fbpx
Saltar al contenido

“Buscan silenciarla”: preocupación cubanoamericana por compra de Radio Mambi

Contenidos

Available: English

[Read in English]

DURANTE MÁS de tres décadas Radio Mambi se ha consolidado como una de las emisoras más escuchadas de toda Miami. Con sus admiradores y detractores, Mambi llegó a convertirse en un mito de la cultura miamense, consagrándose como la principal voz de la comunidad cubanoamericana.

Con su sagaz línea editorial conservadora, Radio Mambi se distanció y diferenció de otros medios en español de Florida tomando como insignia los valores de la libertad, la lucha contra el socialismo y el régimen castrista. Sin embargo, hoy esta histórica emisora —advierten voces del exilio cubano— está en peligro de ser silenciada.

80 millones de dólares por 18 radios en español

Latino Media Network es una startup mediática que hace un par de días anunció por todo lo alto la histórica recaudación de $ 80 millones para irrumpir en la industria radial del país, enfocándose en la audiencia latina.

"*" señala los campos obligatorios

Do you believe the FBI was planting evidence during the Mar-A-Lago raid?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Su primera gran movida fue adquirir, por $ 60 millones, 18 emisoras pertenecientes al conglomerado TelevisaUnivisión. Una de ellas es Radio Mambi.

Según anunció el grupo, las 18 emisoras están repartidas entre diez ciudades —Los Ángeles, Nueva York, Miami, Houston, Chicago, Dallas, San Antonio, McAllen, Fresno y las Vegas— y con ello tendrían un alcance directo al 33 % de los hispanos en Estados Unidos.

La gran diferencia entre Radio Mambi y el resto de emisoras adquiridas en el paquete es que la radio cubanoamericana es la única que tiene una fuerte influencia política en su zona de impacto al Sur de la Florida. También es la única que ha recibido amenazas de políticos demócratas, además de ataques-críticas de diversos medios de comunicación tradicionales. El resto de las emisoras, en su mayoría, se dedica a la música, el entretenimiento o los deportes, informó Axios.

Las preocupaciones por la compra surgen por quienes están detrás de Latino Media Network: personalidades, activistas y empresas ligadas al Partido Demócrata y organizaciones progresistas.

¿Quiénes están detrás de la compra de Radio Mambi y otras 17 emisoras?

Jess Morales Rocketto y Stephanie Valencia son dos activistas y empresarias latinas que están al frente de Latino Media Network y fueron las responsables de recaudar los $ 80 millones.

Según su hoja de vida, Valencia fue asesora del expresidente Barack Obama, formando parte de su administración en la Oficina de Participación Pública de la Casa Blanca y también ejerciendo el cargo de directora adjunta del voto latino en la campaña de 2008. Asimismo, también fungió como jefa de gabinete adjunta a la secretaria de Comercio de Estados Unidos, Penny Pritzker (2013-2017), y trabajó para diversos legisladores y políticos demócratas como secretaria de prensa.

Morales Rocketto también está ligada al mundo demócrata. Es egresada del programa de Hillary for America, Obama for America y el Comité Nacional Demócrata; asimismo, tiene participación en diversos grupos progresistas y feministas del país.

Preocupación cubanoamericana por Radio Mambi
Composición de dos fotografías personales cedidas donde aparecen Jessica “Jess” Morales (i) y Stephanie Valencia (d), promotoras y principales propietarias de Latino Media Network (LMN). (Efe)

Según dijeron las líderes de Latino Media Network a EFE, su apuesta por las emisoras hispanas de Estados Unidos se centra en el “gran potencial” que guardan estas radios, no solo en sus formatos tradicionales, sino en la posibilidad de lanzar contenido en otras plataformas a través de podcasts o incluso material para YouTube.

Parte de la idea es diversificar el contenido de las emisoras, ampliando la gama de temas y que vayan más allá del deporte y la música.

Según informó Axios, la junta directiva no solo estaría compuesta por Valencia y Rocketto, sino también por el “empresario e inversor de radio, Tom Castro y al activista de la justicia social Henry R. Muñoz III”, entre otras reconocidas voces de la comunidad latina, como la presentadora María Elena Salinas y el lobbista republicano Al Cárdenas, que fungirán como asesores.

No existe un equilibrio ideológico en Latino Media Network

Cárdenas, pese a haber sido miembro del Partido Republicano, hoy está alejado. El cisma propiamente se dio durante la administración Trump, con quien Cárdenas no guarda buenas relaciones. Su esposa, la nicaragüense Ana Navarro-Cárdenas, quien es comentarista de política en medios liberales como CNN, Telemundo y The View; y que anteriormente era considerada republicana como su esposo, es reconocida por sus filosa y habitual crítica del GOP y de los políticos alternativos al establishment republicano, como el propio Trump o el gobernador de Florida, Ron DeSantis.

