fbpx
Aguacates, El American

Los problemas de AMLO: los aguacates y el crimen organizado

Amedrentar periodistas es un trabajo muy importante y de tiempo completo que no le permite al presidente ocuparse de nimiedades como restricciones a la tercera exportación más importante del país

[Read in English]

Han pasado casi dos semanas ya, pero es importante recordar que el Super Bowl  fue un robo. Esa serie final que los árbitros se esforzaron por prolongar tanto con castigos hasta que los Carneros anotaran es una muestra de lo deshonesto que puede ser a veces el deporte profesional, además de ser una interesante forma de tapar la controversia alrededor del gobernador de California, Gavin Newsom, quien mostró su hipocresía al fotografiarse sin cubrebocas en un estadio lleno de gente, poniendo en riesgo a “Magic” Johnson, siendo que él ha sido un abogado del cubrebocas obligatorio en su estado.

Un domingo cualquiera

Muchas de las personas que sintonizan el juego lo hacen para ver el show de medio tiempo y los comerciales. Los anuncios que se transmiten durante este partido son grandes producciones y ponerlos al aire, en 2022, costó 5.6 millones de dólares por 30 segundos. Uno de los que pudimos ver, protagonizado por Andy Richter, fue de la fundación Avocados from Mexico, una organización que promociona los aguacates mexicanos en Estados Unidos.

No publicitan a una granja o importador en específico, solo a la idea del aguacate mexicano en un mercado en el que para 2017 se gastaban 900 mil dólares al mes tan solo en el famoso avocado toast, pan tostado con aguacate, el platillo favorito del millenial americano.

Dos días antes de la transmisión del comercial el Departamento de Agricultura de Estados Unidos anunció la suspensión de la importación de aguacate mexicano a su país. Un inspector de dicha agencia estaba recibiendo llamadas de amenaza por parte del crimen organizado en su teléfono oficial.

Should Biden Take a Cognitive Test to Remain in Office?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

“…se saborearon el aguacate”

El presidente López Obrador (AMLO), al ser cuestionado sobre la suspensión, explicó su hipótesis: para él  probablemente se trata de los propios productores americanos de aguacate que están conspirando para que el aguacate mexicano no entre en su país, o de algún otro país exportador de aguacate que quiere sacar a México de la competencia. 

Es cierto que el gobierno americano ha usado cualquier excusa a la mano para limitar la importación de productos mexicanos, como el atún que tuvo restricciones de 1992 a 2008 porque no era “dolphin safe”. El caso del aguacate es muy diferente, los productores americanos no tienen la capacidad de enfrentar la demanda de su propio mercado. 



En Estados Unidos se produjeron 206 toneladas de aguacate en 2020, según datos de la AgMRC, la décima parte de la producción mexicana, 2 millones 394 mil toneladas, con valor de cerca de 31.5 mil millones de dólares, de acuerdo al Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera, de las cuales 77 % se exportan a Estados Unidos.  

AMLO podría reconocer la verdadera causa de esta suspensión, el control del crimen organizado sobre una buena parte la tierra agrícola de estados como Michoacán, de donde proviene el 100 % de aguacates que se importan a Estados Unidos. Pero esto implicaría también aceptar que su presunta estrategia de combate al crimen organizado ha fracasado. 

Ni darles abrazos en lugar de balazos y rehusarse a detener capos, ni invitar a los criminales a portarse bien y pensar en cómo les duele a sus madres que se dediquen a eso, ni decirle “fuchi, guacala” a la delincuencia, han funcionado como se esperaba… o más bien han funcionado exactamente como esperaba cualquiera, aumentando el clima de impunidad y reduciendo el costo de oportunidad de convertirse en criminal.

Faltaron aguacates


Amedrentar periodistas es un trabajo muy importante y de tiempo completo que no le permite al presidente ocuparse de nimiedades como restricciones a la tercera exportación más importante del país. Así, mientras el presidente negaba la crisis, pasaron 8 días en los que los agricultores michoacanos perdieron millones. 

Finalmente, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos anunció el 18 de febrero que la Embajada de Estados Unidos en México, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria y la Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate llegaron a un acuerdo para aumentar la seguridad de los inspectores de la USDA en México, reanudar las inspecciones de aguacate por parte de dicha organización y con ello el flujo de aguacate a Estados Unidos.

Fue una solución temporal, pero los problemas volverán a surgir. No es suficiente podarle las ramas al árbol, hay que ir a la raíz, pero al gobierno mexicano le faltan aguacates para reconocer el problema que tienen en las manos.  

Previous Article

Las sanciones de Biden a Rusia son un paso en la dirección correcta

Next Article
La demócrata Debbie Mucarsel-Powell acusa a “medios latinos” de ser un “peligro para la seguridad nacional”

La cruzada totalitaria de la demócrata Mucarsel-Powell: acusa a medios latinos de ser un “peligro para la seguridad nacional”

Related Posts
Total
1
Share