fbpx

Abimael Guzman Sendero Poseer o ser poseído

Poseer o ser poseído

Cuanto más posee el gobierno y por lo tanto controla, menos libre y productiva es la gente.

[Read in English]

En una prisión de máxima seguridad cerca de Lima, Perú, un fanático de 86 años contra la propiedad privada pasa sus últimos días encerrado en una propiedad pública. Se llama Abimael Guzmán, fundador del grupo comunista peruano Sendero Luminoso.

Antes de su captura en 1992, Guzmán y sus compañeros fueron responsables de la muerte de decenas de miles de peruanos. Puede leer más sobre sus horrores aquí. Él es todas estas cosas: profesor, terrorista, malvado, asesino, idiota.

Los comunistas como Guzmán son famosos por estar a favor de la abolición de la propiedad privada porque no creen que los individuos deban “poseer” cosas. El propio Karl Marx declaró que el comunismo podría resumirse en una sola frase, la abolición de la propiedad privada. La gente inteligente sabe que esto es una locura.

El hecho es que no es posible ni deseable construir una sociedad en la que las personas o las cosas materiales que se creen no sean “poseídas”. O te “posees” a ti mismo o alguien más te poseerá a ti. En lo que respecta a las cosas materiales, alguien debe ser dueño de ellas también. Esos “alguien” serán aquellos que las crearon, las recibieron como regalo, las cambiaron libremente, o serán aquellos que los tomen por la fuerza. No hay un término medio, no hay una “tercera vía” en la que se evite de alguna manera la propiedad.

Incluso la prisión donde Guzmán languidece es “propiedad” de alguien. Es propiedad del Estado peruano. Algunos pueden decir ingenuamente que esto significa que la prisión es propiedad del “pueblo”, pero esa es una abstracción colectivista que significa poco. ¿Quiénes son “el pueblo” que llegan a usar realmente la prisión? Un puñado de funcionarios del Estado y los presos como Guzmán, que prefieren estar en otro lugar que es privado y ofrece privacidad.

La propiedad de las cosas físicas es tanto una virtud como una necesidad. Lo que es tuyo, tiendes a cuidarlo. Si pertenece a otra persona, tienes poco incentivo para cuidarlo. Si pertenece a “todo el mundo” entonces tienes todos los incentivos para usarlo y abusar de él y pocas razones para conservarlo. Miles de años de historia refuerzan este principio esencial: cuanto más posee el gobierno y por lo tanto controla, menos libre y productiva es la gente.

La propiedad no es nada menos que el derecho a formar, usar y disponer. Incluso si se tiene el título legal de algo, no se pensaría que se es realmente propietario si el gobierno te dijera lo que se puede hacer con ello, cómo y cuándo; en ese caso, el gobierno sería el propietario de facto.

Para destrozar completamente los recursos de cualquier sociedad, no existe una receta más segura que tomarlos de aquellos a quienes pertenecen (los propietarios legítimos) y dárselos a aquellos que están convencidos en el país de la fantasía de sus propias mentes de que tienen una mejor idea de qué hacer con ellos. Los regímenes socialistas, que toman de unos y dan a otros a punta de pistola, tienen sus esquemas egoístas para derrochar lo que roban, pero muestran una ignorancia infantil sobre cómo crear riqueza en primer lugar.

De hecho, ni los socialistas ni el socialismo tienen una teoría coherente y reflexiva de la creación de riqueza. Parecen pensar que la riqueza (específicamente, los bienes y servicios) se materializan de la nada y luego hay que tomarlos y distribuirlos. Eso es infantil. Es la forma en que piensan los niños de tres años hasta que crecen y aprenden que para que la riqueza se haga realidad, alguien tiene que trabajar, crear, arriesgarse, inventar, invertir, innovar, emplear y construir. No puedes expropiarla hasta que alguien mucho más inteligente que tú la construya primero.

Se ha dicho mucho en el pasado sobre las supuestas diferencias entre el fascismo y el comunismo. En cuanto a la cuestión de la propiedad, la diferencia es cosmética, en última instancia, importa poco al ciudadano de a pie. En ambos sistemas, la propiedad real está en manos del Estado, independientemente de lo que diga cualquier pedazo de papel de título legal.

El fascismo y el comunismo no son opuestos. Cada uno es una variedad del socialismo. Ambas son ideologías de la izquierda. Ambas glorifican al Estado por sus propios y retorcidos propósitos, y ambas odian la propiedad privada porque quieren estar a cargo de ella en lugar de los individuos que la crean.

Es usted o alguien más. ¿Quién debería ser el dueño de sus ahorros para la jubilación, usted o el gobierno? ¿Quién debería decidir a dónde va su hijo a la escuela, usted el padre o un puñado de otros padres diferentes que trabajan para el gobierno? ¿Quién debería ser el dueño de su casa o negocio, usted que lo creó o lo compró, o algún político que afirma que el Estado tiene algún derecho fraudulento y fabricado en nombre del “pueblo”?

Abimael Guzmán desperdició su propia vida, y lo que es peor, le quitó la vida a muchos otros, porque se convenció a sí mismo de que la propiedad debe pertenecer al Estado. ¡Qué estúpido! ¡Qué imbécil!

Ahora vive sus últimos días en un pequeño rincón de la propiedad estatal. Puede ser una experiencia mucho más instructiva para él que la que proporcionó a los estudiantes que una vez adoctrinó en la universidad de Ayacucho.

Poseer o ser poseído. Es una cosa o la otra. Elija lo que quiera. No sea un idiota como Guzmán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
The Beatles

The Beatles: ¿eran los 4 de Liverpool de izquierda o de derecha?

Next Article
Georgia

Republicanos: «en Georgia está en juego el sueño americano»

Related Posts
Total
0
Share