Pero más allá de su vida política, Al Cárdenas tiene un pasado problemático como abogado relacionado con Venezuela. Hace nueve años, Alek Boyd —un investigador venezolano que se ha dedicado a destapar casos de corrupción ligados al régimen chavista— reveló en su portal Infodio que el lobbista “es el socio principal del bufete de abogados Tew Cardenas, que asesora a uno de los grupos de empresarios más corruptos de Venezuela: Derwick Associates“.

Derwick Associates es una de las firmas más turbias y corruptas de la historia de Venezuela. Su fundador, Alejandro Betancourt, es un personaje opaco que se hizo multimillonario gracias a 11 contratos fraudulentos con el régimen chavista.

Otro de los datos notables de Latino Media Network es su principal financista: Lakestar Finance, una entidad de inversión afiliada a Soros Fund Management, empresa fundada por el magnate progresista George Soros.

La actriz y empresaria de Hollywood, Eva Longoria –quien es una de las inversionistas–, también es conocida por su férrea posición política antitrump y prodemócrata.

Aunque Latino Media Network tiene una evidente relación con el Partido Demócrata y organizaciones liberales, Valencia y Morales Rocketto aseguran que el proyecto mediático no tiene inclinaciones política-ideológicas y que se toman “en serio el servicio a la comunidad y la libertad de expresión”.

“Por supuesto que Stephanie y yo somos quienes somos, no queremos ocultar eso, pero esto no es político”, dijo Morales Rocketto a Axios.

¿Cómo se dio la repentina compra de las emisoras?

El surgimiento de Latino Media Network fue sorpresivo. Un medio latino que consigue $ 80 millones apostando por el formato radial no es, precisamente, una inversión predecible.

No obstante, según comentó a El American una fuente interna de Radio Mambi con conocimiento de las negociaciones, TelevisaUnivisión ya tenía dos años vendiendo estas emisoras y tenía, prácticamente, todo acordado con Salem Media Group, una poderosa emisora radial americana que provee contenidos en Internet, revistas y libros enfocados en los valores conservadores y cristianos.  

Según la fuente, Salem Media “ofreció $ 46 millones por estas emisoras y el acuerdo con TelevisaUnivisión estaba casi hecho”, pero apareció Latino Media Network con 14 millones más y se llevó las emisoras.

NBC News informó que Latino Media Network “ganó el acuerdo de compra sobre Salem Media Group“, pero no mencionó los detalles de su oferta.

“Fue una jugada desesperada de los demócratas que, en un año electoral donde tienen todas las de perder, no podían permitirse que una emisora cristiana-conservadora se quedara con gran parte del mercado radial con alcance a la comunidad latina”.

La fuente afirmó que el objetivo de esta adquisición no es solo evitar que Salem Media Group se tomara estas 18 emisoras en un año electoral que no pinta bien para los demócratas, sino también “silenciar” a Radio Mambi; una emisora que ha sido amenazada con censura por políticos demócratas como la excongresista Debbie Mucarsel-Powell o el representante Darren Soto (D-FL), quien ha atacado públicamente a las radios conservadoras de Florida pidiendo la intervención de la Federal Communications Commission (FCC).

Asimismo, la fuente explicó que la compra de Radio Mambi no tiene sentido desde lo económico, “pues esta emisora funciona con las donaciones o patrocinios de los cubanoamericanos conservadores; y al ver que esta emisora ya tendrá dueños de izquierda y estará financiada por Soros, ya no será sostenible”.

También destacó que no entendía cómo una “empresa sin experiencia en los medios, sin equipos” adquiría 18 emisoras por un precio tan elevado.

Aunque de acuerdo con la explicación de Latino Media Group, el acuerdo con TelevisaUnivisión estipula que todas las emisoras seguirán operando con los equipos de la empresa vendedora transitoriamente hasta finales de 2023.

“Al final”, continuó la fuente interna de Mambi, “la intención es quebrar la radio y silenciarla”.

Los cubanoamericanos están preocupados por Radio Mambi

La fuente anónima de El American dentro de Radio Mambi no es la única persona que piensa que la emisora puede ser “silenciada” por su línea conservadora. Gran parte de la comunidad cubanoamericana coincide.

“Es un duro golpe [la compra de Radio Mambi] para la causa de la libertad en Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia”, dijo a El American el politólogo cubanoamericano Julio M. Shiling, una voz representativa del exilio cubano en Miami y un habitual analista en Radio Mambi en calidad de invitado.  

“Esto es parte de una movida para impactar en la opinión pública hispana en el Sur de la Florida en un sentido de impedir que se sigan escuchando las voces conservadoras entre los hispanos. Esto ya se venía anunciando con mucha hostilidad por medio de amenazas de demanda y acusaciones calumniosas por parte de medios de comunicación como el New York Times contra radios conservadoras al Sur de la Florida”, dijo Shiling, quien afirmó que la compra de Latino Media Network no tiene ningún tipo de soporte económico, “pues los latinos son mayoritariamente de centroderecha” y no estarán contentos con un cambio de línea editorial por parte de su emisora favorita.

