fbpx
Príncipe Harry

Príncipe Harry, permítame explicarle la importancia de la Primera Enmienda

No es de extrañar que a los príncipes y a los políticos les disguste la Primera Enmienda. Es la forma en que los poderosos rinden cuentas

[Read in English]

Por Hannah Cox

El príncipe Harry parece haber nacido con pocos talentos, aparte del de meter la pata. Recientemente, acudió al podcast de Dax Shepard “Armchair Expert” para poner de manifiesto este talento al, mmm.., dar una entrevista. Durante la conversación, Harry calificó la Primera Enmienda de una “locura”, al tiempo que admitía que no acababa de entender lo que expresaban sus 45 palabras.

“Tengo tantas cosas que decir sobre la Primera Enmienda tal como la entiendo, pero es una locura. No quiero empezar a hablar de la Primera Enmienda porque es un tema enorme que no entiendo porque llevo poco tiempo aquí. Pero, se puede encontrar una laguna en cualquier cosa. Puedes capitalizar o explotar lo que no se dice en lugar de defender lo que se dice”.

Por supuesto, las declaraciones de Harry han irritado a los americanos, muchos de los cuales han señalado que el país libró una guerra para asegurarse de que las opiniones de la monarquía británica no volvieran a influir en nuestro país ni en nuestras leyes.

Para ser justos, el exmonarca perdió a su madre, la princesa Diana, en un incidente mediático. La prensa acosó notoriamente cada uno de sus movimientos durante años, y finalmente murió en un accidente de auto tras ser perseguida por las calles de París por los paparazzi. La esposa de Harry también se ha encontrado con frecuencia en la prensa sensacionalista y no es la preferida de los medios, incurriendo con frecuencia en titulares despectivos y notas entrometidas y embarazosas.

Teniendo en cuenta estos factores, es comprensible (aunque inexcusable) que Harry se oponga a una enmienda constitucional que proteja la libertad de prensa. Inglaterra, donde la libertad de expresión se considera un “derecho cualificado“, tiene leyes mucho más estrictas en papel, lo que le valió el triste puesto No. 40 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa en el 2018.

Pero es importante señalar que Harry se concentró en la totalidad de la Primera Enmienda y no sólo a los componentes que protegen a la prensa. Sus comentarios revelan una peligrosa creencia, que se encuentra con demasiada frecuencia entre la clase dirigente: que el lenguaje de la gente común debe ser restringido a su gusto. Y no se equivoquen, este sentimiento se encuentra también entre los líderes americanos, aunque pocos son lo suficientemente tontos como para decir que no les gusta la Primera Enmienda en una entrevista. En cambio, atacan a la libertad de expresión con sus disposiciones.

La senadora Elizabeth Warren (demócrata de Massachusetts) amenazó recientemente con quebrar a Amazon para que su cuenta no pudiese enviar lo que ella calificó como “tuits presuntuosos”.

En el lado republicano del pasillo, los miembros del GOP de Florida aprobaron una ley que multaría a las empresas privadas de las redes sociales si eliminan a los candidatos políticos de sus plataformas. Y el senador Josh Hawley (Republicano, Missouri) ha hecho de la derrota de la libertad de expresión de las empresas privadas de tecnología su prioridad número uno, trabajando frecuentemente para anular la Sección 230 y sugiriendo que ” quebrar las empresas” debería ser una opción.

Estos políticos no tienen que decir que odian la libertad de expresión, de hecho, a menudo la utilizan como un pretexto para impulsar sus puntos de vista contra las libertades civiles, pero sus políticas te dicen todo lo que necesitas saber al respecto.

Y nuestros líderes políticos no están necesariamente en un limbo; cada vez más el público americano no entiende o apoya plenamente la libertad de expresión tampoco. Una encuesta de Gallup realizada en el 2020 y la Fundación Knight reveló que el 56 % de los americanos cree en el derecho a expresar libremente sus opiniones en las redes sociales, lo que significa que el 44 % de los encuestados… no lo hace. Se trata de un marcado descenso con respecto al año anterior.

Pregunte a un americano si apoya la libertad de expresión y es poco probable que le digan que no. Pero la aplicación del principio parece ser donde perdemos el apoyo de la gente.

príncipe Harry
Meghan Markle y el príncipe Harry en Santa Bárbara, Los Ángeles. (EFE)

Mientras que el príncipe Harry, algunos senadores y el pueblo pueden estar confundidos con la Primera Enmienda, los fundadores americanos no lo estaban. Consideraron que la libertad de expresión y la libertad de prensa eran tan esenciales para nuestro sistema que fueron las primeras libertades civiles consagradas en la Constitución.

Thomas Jefferson escribió en una ocasión: “Ningún experimento puede ser más interesante que el que estamos intentando ahora, y que confiamos en que acabará estableciendo el hecho de que el hombre puede ser gobernado por la razón y la verdad. Nuestro primer objetivo debe ser, por tanto, dejarle abiertas todas las vías de acceso a la verdad. La más eficaz hasta ahora es la libertad de prensa. Es, por lo tanto, la primera que cierran aquellos que temen la investigación de sus acciones”.

Y otro padre fundador, Benjamín Franklin, dijo: “En esos países miserables donde un hombre no puede llamar a su lengua suya, apenas puede llamar a nada suyo. Quien quiera derribar la libertad de una nación debe empezar por someter la libertad de expresión; algo terrible para los traidores públicos”.

No anduvieron con rodeos, y con razón. Es importante recordar que históricamente, y en muchos lugares del mundo hoy en día, la gente ha sido encarcelada por hablar en contra de sus gobernantes o por publicar ideas consideradas controvertidas.

Los fundadores redactaron la Constitución poco después de que Voltaire, escritor francés de la Ilustración, se viera obligado a huir de Francia por publicar obras que criticaban a la monarquía sin la aprobación del censor real. Asimismo, el filósofo francés Denis Diderot fue encarcelado en 1749 por sus opiniones en Philosophical Thoughts (Pensamientos Filosóficos).

Sin una prensa libre y sin libertad de expresión, el pueblo no tiene forma de investigar y exigir responsabilidad a sus dirigentes. No es de extrañar que a los príncipes y a los políticos les disguste la Primera Enmienda, ya que es una de las pocas cosas que los mantiene bajo control y que pone a la gente en un terreno de juego más igualitario.

Si bien la Constitución ha fallado con frecuencia a la hora de frenar a nuestro gobierno y defender los derechos naturales como se pretendía, una somera comparación entre Estados Unidos e Inglaterra muestra que nuestras leyes lo han hecho mejor. (Con algunas excepciones notables).

En USA puede que las empresas privadas expulsen a los usuarios de sus plataformas, una acción que la mayoría consideraría una desventaja de las organizaciones privadas que ejercen su libertad para trazar sus propios límites a la libertad de expresión. Pero en el Reino Unido se arresta a la gente por sus publicaciones en las redes sociales y por mostrar trucos vulgares de perros. No debería ser difícil distinguir el mejor escenario entre los dos.

Al príncipe Harry le encanta hablar de la monarquía, y a menudo aprovecha a los medios para degradar a los miembros de su propia familia. Uno pensaría que apreciaría una disposición clave de la Constitución que le garantizara a los ciudadanos comunes la misma capacidad de criticar al propio gobierno sin temor a las represalias gubernamentales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
meta de vacunación, El American Newsroom Puerto Rico

¿Podrá Puerto Rico alcanzar la meta de vacunación propuesta por Biden para el 4 de julio?

Next Article
curso legal

Bitcoin podría convertirse en moneda de curso legal en El Salvador

Related Posts
Total
26
Share