fbpx



Justicia, El American

Progresistas y conservadores no consiguen ponerse de acuerdo sobre lo que significa la justicia

El economista Thomas Sowell explica que hay dos conceptos de justicia que rigen hoy en Estados Unidos

Por Kyla Hatcher

Hoy en día, muchos americanos siguen hablando sin saber qué hacer al discutir sobre la justicia.

Los progresistas suelen ver a los conservadores como insensibles y carentes de compasión por los pobres y oprimidos. Marchan y protestan en las calles por la justicia y ven la falta de protestas por parte de los conservadores como señal de su racismo y privilegio. Mientras tanto, muchos conservadores no pueden entender cómo los progresistas pueden ver sus tácticas como justas. Observan cómo los manifestantes saquean y queman ciudades y se quedan boquiabiertos ante la anarquía de estos guerreros de la “justicia” social.

La razón por la que no puede haber una conversación seria entre estos grupos se debe a que no comparten la misma definición de la justicia. Nadie lo explica mejor que Thomas Sowell en su libro The Quest for Cosmic Justice.

Sowell explica que hay dos conceptos de justicia que rigen en Estados Unidos: la justicia tradicional y la justicia social o, como él la llama, cósmica. La justicia cósmica es la que alguien elegiría si estuviera creando el universo desde cero. Por ejemplo, si yo tuviera que crear mi propio cosmos, probablemente no elegiría incluir el racismo o la pobreza. Podría erradicar el sufrimiento y el dolor humano. Tal vez garantizaría la igualdad total de oportunidades y de resultados. Cada una de estas cosas tiene que ver con los resultados finales; no tienen nada que ver con los medios que tendrían que producir estos resultados.

La justicia tradicional, como explica Sowell, tiene que ver con “procesos imparciales más que con resultados o perspectivas”. Sowell pone el ejemplo de un tribunal de justicia. Un juicio es justo si se lleva a cabo de acuerdo con la ley, con un juez y un jurado imparciales, sin importar el veredicto. Un partido de béisbol es justo si se ha tenido lugar de acuerdo con las reglas del juego, sin importar qué bando haya ganado.

Sowell se opone a la idea de la justicia cósmica, no porque le guste que los pobres sean pobres, o que los oprimidos sean oprimidos, sino porque sabe que cada vez que el gobierno ha tratado de cambiar las reglas para beneficiar a una clase que se considera desfavorecida, el cambio de las reglas en realidad hace más daño que bien. Escribe:

Debemos partir del universo en el que hemos nacido y sopesar los costos de realizar cualquier cambio específico en él para conseguir un fin concreto. No podemos limitarnos a “hacer algo” siempre que estemos moralmente indignados, mientras desdeñamos considerar los costos que esto conlleva.

Sowell pone el ejemplo de la reforma de la vivienda en la América del siglo XIX.

Los inmigrantes vivían en barrios que, para los americanos más ricos, no cumplían con una calidad de vida aceptable. Se hacinaban de tres a cuatro personas en una habitación, los apartamentos estaban mal ventilados y los inquilinos a menudo tenían que ir al baño fuera si no compartían un baño común. Consternados, los reformistas establecieron normas para la construcción de apartamentos, el número de personas que podían vivir en un espacio determinado y otras características destinadas a elevar la calidad de vida.

Esto elevó inevitablemente el costo de los apartamentos, que muchos inquilinos aún podían pagar. La razón por la que vivían en apartamentos muy por debajo de lo que podían permitirse era que estaban ahorrando para enviar dinero a sus familias que pasaban hambre en sus países de origen y para preparar un futuro mejor para ellos y sus hijos.

Aunque a los observadores mucho más ricos les parecía que estaban “ayudando” a estos inmigrantes pobres creando nuevas leyes y mandatos para elevar su nivel de vida, lo que realmente hacían era quitarles la libertad de elegir y hacer concesiones, y frenar su salida de la pobreza.

Lo que los que buscan la justicia cósmica intentan realmente, dice Sowell, es “eliminar las desventajas inmerecidas de grupos seleccionados”. Esto puede hacerse cambiando las reglas en “beneficio” de los desfavorecidos y en detrimento de los privilegiados. Como argumenta Sowell, estos beneficios rara vez benefician a nadie. Pero incluso si no fuera así, ¿cómo puede el hombre decidir quiénes son los aventajados y los desfavorecidos?

