fbpx



Charlie Hebdo, El American

La implacable portada de Charlie Hebdo contra el PSG, Qatar y el cinismo de la sociedad occidental

La crítica es durísima: en Occidente nos escandalizamos, con justa razón, por las atrocidades de los talibanes, sin embargo, el fundamentalismo qatarí no es tan criticado y, en algunos casos, es hasta apoyado

El semanario satírico francés, Charlie Hebdo, con motivo del escándalo por la llegada al poder de los talibanes, decidió asestar una crítica atrevida contra aquellos que apoyan, directa o indirectamente, al terrorismo islámico.

En su portada del 17 de agosto, Charlie Hebdo muestra un texto que reza en francés: «Talibans : c’est pire que ce qu’on pensait », que significa: «Talibanes: era peor de lo que se pensaba». En ella se muestra a tres mujeres con burkas celestes completamente tapadas. En sus espaldas está el detalle más significativo de la portada, pues aparece el nombre de Messi y, además, el dorsal que llevará el futbolista argentino en el París Saint Germain (PSG), el número 30.

«La última portada del semanario satírico ‘Charlie Hebdo’ realizada por Biche, uno de los dibujantes/humoristas de su penúltima generación, plantea con luminosa claridad el más inflamable de los problemas de la actualidad más dramática: la financiación del integrismo islamista internacional», explicó Juan Pedro Quiñonero, corresponsal del diario ABC de España en París.

La crítica es durísima: en Occidente nos escandalizamos, con justa razón, por las atrocidades de los talibanes, sin embargo, el fundamentalismo qatarí no es tan criticado y, en algunos casos, es hasta apoyado por la sociedad occidental.

Charlie Hebdo relaciona al PSG, Qatar y la hipocresía de Occidente

Lionel Messi, el mejor futbolista de este siglo y probablemente de la historia, llegó al club de fútbol París Saint Germain, cuyo dueño es Nasser Al-Khelaïfi, un empresario qatarí íntimamente ligado a la familia real de Qatar.

Al-Khelaïfi, por su buena relación con la familia real ingresó en 2005 a la Qatar Investment Authority (QIA), una compañía utilizada por la familia para diversificar sus inversiones, la idea era salir un poco del ostentoso y lucrativo negocio del petróleo y el gas.

De acuerdo con un perfil de Goal.com, el ascenso de Al-Khelaïfi fue «meteórico» y en 2011 fue puesto al frente de la «Qatar Sports Investments (QSI), la subsidiaria de QIA focalizada únicamente en negocios dentro del mundo del deporte. Su misión: convertir al recientemente adquirido Paris Saint-Germain, un club con apenas 41 años de historia y ya 9 títulos de Ligue 1, en uno de los mejores equipos del planeta».

Desde allí, el PSG se convirtió en lo que se conoce como un Club-Estado, apoyado por la familia real de Qatar e invirtiendo cuantiosas sumas de dinero por futbolistas de primer nivel. Zlatan Ibrahimović, Javier Pastore, Ángel Di María, Edinson Cavani, Dani Alves, Gianluigi Buffon, Neymar JR, Kylian Mbappe, y, ahora, Lionel Messi; son algunos de los futbolistas que adquirió la institución parisina.

Lo de Messi, particularmente, es un golpe sin precedentes en el mundo del fútbol. Lo que representa el argentino para el PSG y, por supuesto, para sus dueños qatarís, va mucho más allá de lo que haga dentro de la cancha. Messi es un producto que dará mucho rédito económico a Qatar, un emirato que viola sistemáticamente derechos humanos de hombres, mujeres y niños y que es acusado de financiar y apoyar el terrorismo islámico.

Por supuesto, la crítica de la revista no es hacia Messi directamente, quien simplemente va a París a hacer su trabajo: jugar al fútbol. Lo mismo para el resto de futbolistas del PSG y cualquier otro jugador relacionado a un Club-Estado o equipos que, en general, están vinculados a negocios en Qatar (que no son pocos).

La tenacidad de Charlie Hebdo es contra Occidente, donde se critica con rudeza a los talibanes, pero se trata con beneplácito a los qatarís. El mundo del fútbol, particularmente, está completamente entregado a los Clubes-Estado. La UEFA, por ejemplo, se ha mostrado permisiva con la reglamentación del fair play financiero cuando se trata de clubes vinculados a Qatar.

La próxima Copa del Mundo de la FIFA, que tendrá lugar el año que viene, se celebrará en Qatar. Una copa, por cierto, manchada por las denuncias de explotación laboral en las construcciones de los estadios de fútbol e infraestructura.

La portada de Charlie Hebdo, sin lugar a dudas impresiona y agudamente juega con las emociones utilizando de forma astuta el nombre de Messi para criticar el récord de camisetas vendidas. Es un golpe al cinismo, pues ese récord significa, en definitiva, más dinero para Qatar. Hay que ser claros: no es culpa de los qatarís, es responsabilidad única y exclusiva de los muchos consumidores occidentales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Dictadura, El American

Censura se hace ley en dictadura cubana: limitan aún más el acceso a Internet

Next Article

Ciudadanos americanos deberán pagar hasta $2,000 sus boletos de avión para salir de Afganistán

Related Posts
Total
141
Share