fbpx
Saltar al contenido

Las primarias del Partido Republicano en Pensilvania para el Senado están en juego

reporte forense, dominion

Available: English

[Read in English]

Tras semanas de costosa campaña, las extrañas y accidentadas primarias del Partido Republicano de Pensilvania para el Senado han llegado a su fin y, en consonancia con sus altibajos, el ganador sigue sin decidirse, ya que el margen de diferencia entre los candidatos es aún demasiado pequeño, y la carrera podría decantarse hacia cualquiera de los dos bandos.

La carrera a tres bandas se ha convertido efectivamente en una reñida batalla entre dos candidatos: el Dr. Mehmed Oz, exestrella de la televisión, apoyado por Trump; y el exdirector ejecutivo de Bridgewater, David McCormick. Hasta el miércoles por la tarde, el primero tenía una ventaja muy ajustada sobre el segundo, ya que Oz ha recibido 412.133 votos frente a los 409.670 de McCormick, una diferencia de menos de 2.500 votos y muy dentro del territorio de recuento exigido por la ley.

Ambos candidatos dijeron la noche de las elecciones que esperan imponerse como vencedores una vez que se cuenten todos los votos. Sin embargo, la lucha por el recuento puede ser un largo proceso en el que el ganador podría ser elegido por solo un puñado de votos. Quien gane la nominación tendrá que enfrentarse en noviembre al vicegobernador de Pensilvania, John Fetterman, que ganó las primarias demócratas.

GOP - Pensilvania - El American
Pensilvania será un campo de batalla crítico en la lucha por el Senado este año (EFE)

El único dato que tenemos extremadamente claro hoy, es que la comentarista ultraconservadora Kathy Barnette, de quien un antiguo estratega de Trump se refirió como “ultra-MAGA”, no será la candidata republicana al Senado en noviembre. En el momento en que se escribió este artículo, Barnette estaba por detrás tanto de McCormick como de Oz por casi 7 puntos, habiéndose contado más del 95 % de los precintos electorales.

Los resultados de las elecciones fueron una sorpresa en comparación con las encuestas publicadas antes de que comenzara la votación, ya que indicaban una carrera que probablemente se decidiría entre el Dr. Oz y Kathy Barnette, con McCormick siguiéndolos en un distante tercer lugar.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Las reñidas primarias del Partido Republicano para el Senado se decidirán mediante las boletas enviadas por correo y los votos del día de las elecciones en los condados clave

Se desconoce el número total de votos que quedan por contar, pero la suerte se decidirá mediante una combinación de votos del día de las elecciones y de votos por correo. La ley estatal especifica que, si la diferencia entre ambos candidatos es inferior al 0,5%, será necesario un recuento automático.

Según el principal especialista en materia electoral de la NBC, Steve Kornacki, la mayor parte de los votos del día de las elecciones que quedan por contar (entre 6.000 y 7.000) son del condado de Allegheny, donde McCormick aventaja a Oz por 6 puntos. Si McCormick consigue ganar por el mismo margen, hará mella en la escasa ventaja de Oz.

Sin embargo, la mayoría de los votos no contabilizados (32.000) proceden de los votos por correo. Kornacki señaló en un hilo de Twitter que, si bien McCormick ha mantenido una ventaja sobre Oz en el recuento de votos por correo, aún se desconoce si esos votos serán más favorables a Oz, ya que fueron enviados más cerca del día de las elecciones o provienen de un condado (Lancaster) donde Oz está derrotando a McCormick en los votos por correo.

El ex presidente Trump apoyó al doctor Oz para las primarias del Partido Republicano (EFE)

El recuento puede ser aún más lento después de que se informara de que un error de la empresa que imprimió las papeletas en el condado de Lancaster hizo que las papeletas de papel no pudieran ser leídas por el escáner, lo que obligó a los trabajadores electorales a rehacerlas a mano en un proceso que puede llevar días. 

El error se vio agravado por el hecho de que la ley electoral de Pensilvania de 2019 (a diferencia de la de Florida u otros estados) amplía el acceso a las papeletas de voto por correo, pero obliga a los trabajadores electorales a no empezar a procesarlas hasta el día de las elecciones, lo que impide a los trabajadores electorales determinar si hay algún error o problema antes de empezar a procesar los votos, lo que ralentiza aún más el recuento de votos.

El final de las primarias del Partido Republicano para el Senado de Pensilvania se produce después de una campaña que estuvo llena de candidatos y acontecimientos muy inusuales. El anterior favorito tuvo que retirarse debido a acusaciones de violencia doméstica; el candidato apoyado por Trump fue cuestionado por no ser lo suficientemente conservador por muchos partidarios de Trump; y las encuestas subestimaron mucho la fuerza electoral del candidato más “afín al establishment”, David McCormick.

Independientemente de cómo termine la carrera, el Partido Republicano de Pensilvania tendrá una dura tarea por delante, ya que tendrá que unir a un partido estatal fracturado para derrotar a Fetterman, que unificó a los demócratas a su alrededor, en uno de los estados más reñidos del país.  

Total
0
Share