La moda en el mundo de la justicia social ahora es sostener que la raza (y en menor medida el género) es el factor principal que causa la desigualdad. Pero Sowell sostiene que esto es una enorme simplificación.

Sowell dedica gran parte de su libro a demostrar la multitud de factores que contribuyen a que un hombre sea lo que es: el género, la geografía, las diferencias individuales y de grupo en la crianza de los hijos, los valores morales, el lugar que ocupa en el grupo de hermanos, la riqueza, la educación, los dones naturales (belleza, genio, atletismo), la edad y otros. Sowell escribe:

La justicia cósmica no tiene que ver con las reglas del juego. Se trata de poner a determinados segmentos de la sociedad en la posición en la que habrían estado de no ser por alguna desgracia inmerecida. Este concepto de justicia requiere que terceras partes ejerzan el poder de controlar los resultados, anulando las reglas, las normas o las preferencias de las personas.

¿Cómo se supone que estas terceras partes pueden discernir cuánta desgracia le ha tocado a una sola persona? ¿Cómo se puede comparar a un minero del carbón blanco con un congresista negro? ¿Cómo se puede comparar a un chico blanco sin empleo recién salido de la universidad con un hombre negro que ha trabajado durante 40 años?

La respuesta es que no se puede.

Porque el hombre no es Dios, no es omnisciente, omnipresente ni omnipotente. Como el hombre no es el Dios del cosmos, tampoco puede impartir justicia cósmica.

Esta es la diferencia fundamental entre los que buscan la justicia cósmica y los que siguen la justicia tradicional. La justicia tradicional parte del hecho de que el hombre es limitado -en capacidad, información, energía, bondad, etc.- y, por tanto, es incapaz de juzgar por sí mismo lo que es perfectamente justo en cada caso.

Incluso si el hombre fuera capaz de juzgar lo que es justo fuera de un conjunto de normas, e incluso si estas intervenciones no causaran problemas aún peores que los que trataban de arreglar, incluso si todas las personas que hacen los juicios son perfectamente capaces de hacerlo, ese poder está destinado a ser explotado por aquellos con intenciones egoístas.

“Una sociedad que antepone la igualdad -en el sentido de la igualdad de resultados- a la libertad acabará sin igualdad ni libertad”, escribe Sowell, citando a Milton Friedman. “El uso de la fuerza para lograr la igualdad destruirá la libertad, y la fuerza, introducida con buenos propósitos, acabará en manos de personas que la utilizan para promover sus propios intereses”.

El sistema judicial tradicional no es lo que se interpone en el camino de la verdadera justicia; es nuestra única esperanza para evitar que cometamos los mismos errores que Alemania, Rusia, Cuba, etc. Los individuos de estos países no firmaron para asesinatos en masa o para el hambre y encarcelamientos. Firmaron para que el gobierno supuestamente benévolo se saltara las normas para conseguir algo bueno. Pero una vez que se saltan las normas, esas reglas desaparecen y se rompe la correa que impide a los hombres malos explotar a los buenos.

Sowell reconoce que debemos partir del mundo en el que nacemos, no del mundo idealista que queremos crear.

En el mundo cósmico, no hay compensaciones. Podemos darle a todo el mundo 2,000 dólares sin ningún resultado negativo en el valor de nuestra moneda. Podemos elevar el salario mínimo a 15 dólares sin que ello repercuta negativamente en el empleo. Podemos usar la fuerza para hacer un mundo mejor.

Al final, la justicia cósmica se basa en supuestos poco realistas. En el mundo real, las compensaciones existen, y el hombre no puede tratar de moldear el mundo a su antojo sin consecuencias. En este mundo, los fines nobles no son suficientes, y los medios que utilizamos importan más que nuestras intenciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Republicanos Donald Trump - El American - Venezolanos, Partido Demócrata pide censura de sus oponentes políticos

Mark Meadows: discurso de Trump en el CPAC revelará preparación para 2024

Next Article
abascal

Santiago Abascal al Partido Republicano: «No estamos solos»

Related Posts
Total
16
Share