Antonio Calatayud, quien fue director de la emisora WQBA 1140 AM, también conocida como “La Cubanisima”, dijo a El American que la compra de las emisoras es una evidente jugada política y electoral demócrata que busca recuperar terreno dentro del electorado hispano.

“Es obvio que los nuevos dueños son activistas reconocidos del Partido Demócrata y siendo este un año electoral, donde se juega la mayoría en el Senado y la Cámara de Representantes, es lógico que estas emisoras, estratégicamente situadas en los principales mercados latinos del país, sean utilizadas a favor de la agenda partidista”, dijo el periodista y escritor cubano.

Calatayud explicó que existe la posibilidad de que Latino Media Network no ejecute una renovación extrema de Radio Mambi, sino más bien un cambio paulatino y mesurado, intentando no perder toda su audiencia y patrocinadores.

“Es posible que, para no arriesgar de aquí a noviembre la rica cartera de anuncios republicanos, la nueva administración intencionalmente decida dejar a algunos de los actuales presentadores de programas, evitando así una política de shock. Ya veremos. Lo cierto es que ese golpe maestro de la izquierda americana ha conmocionado la opinión pública de cara a las cercanas elecciones nacionales, donde el voto hispano puede ser el factor determinante”, aseguró.

El exdirector de “La Cubanisima” también vaticinó una sangría de audiencia desde Mambi a otras emisoras conservadoras al Sur de la Florida.

“Es lógico que se dé una emigración de audiencia, a favor y en contra. Mayor simpatía demócrata y menor audiencia republicana. Alguna otra emisora saldría ganando. Acaso La Poderosa 670, que heredaría algunos presentadores conservadores y aumentaría su rating, así como algunas de las cuentas publicitarias”, consideró.

Inclusive, el senador republicano por Florida, Marco Rubio, también le dedicó un post en Instagram a Radio Mambi tras el anuncio de la adquisición de Latino Media Network.

“Después de años de tratar de censurar la radio conservadora cubanoamericana, los activistas de izquierda están comprando la principal estación conservadora @radiomambi710am para poder silenciarla para siempre”, escribió el senador.

Este año, particularmente, ha sido complicado para las demócratas. Con las elecciones de medio término a la vuelta de la esquina, el partido azul ha visto cómo uno de sus otrora electorados más fuertes, el voto latino, le ha dado la espalda casi por completo.

Una encuesta publicada en mayo por la Universidad de Quinnipiac encontró que solo el 26 % de los hispanos aprobó la labor del presidente Joe Biden. En contraposición, la gran mayoría de los hispanos, el 60 %, lo desaprobó; convirtiéndose en el grupo demográfico de peor desempeño para el mandatario.

El dato es significativo porque, en las elecciones de 2020, Biden obtuvo un 59 % del voto hispano a nivel general, y un desajuste importante dentro de este electorado sería catastrófico para las aspiraciones demócratas de mantener la mayoría en la Cámara de Representantes y el Senado.

Para justificar los terribles números de Biden entre hispanos, cabilderos y activistas demócratas han promovido la falsa narrativa de que la impopularidad de la administración demócrata no se debe al mal desempeño económico del país, la crisis migratoria, las radicales políticas progresistas que difieren de los valores conservadores defendidos por los latinos o la polémica política exterior de Biden con respecto a Latinoamérica, sino a la “desinformación” de los medios en español.

Ante esta situación, resulta lógico que los demócratas, en su afán por detener la hemorragia del electorado latino, acaparen —todavía más— el mercado, los medios en español; donde guardan una ostentosa mayoría con medios masivos de corte liberal como Univisión, Telemundo o CNN en Español.

Giancarlo Sopo, cubanoamericano y estratega conservador, comentó a El American que el Partido Demócrata simplemente está buscando mantener su hegemonía comunicacional sobre el Partido Republicano o los movimientos conservadores, censurando a cualquier medio independiente que desafíe dicha supremacía mediática, como es el caso de Radio Mambi.

“Los demócratas simplemente quieren silenciar cualquier voz que pueda desafiar su monopolio sobre los medios de comunicación”, dijo Sopo. “Aunque tengo serias dudas si esta nueva aventura mediática de ellos tendrá éxito, espero que los conservadores vean esto como una oportunidad para construir nuevas instituciones culturales y un recordatorio que, si bien la izquierda ha perdido terreno con los hispanos, aún no han sido derrotados”.

Aún Latino Media Network no se ha hecho del control de las 18 emisoras y Radio Mambi, pues la FCC todavía debe aprobar la venta. Sin embargo, todo parece indicar que la comunidad conservadora latina va a perder, tarde o temprano, uno de sus grandes aliados comunicacionales en una jugada agresiva de los demócratas latinos.

Emmanuel Alejandro Rondón is a journalist at El American specializing in the areas of American politics and media analysis // Emmanuel Alejandro Rondón es periodista de El American especializado en las áreas de política americana y análisis de medios de comunicación.

Contacto: [email protected]

Total
39
Share