privado. Aunque gran parte del gasto se acumularía en la deuda, la propuesta también incluye aumentos de impuestos a los individuos y a las empresas, es decir, a los trabajadores.

Además, la propuesta llega en un momento en el que la economía se está recuperando rápidamente, no con dificultades, y ya estamos experimentando niveles alarmantes de inflación de precios que se están comiendo los cheques de los americanos y su poder adquisitivo.

Sencillamente, este descalabro sin precedentes llevaría a Estados Unidos a la bancarrota. Y lo haría en pos de expansiones de poder y control por parte del gobierno que son, casi uniformemente, malas noticias en sí mismas. Puede que a los demócratas del Senado les guste la idea de controlar billones más de nuestros dólares para repartirlos entre sus intereses aliados e industrias políticamente favorecidas. Pero los contribuyentes no deberían tolerarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Tu celular te está pudriendo. Imagen: Unsplash

Tu celular te está pudriendo

Next Article

El circo cubano de Biden

Related Posts
Total
22
Share