fbpx
Saltar al contenido

Los principios de la independencia de Estados Unidos

Independencia, El American

Contenidos

Available: English

[Read in English]

AHORA QUE ESTADOS UNIDOS celebra su doscientos cuarenta y seis aniversario de independencia, es importante saber qué es lo que ha hecho grande a este país. Esto nos obliga a reflexionar sobre sus principios fundamentales. Deben ser comprendidos y servir de guía. El marxismo moderno, con sus rostros reconocibles de política de identidad, subversión del woke y dogmas de la teoría crítica, está socavando la república americana. Si Estados Unidos quiere seguir siendo grande, una brillante “Ciudad sobre una colina”, vale la pena tener en cuenta estos principios.

Estados Unidos es una nación cristiana 

Estados Unidos se fundó fuertemente vinculado a Jerusalén. El cristianismo impregnó a Estados Unidos desde su etapa embrionaria. Esto es un hecho irrefutable. No se puede hablar de la fundación de la nación y de su sustento ideológico sin reconocer su base bíblica. Formada con valores judeocristianos y consagrada dentro de los parámetros del ejercicio de múltiples denominaciones de la fe cristiana, las diversas rutas para encontrar a Dios se realizaron todas dentro del templo mayor del cristianismo. Esta cosmovisión definía las formas de ordenar el gobierno y la sociedad de la manera más adecuada a las nociones de autogobierno.

El pacto nacional con Dios incluía ciertos preceptos básicos que se extendían a la estructura sociopolítica del naciente país. Los derechos naturales, ese conjunto de principios que reconocen una ley superior (la Ley Natural) que va más allá del alcance del diseño convencional humano, sostienen los valores americanos más apreciados. La libertad es el más destacado de estos derechos. Todo lo que se sancionó en la Declaración de Independencia, la Constitución y los anteriores pactos coloniales, surgió del prisma de los derechos naturales. En adelante, los Padres Fundadores trazaron un modelo que reconocía esta visión cristiana del mundo. 

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

La doctrina cristiana del pecado original predijo la estructura que construirían los arquitectos mundanos de Estados Unidos. La infalibilidad humana exigía que un gobierno tuviera límites. Después de todo, si los humanos son imperfectos y propensos al pecado, los gobernantes deben trabajar dentro de un sistema en el que su poder sea controlado. Así, los controles y equilibrios se configurarían naturalmente en el paradigma. El gobierno dividido, con poderes institucionalmente separados, fue el resultado directo. 

La propiedad privada se valoraba no tanto como una medida del valor de una persona, sino como un amortiguador para diluir el poder del Estado. Una nación de propietarios construiría una sociedad civil sólida. La autonomía de los instrumentos políticos sería fundamental para la vida republicana imaginada por los Fundadores. Las inclinaciones pecaminosas de la sociedad serían controladas por toda una serie de instituciones cívicas, así como por la base moral que fomenta la religiosidad.    

Estados Unidos se fundó sobre el sacrosanto derecho a la revolución 

El derecho a portar armas es la Segunda Enmienda de la Constitución. Hay una razón para ello. No fue para que los hombres puedan ir de caza. La razón primordial de la existencia del segundo punto más importante de la Carta de Derechos es la necesidad intrínseca de tener una ciudadanía armada. El pueblo debe poseer las herramientas beligerantes para organizarse y desafiar el gobierno tiránico, en caso de que el gobierno consensuado deje de existir. Tan primordial es la idea de los derechos naturales, que se espera que la sociedad se levante y se defienda si un régimen dictatorial viola su juramento y sobrepasa sus límites.

La Segunda Enmienda se construyó de forma coherente para que los soberanos, el pueblo, tuvieran las herramientas para contrarrestar cualquier posible desviación del pacto social por parte de aquellos delegados a través de elecciones justas y libres, para representarlos. El derecho a portar armas es un control del poder del gobierno. Por lo tanto, las concesiones envueltas en limitaciones legales de “bandera roja” deben ser vistas con sospecha. Los límites a la compra de armas se refieren exclusivamente a los ciudadanos respetuosos de la ley. Estos impedimentos de la Segunda Enmienda no se aplican a los delincuentes ni a los agentes estatales (militares, policías, etc.). El pueblo debe conservar plenamente el derecho a portar y tener armas.  

El liberalismo americano es conservador en su esencia

Estados Unidos fue uno de los hijos de la Ilustración. Su versión del liberalismo, sin embargo, estaba conectada a un marco conservador y religioso. El credo liberal, tal y como se ha aplicado en algunas otras partes del mundo, pretendía divorciar la doctrina de la religión, especialmente del cristianismo. Esto era ajeno a la experiencia americana. Sería un malentendido fatal de la base epistemológica de Estados Unidos si se concluyera que el credo liberal en Estados Unidos estaba separado de un ethos cristiano predominante. 

Estados Unidos adoptó la noción de autogobierno del liberalismo. Esquemas políticos como el gobierno republicano que ejerce la democracia dentro de un modelo federal era el plan. Pero el autogobierno americano nunca vio a la religión como un enemigo. El hecho de que los refugiados religiosos colonizaran Estados Unidos desempeñó, sin duda, un papel importante en la formación de la nación americana. El conservadurismo estuvo siempre presente. Hay tanto de John Locke como de Edmund Burke en la fibra de Estados Unidos.  

Las recientes decisiones del Tribunal Supremo que salvaguardan la integridad de las elecciones, los derechos de la Segunda Enmienda y la estricta adhesión constitucional son buenas señales. La misión de Biden de convertir a Estados Unidos en un país socialista está fracasando. La libertad está ganando. ¡Qué tengan un feliz Día de la Independencia!

Total
76
Share